Fernanda Matarrita Chaves. 20 septiembre
Su explosiva presentación de Gloria Trevi hizo que Carmen Chinchilla obtuviera el primer lugar de la gala número 11 de 'Tu cara me suena'. Foto: Teletica Formatos
Su explosiva presentación de Gloria Trevi hizo que Carmen Chinchilla obtuviera el primer lugar de la gala número 11 de 'Tu cara me suena'. Foto: Teletica Formatos

Tuvieron que pasar 11 semanas para que la actriz Carmen Chinchilla, conocida popularmente por su personaje de Elvirilla en Los enredos de Juan Vainas, se posicionara como la triunfadora en una gala de Tu cara me suena (TCMS), el programa de imitaciones de Teletica.

Tras muchas emisiones en las que se ubicó en el fondo de la tabla y recibía recurrentemente las calificaciones más bajas (4), en el programa número 11 su interpretación de Todos me miran de Gloria Trevi le valió para que los jueces le otorgaran puntuaciones altas (de 9 y 10) que apoyadas por los votos de sus compañeros, la convirtieron en la gran ganadora.

Carmen llegó a escena con toda la energía de Gloria Trevi. Más allá de su interpretación y baile, la voz le fue premiada. Atrás quedaron los días en los que se quedaba sin aire o cantaba a destiempo.

Tras su gane, ella comentó que cree que su triunfo se debe a su trabajo.

“Desde que empezó el programa he venido tratando de corregir lo que jueces y profesores me han dicho. Las últimas semanas venía subiendo. Había dejado los cuatro de lado. Con la interpretación de Capmany (en la gala dedicada a la música nacional) estuve en cuarto lugar. Me había venido dando cuenta de que el trabajo era el correcto.

"Con esta imitación fue un poco más difícil porque Gloria Trevi es un derroche de energía. Trabajé con los profesores Flor (Urbina), Luis (Montalbert) y Javier (Acuña) en la parte actoral, de voz, ritmo y coreográfica. Fue un trabajo integral. Le puse la intención. Fue parecido a montar un sketch en teatro. Esto que hice tenía de todo. Baile, canto e interpretación parecida a lo que hago, me sentí muy bien, estaba relajada, pero asustada a la vez. El trabajo integral me ayudó mucho a ganar. Pasé trabajando como dos horas diarias”, contó emocionada.

Carmen destaca que, aunque hay quienes piensan que entre los participantes pueden existir rencillas, el grupo es bastante solidario, y agradece que los puntos otorgados por sus compañeros terminaron de darle el gane, pues inicialmente quien iba encabezando la tabla gracias a las unidades de los jueces era Eduardo Aguirre, quien interpretó a Rocío Jurado.

“Eduardo me dio los puntos y habló muy motivacional sobre mi trabajo y esfuerzo. Siento que él le transmitió esa emoción a los compañeros. Cuando le agradecí dijo que esto me lo merecía, que no me estaban regalando nada. Creo que esta noche la gente se dio cuenta de que di un salto muy grande. Me salió muy bien. Creo que lo merecía”, agregó.

Quien da vida a Elvirilla dice que tras este gane ahora continuará con otra visión, una más relajada y en la que espera disfrutarlo mucho más. Eso sí, asegura que su trabajo seguirá siendo de la misma calidad y no descarta ganar una vez más para apoyar a otra fundación.

“Me siento muy bien. Lo más importante para mí es apoyar a Hospisueños. Me siento feliz por el apoyo más que por mí”; contó.

Elvirilla es el personaje más conocido de la actriz Carmen Chinchilla; no obstante, ella cuenta con más de 30 años de trabajar en teatro. Foto: Archivo LN
Elvirilla es el personaje más conocido de la actriz Carmen Chinchilla; no obstante, ella cuenta con más de 30 años de trabajar en teatro. Foto: Archivo LN
Sentimientos encontrados

Con los ¢3 millones que ganó, Carmen Chinchilla apoyará a Hospisueños, una fundación que trabaja para cumplir el último anhelo de niños en fase terminal.

“Son sentimientos contradictorios. Te llena de felicidad y también da mucha tristeza. La alegría que siento de poder darle esa plata a esos chiquitos es muy grande. Siento que esta labor que hacen es tan importante. Me quedo sin palabras. No puedo explicar la felicidad que siento. Me siento orgullosa de ayudar en este proceso. Darles una alegría antes de que se vayan”, agregó.

Carmen, de 53 años, no tuvo hijos, pero sí tiene ocho sobrinos y un sobrino nieto. En su familia nunca han pasado por la dura situación de tener a un niño enfermo, por ello y como parte de su agradecimiento con la vida es que ella se siente tan contenta de poder darle alegría a los pequeños en su etapa final.

“Pienso en esos papás y mamás, porque aun en medio del proceso ellos sienten paz de que sus niños puedan realizar su sueño”, dijo.

La actriz contó que durante su trabajo en TCMS su familia ha sido un apoyo vital. Por la pandemia no puede verlos como antes, cuando se reunían todas las semanas, sin embargo, la tecnología mantiene el vínculo y todos los domingos su celular no deja de sonar con mensajes de apoyo.

“Mi familia es el bastión gracias al que he logrado todo. Ellos siempre han estado en primera fila y se une gente: ahora me apoyan cuñados y los novios y novias de mis sobrinas y sobrinos. Cada vez la familia se hace más grande”, agregó.

Tras este gane, Evirilla dormirá tranquila, al igual que lo ha hecho las últimas semanas, porque aunque muchas veces los números no fueron tan favorecedores, su conciencia la dejaba en paz porque sabía que había hecho el mayor esfuerzo.

"Cuando usted hace el trabajo que tiene que hacer a conciencia no tiene por qué dormir mal. Le puede costar algo pero si usted trabaja para sacarlo adelante puede dormir tranquila. No me quita el sueño. Trabajo a conciencia.

“Siempre tomo de mi tiempo porque me cuesta sacar tiempo por todo lo que tengo que hacer, pero saco dos horas diarias. Al principio estaba muy asustada, estaba estresada, no entendía la dinámica. Hasta la cuarta gala te das cuenta de cómo funcionan las cosas, ya te relajás. Estamos en un momento en el que nos divertimos mucho. Ahora espero divertirme más. Buscar personajes que diviertan más a la gente y que puedan pasarla de lo mejor”, sentenció.