Archivo

Una clínica ubicada en la arena, con el mar de fondo

Cuando un delfín encalla, la playa se convierte en una clínica.

“Los delfines son animales silvestres; si ya salen de su hábitat es porque tienen problemas”, comentó Gabriela Hernández, veterinaria de la Fundación Keto.

Al llegar al lugar, biólogos y veterinarios evalúan el estado del animal y toman muestras de sangre para ver si tiene la bacteria del género Brucella .

Luego, realizan un diagnóstico y toman decisiones. “En campo se tienen tres opciones: se devuelve, se rehabilita o se le brindan cuidados paliativos”, dijo Hernández.

Paralelo a este proceso, los investigadores toman datos como tamaño, sexo, especie, edad (juvenil o adulto), condiciones ambientales y mareas, así como otras indicaciones como lesiones o cambios de pigmentación.

Si el animal llega muerto a la playa o fallece en el proceso, se recolectan tejidos de los órganos. Si es posible, se traslada el cuerpo del delfín a la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional (UNA) para realizarle una necropsia (procedimiento equivalente a la autopsia en seres humanos).

Para Hernández, todos los delfines que encallan –ya sea que vivan o mueran– contribuyen a la ciencia.

“Todas las muestras cuentan. Eso nos va a permitir conocer la enfermedad y qué está pasando en las poblaciones”, destacó Hernández.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.