El Mercurio (GDA), Alexánder Sánchez. 28 julio
Alonzo Brooks era un joven muy jovial. La policía nunca pudo determinar quién lo mató. Fotomontaje
Alonzo Brooks era un joven muy jovial. La policía nunca pudo determinar quién lo mató. Fotomontaje

Cada vez que un capítulo de Misterios sin resolver termina, una leyenda invita a los televidentes a colaborar con el enmarañado, impactante y muchas veces olvidado caso.

Esa petición es muchas veces ignorada, aunque desde que Netflix estrenó el programa --el 1.º de julio-- algún indicio inesperado cambió la historia de una de las investigaciones: el FBI reabrió el caso y ordenó exhumar el cadáver de la víctima.

El cuarto capítulo se trata de Alonzo Brooks, un joven que falleció en el 2004 luego de participar en una fiesta. Tras no encontrar mayores pruebas, el FBI decidió cerrar el caso.

Así pasaron los años, pero el 2020 hizo que la familia se tiñera de esperanza.

“Para aquellos que no lo saben, el FBI ha reabierto el caso de Alonzo con una recompensa de $100.000. Esperamos que esto pueda atraer a alguien a presentar información que conduzca a un arresto”, señalan sus parientes en una publicación de Facebook.

“La familia merece que se resuelva este caso, los padres de Alonzo, hermanos, abuelos, sus sobrinas y sobrinos junto con sus tías, tíos y primos han esperado demasiado tiempo y merece justicia.

“Ahora con eso dicho, el FBI necesita estar totalmente concentrado en hacer su trabajo. No podrán hacerlo si la gente está ahí afuera amenazando a las personas que fueron entrevistados en Misterios sin resolver. No estás ayudando. Solo le estás quitando el tiempo a los agentes, pues deben investigar las amenazas. Así que paren con las amenazas...no están ayudando, están añadiéndose al problema”, agregó la familia.

El capítulo muestra como Brooks sale a una fiesta junto a un grupo de amigos en un pequeño condado de Kansas, conocido como La Cygne.

Luego de un rato los amigos se van y dejan solo al joven. Desde ahí no se supo más de él. Al comenzar su búsqueda, se encontraron sus zapatillas y su gorro.

En ese momento el FBI tomó el caso, pero la investigación no dio frutos. Entonces la familia decidió comenzar su propia búsqueda y fue así como hallaron el cuerpo en un arroyo cercano a la casa donde fue la fiesta.

En la serie se entrevista a los amigos que estuvieron con él y a la familia, que cree que su muerte se debió a un tema racial, ya que como ellos mismos señalan, era el único asistente de color en la celebración.