Televisión

Josué regresó a ‘¿Quién quiere ser millonario?’ y provocó, una vez más, muchos “¡Ay Josué!”

El participante de esta semana era ya un rostro conocido para los seguidores del programa. El joven asegura que repetiría esta experiencia muchas veces más y lamenta no haber dado el espectáculo que muchos esperaban, cuando perdió un millón de colones.

“¡Ay Josué!”, esa fue la expresión de Ignacio Santos detrás de cámaras al ver que Josué Sandoval, regresó a ¿Quién quiere ser millonario? este martes 15 de junio. Esta vez como participante y no como acompañante.

El joven de 27 años asegura que en ese momento solo podía reírse, pues de una u otra forma ya sabía que lo iban a vacilar y ya estaba más que preparado.

En el primer programa de la temporada 2021, Josué acompañó a su prima Kimberly Peraza. En una de las preguntas ella no sabía la respuesta de quién era la primera mujer vicepresidenta de Estados Unidos y le preguntó a él. Josué respondió que Hillary Clinton y ella confió a ciegas, sin embargo, la respuesta era incorrecta, lo que provocó que ella le reprochara en vivo con un “¡Ay Josué!, ¿por qué me hiciste esto, Josué?”, que se volvió viral.

Al igual que su prima, Josué había audicionado para el afamado espacio de los martes por la noche de Teletica. Los filtros los pasó desde antes de que el programa comenzara a trasmitirse, sin embargo, hasta ahora lo llamaron para participar y, sin dudarlo, aceptó.

A él no le molestaba que le volvieran a hacer memes y bromas por su participación en el programa.

“Esta es una experiencia que viví al máximo y si pudiera volverlo a hacer, lo haría; si pudiera volver a participar en otro tipo de cosas como en un anuncio o en un evento o en lo que sea, también lo haría, porque en realidad me gustó mucho y es una experiencia que me va a quedar para toda la vida”, asegura.

Josué asegura que desde este martes no ha podido parar de reír con todos los memes que han hecho los seguidores del programa. De hecho, reconoce que “hay unos que están muy buenos”.

El joven, quien trabaja como analista físico químico del departamento de Calidad de la Cervecería Costa Rica, prefiere ver de forma positiva su paso por el programa y no tomárselo de manera personal, ya que afirma que sabía lo que iba a pasar desde la primera vez.

“A los memes y a las bromas no hay que darles tanta cabeza. A veces las cosas que pasan en la redes sociales influyen muchísimo y uno realmente lo que tiene que hacer es tratar de darle vuelta a las cosas y ver el lado positivo; en mi caso fue que me resultó muy divertido todo. Y yo sé que muchos se hubieran cohibido, se hubieran avergonzado mucho y yo creo que manejé bien la situación. La gente puede seguir haciendo sus bromas”, añadió entre risas.

Además, agrega que agradece a todas las personas que le han estado escribiendo desde el 27 de abril, día en el que se presentó por primera vez en el espacio y lo alentaban para asistir como participante.

Y aunque ahora reconoce que fue una mala decisión haberse arriesgado y perder un millón de colones, y que muchos volvieran a decir “Ay Josué”, afirma que el dinero es secundario. Al final se llevó a casa ¢500 mil.

“Me hubiera gustado tomar una mejor decisión después y retirarme, no por la plata, si no para darle un mejor espectáculo a las personas, porque hay mucha gente que me dice: ‘Josué perdiste un millón de colones’, y yo lo que le digo es que ese dinero no era mío, era dinero que no tenía y yo en realidad participé por la experiencia y ahora me llevo un poquito de dinero, todo lo demás es ganancia. Yo aproveché la situación y lo cómico del momento, aunque estaba nervioso”, agrega.

Aunque muchos esperaban ver a su prima Kimberly Peraza como acompañante, ella no pudo asistir.

Por ello, en su lugar, llevó a su mamá, Patricia Ruiz, quien incluso le ayudó a acertar una de las preguntas.

“Mi mamá sabe mucho de cultura general, de literatura costarricense y de cosas que me podían ser muy útiles y yo ya le había dicho que si a mí me llamaban que ella me acompañara y la verdad es que mi mamá se puso la 10, sacó su conocimiento del tema y lo logró”, dice el vecino de Desamparados.

Y antes de despedirse, Josué narra lo que ha sido una de las anécdotas que le dejó su paso por el programa y por la que se siente agradecido: “Una vez iba caminando por San José y dije:’quiero comprarme algo rico’, porque yo soy muy goloso; entonces pasé a comprarme un churro y la señora de la churrería me reconoció y me preguntó que si yo era Josué, el de ¿Quién quiere ser millonario?, y yo le dije que sí. Entonces al final me dijo: ‘tome muchacho, yo le regalo el churro’”.

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.