Jessica Rojas Ch.. 7 septiembre, 2020

Advertencia: Si aún no ha visto Lucifer, la serie, pero le interesa hacerlo y prefiere no saber de antemano detalles sobre la trama, es mejor que no lea esta nota. Pero, si quiere una opinión totalmente parcializada como recomendación para divertirse con las aventuras del propio príncipe de las tinieblas, siga adelante con la lectura.

Encantador y con doble cara, así es Lucifer Morningstar en su serie 'Lucifer'. Con su elegancia y porte es un gran conquistador, pero su cara de diablo vuelve loco a cualquiera. Foto: Archivo/Netflix.
Encantador y con doble cara, así es Lucifer Morningstar en su serie 'Lucifer'. Con su elegancia y porte es un gran conquistador, pero su cara de diablo vuelve loco a cualquiera. Foto: Archivo/Netflix.

A Lucifer lo conocí tarde, aunque tal vez fue el momento correcto, no lo sé. En cuarentena y sin poder salir de casa, la imagen de un hombre elegante, extraordinariamente atractivo y con una sonrisa pícara y cautivadora fue el enganche a darle play a Lucifer, en Netflix.

Jamás esperé que la historia del mismísimo diablo me encantara de esta manera, pero es que definitivamente la combinación entre lo prohibido, lo desconocido, la comedia y hasta una trama policial atrae a cualquiera en busca de entretenimiento fresco y a la vez intenso.

Lucifer Morningstar (Tom Ellis) se hartó del infierno. Él, el ángel que fue expulsado del cielo por haber organizado una rebelión, ya no quería seguir castigando y torturando a las personas que, tras una vida de maldad, terminaban siendo sus huéspedes eternos del inframundo. Estaba aburrido de su trabajo y, pues, se tomó unas vacaciones y qué mejor lugar para hacerlo que en la ciudad de... Los Ángeles (nada irónico por cierto).

Vestido con trajes de diseñador, en sus pies luce costosos zapatos de la marca Louboutin (conocidos por sus famosas suelas de color rojo), tiene un acento inglés encantador y además es dueño de un lujoso centro nocturno en pleno corazón de la ciudad; Morningstar es algo así como una estrella de rock en medio de la ajetreada vida angelina.

Como no miente, él no le niega a nadie que es el propio diablo, pero obviamente nadie le cree. Eso sí, se dedica en la Tierra a cumplir los deseos de las personas que llegan a pedirle ayuda, a cambio por supuesto de un pago que cobrará en otro momento de la vida.

Vive sus vacaciones al máximo. Tiene dinero, fama, poder, elegancia, porte, mujeres, hombres, licor, diversión, una psicóloga... y un hermano intenso y bueno que llega a buscarlo para llevarlo de regreso a su lugar de trabajo, a que cumpla con su labor en la vida.

¡Ay, Amenadiel! ¿Qué sería de Luci sin su dirección y de nosotros sin esa pelea constante entre la seriedad del hermano mayor que busca al menor para volverlo a encaminar?

¿Cómo no quedarse enganchado con una historia así? Además de que el abordaje que se le da a Lucifer contempla ese examen interno de la dualidad humana del bien y el mal que podría habitar en nuestros corazones, la serie también se ríe descaradamente de lo frágiles que somos los seres humanos.

¡Ah! y si sumamos las apariciones celestiales en la serie, no pararemos de impresionarnos con sus salidas. La diosa de la creación, Caín el primer asesino, su hermano Abel, la demonia Mazikeen, Azrael el ángel de la muerte, Eva y hasta el propio Dios en una forma muy particular acompañan a Luci en su vida terrestre.

Un ángel enamorado

Lucifer no es invencible, o al menos él no lo sabía hasta que se topó con el amor. Sí, un ángel enamorado, algo así como aquella famosa película, solo que esta vez el querubín es nada más y nada menos que el ángel caído.

 Amenadiel, Maze, Luci, Chloe, Dan y Linda, se convierten en un particular grupo de personajes que no pueden dejarse unos a otros durante la serie 'Lucifer'. Foto: Netflix/Archivo
Amenadiel, Maze, Luci, Chloe, Dan y Linda, se convierten en un particular grupo de personajes que no pueden dejarse unos a otros durante la serie 'Lucifer'. Foto: Netflix/Archivo

La vulnerabilidad de Luci es una mujer; estar cerca de ella provoca que sangre, que sienta dolor y hasta que muera, algo que en sus peones de años ni siquiera consideró.

La detective Chloe Decker (Lauren German) es la responsable de que Lucifer no se sienta seguro; sin embargo, él no puede separarse de ella en ningún momento desde que la conoce. Irónicamente, Luci se convierte en la pareja de Decker en el plano profesional porque él, con sus innumerables poderes, resultó ser muy útil para resolver crímenes junto a la detective de la Policía de Los Ángeles.

Así es como vemos a lo largo de la serie cómo Luci y Chloe son una pareja dispareja que trabaja hombro a hombro por el bien.

Es hilarante cada intervención de Luci en la investigación de los casos. Verlo sorprenderse con la creatividad humana, enojarse con las injusticias y buscar a los criminales para que paguen por sus actos malévolos. Aquí es donde volvemos a la dualidad del bien y el mal porque quién diría que el propio diablo ayude a los buenos a atrapar a los malos, pero al fin de cuentas ese es su trabajo: castigar la maldad.

Lo nuevo

El 21 de agosto Netflix publicó la primera parte de la quinta temporada de Lucifer. El servicio en línea escuchó la petición de miles de fans que sufrieron cuando la cadena Fox decidió cancelar la serie en su tercera entrega de la historia sin la oportunidad de darle a Luci una despedida a su nivel.

Así las cosas, Lucifer volvió a la pantalla chica en un formato diferente y con nuevos aires. Actualmente la serie se encuentra en la posición número 9 de la lista Top 10 de lo más visto en Netflix desde Costa Rica, una muestra de muchos somo los ticos que nos dejamos encantar por Luci y sus irónicas y divertidas aventuras.

Aún no hay fecha de estreno de los últimos capítulos de la quinta temporada, pero ya Netflix confirmó que la despedida llegará en la sexta. Todavía no sabemos qué pasará con Luci y Chloe, pero de que será un gran adiós, no cabe la menor duda. Al fin y al cabo, si el soberano del infierno vuelve a casa o no, siempre habrá un antes y un después para la humanidad.