Jessica Rojas Ch.. 14 julio
La leyenda de Chavela Vargas llegó a la plataforma de 'streaming' a finales de junio. Netflix la recuerda en un documental. Foto: Netflix.
La leyenda de Chavela Vargas llegó a la plataforma de 'streaming' a finales de junio. Netflix la recuerda en un documental. Foto: Netflix.

Era más mexicana que costarricense, siempre lo dijo y así vivió. Chavela Vargas habla poco de Costa Rica en el documental que se hizo sobre su vida, dedica mucho más espacio a sus recuerdos en México y España, al público que le abrió el corazón cuando se fue muy joven de su tierra natal a cumplir su sueño de ser artista.

Así es como aborda el documental Chavela la historia de la cantante de rancheras que murió enamorada del México que la recibió con amor y la hizo una leyenda viviente. Dicha producción se estrenó en cines en el 2017, pero es hasta ahora que está disponible en la plataforma Netflix, por lo cual en días recientes muchos ticos han aprendido a conocer más de cerca a la Vargas.

“El documental explora la vida de la cantante de origen costarricense en un viaje a través de su propia voz entre la soledad, los amores, el anhelo de conquistar su México querido y sus últimos años de vida. La música ranchera tradicional mexicana tomó otro sentido con su singular interpretación. Chavela Vargas conquistó México con su voz, su presencia y porte. Dejó atrás las críticas de su estilo de vida y su preferencia sexual, para entregar todo su corazón en cada una de sus presentaciones”, explica la revista Forbes Centroamérica en uno de sus reportajes sobre la producción.

El filme fue dirigido por Catherine Gund y Darsha Kyi; en la película se narra cómo Chavela se dedicó a desafiar los estereotipos y gracias a su ímpetu llegó a convertirse en la estrella que fue musa de grandes compositores mexicanos. En las imágenes se recuerdan diferentes facetas de la carrera de Vargas, también algunos pasajes más personales como cuando quedó sin dinero, sin amigos y casi muere de soledad.

Cantó con el alma, cada canción era como una despedida, como si quisiera morir en el escenario; así la muestra el documental que se presentó con éxito en los festivales de Berlín y Málaga, así como en la Muestra Internacional de Cine Gay y Lésbico de Barcelona, cuando se estrenó a cinco años de la muerte de Vargas (1919-2012).

Chavela es un viaje demoledor a las entrañas de una mujer peculiar, provocadora, contradictoria, fuerte y débil a la vez, necesitada de amor y con unas ganas tremendas de buscar su independencia y echarse a volar para dejar su huella. Una huella donde el dolor y las heridas del alma tienen mucho que decir. Gracias al material inédito que nos ofrece este documental conocemos más sobre su compleja vida, la cara alegre y la amarga que transitaba por sus venas ahogadas en litros de tequila y desesperación”, escribió el periódico La Vanguardia sobre la grabación.

Personalidades de la música y el cine hablan sobre Chavela en el documental, desde Miguel Bosé quien afirma que verla era una descarga de emotividad y tensión hasta el cineasta español Pedro Almodóvar, quien contó que Vargas siempre lo sorprendía. Chavela misma habla sobre ella, sobre sus pesares, su alcoholismo, de su pelea por las libertades personales.

‘Yo tenía ansiedad de llegar a México, me estaba esperando ese ser desconocido que era el arte. México me enseñó a ser lo que soy. Pero no con besos y abrazos, sino a patadas y a manotazos. México me agarró y me dijo: ‘te voy a hacer mujer, te voy a criar en tierra de hombres. ¿quieres cantar? bueno, tienes que enfrentarte a lo mejor que hay en México’, expresó la propia Chavela en el filme.

Chavela es un regreso de la mujer artista que dejó su nido para ser feliz. Le costó, pero lo logró. Con esta producción muchos costarricenses la están conociendo, aprenden sobre su versión de la historia que la llevó a ser mexicana más que tica.

Chavela Vargas falleció el 5 de agosto del 2012, como esperaba en su amado México. Foto: Archivo/El Universal.
Chavela Vargas falleció el 5 de agosto del 2012, como esperaba en su amado México. Foto: Archivo/El Universal.