Televisión

Vidas de papel: la película turca de Netflix que conmueve con su historia de un recolector de desechos

Desde su estreno, el viernes anterior, el filme se ubica entre los más vistos por los costarricenses en esa plataforma de ‘streaming’.

En el filme Vidas de papel, la vida no ha sido nada sencilla para Mehmet. Se gana la vida recogiendo desechos para reciclar y además está muy enfermo.

Su días transcurren al borde de la marginalidad en Estambul, Turquía, pero eso no le ha quitado su buena actitud para con quienes convive en medio de la carencia.

De hecho, se ha convertido en una especie de líder y apoyo para todos esos hombres con quienes escarba los basureros en busca de papel, cartón y vidrio. Todos esos artefactos los recolecta Mehmet con la meta de venderlos y obtener algunos ingresos para sobrevivir y ahorrar para mejorar su situación de salud.

Mehmet, pese a su traumático pasado, también intenta ser un ejemplo para los niños del inseguro barrio donde vive y no duda en compartir de lo poco que tiene.

Su realidad está a punto de cambiar cuando un menor abandonado -y con una dolorosa historia- entra en su vida. Mehmet no duda ni un segundo en tenderle la mano al pequeño Ali. Juntos realizarán un conmovedor viaje repleto de altos y bajos en el que quedará claro quién ayuda a quién.

A grandes rasgos, esta es la historia de Vidas de papel, la película turca que estrenó Netflix el pasado viernes y que en pocos días ha encantado a los televidentes costarricenses. De hecho, los ticos colocaron al filme en el puesto número cuatro de lo más visto en esa plataforma de streaming.

La producción es estelarizada por Çağatay Ulusoy, un actor turco conocido por su papel en la novela El secreto de Feriha, series como El protector y filmes como Delibal. Él le da vida a Mehmet, el encantador personaje que se resiste ante la tragedia que toca a su puerta.

Ulusoy ha traspasado las fronteras con su talento y, cada vez, es más reconocido gracias a su talento ante las cámara. Su carrera comenzó cuando sus amigos lo convencieron de participar en el certamen El mejor modelo de Turquía, el cual ganó, para luego empezarle a llover ofertas de actuación.

Si desea ver más de su trabajo, en Netflix encontrará la serie El protector, que cuenta con cuatro temporadas y narra la historia de un joven hombre que lucha por salvar a Estambul de un enemigo inmortal. Esta fue la primera producción turca en sumarse a Netflix.

El otro protagonista de Vidas de papel es el niño Emir Ali Dogrul, que personifica a Ali, el menor que le dará un giro inesperado a la conmovedora historia. A su corta edad (9 años), sus créditos incluyen participación en otras producciones locales como Ege’nin hamsis, Kuzgun y A Miracle.

Mehmet no podría luchar contra la adversidad solo y hay dos personajes en especial que son incondicionales para él. El primero es Gonzales, interpretado por Ersin Arici, a quien considera un hermano y quien no duda en correr a su lado cuando lo necesita. El otro es Thasin, a cargo del actor Turgay Tanülku, quien es el mentor del grupo y figura paternal, además, no duda en guiar a Mehmet, incluso cuando este no está de acuerdo.

El filme está lleno de otros inspiradores personajes como los colegas ‘buceadores’ del protagonista y otros habitantes del barrio marginal dispuestos siempre a ayudar a quien lo necesite. Precisamente, una de las escenas más conmovedoras tiene que ver con ellos y sus anhelos en medio de una improvisada reunión.

Vidas de papel, de 97 minutos de duración, es dirigido por Can Ulkay, a quien se le conoce por otros trabajos fílmicos como Ayla: La hija de la guerra, un drama sobre el conflicto bélico de Corea, que fue la aspirante turca en la carrera hacia el Óscar en 2018.

Al igual que en Costa Rica, este filme turco ha sido recibido con calidez por buena parte de los televidentes alrededor del mundo.

No obstante, las críticas no han sido igual de favorecedoras con la producción. Mientras la gran mayoría de críticos están de acuerdo con la conmovedora historia de solidaridad y esperanza, no pueden obviar algunos vacíos en el guion que debilitan la narración.

Sitios como Decider.com destaca la buena voluntad del guion pero afirma que no es suficiente para mantener la historia y que al final cae víctima de su propio melodrama. Entre verla y no verla, la página recomienda elegir la segunda opción.

Por su parte, el sitio especializado IMDB le otorga una calificación de 6.6, lo cual es bastante aceptable. No obstante, contrasta con el 90% de aprobación que le conceden los usuarios de Rotten Tomatoes.

Sobre lo que sí hay consenso es sobre las buenas actuaciones, en especial la de Mehmet, quien con su carisma inunda la pantalla de optimismo.

Quién sabe, si usted se decide a acompañar a estos habitantes poco privilegiados de la Calle La Lucha, a lo mejor también encuentre un poco de inspiración.

Gerardo González

Gerardo González

Graduado de la Universidad de Costa Rica en Comunicación Colectiva. Especializado en gastronomía, turismo y entretenimiento.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.