Televisión

Davis Núñez cumple en ‘La Matraca’ el sueño de un adolescente que hacía reír en las calles San José

Tiene 23 años y la capacidad de presentar, cantar, imitar voces y mucho más. Él es Davis, el artista que por ahora no sueña con un escenario internacional, pero que afianza su carrera en Costa Rica.

Davis Núñez tenía unos 16 años cuando empezó a ir los fines de semana, con un parlante prestado, a ofrecer su humor al centro de San José.

El adolescente se instalaba en la Plaza de la Cultura y en algunos parques de la capital, ayudado por un micrófono que amplificaba su voz y con el que daba inicio a sus rutinas de entretenimiento. En un sombrero, dispuesto sobre los adoquines, las personas dejaban monedas o billetes como un pago simbólico por aquel momento de risas.

Tenía el pelo corto, la misma complexión delgada y un profundo deseo de alcanzar un sueño: verse algún día en televisión. Varios años después lo consiguió, en el 2019 fue participante de La dulce vida y luego integró el grupo de concursantes de Tu cara me suena, de Teletica. Sin embargo, es hasta este 2021, que aquel anhelo de comunicar y entretener se materializa.

Davis es el co-presentador de La Matraca, el programa humorístico de Repretel que se puede ver los sábados por la noche y que ha sorprendido al público por la calidad de sus imitadores y presentaciones.

Si bien la conducción estelar del programa la tiene Andrés Zamora -el conocido Padre Mix-, Davis, quien es locutor de profesión, ha podido experimentar lo que es presentar un programa completo. Pero además, y es aquí donde siente que su gran anhelo se realiza, combina la conducción con sus talentos de canto, humor y hasta beatbox (un sonido vocal que demuestra la capacidad de producir ritmos de cualquier tipo).

“Ha sido un sueño. Para mí fue todo un esfuerzo estudiar comunicación (se formó como locutor comercial). Lo hice porque quería trabajar en radio y televisión mezclando el humor. Es bonito porque uno ve el fruto de las cosas. Quiero ser un presentador que más de dar información ofrezca también entretenimiento”, cuenta Davis, quien también participa una vez por semana en el programa radial El chineadazo con la banda del Menecazo, junto a Carlos Ramos, el conocido Porcionzón, y otros humoristas.

“Pensé que lo lograría a los 30 o 40 años”

Su rol en La Matraca, para Núñez, significa un paso trascendental en sus aspiraciones artísticas. “Es la primera vez que estoy en un programa no como participante, sino como co-presentador. Siempre había querido hacerlo. Esta es la primera oportunidad que tengo y ha habido una bonita aceptación de la gente.

He querido ganar experiencia, que mi palabra sea fluida y poder seguir vigente en la retina de las personas, que no se olviden de Davis. La he pulseado para mantenerme en tele y radio; mis ingresos principales vienen de las presentaciones que hago y estar en los medios me ayuda a que esto se mantenga”, cuenta.

Davis se siente orgulloso de lo que ha alcanzado. Algunas a veces, por ahí, le han dicho que muchos de sus logros son “por argolla” o “suerte”, pero él defiende que todo es resultado del esfuerzo.

“Estuve incluso (ofreciendo su humor) en la calle. Esto ha sido producto de mucho esfuerzo. Pensé que esto lo iba a lograr cuando tuviera 30 o 40 años y lo estoy haciendo con 23. Hay quienes me dicen que soy el chiquito que sale en la tele. Esto significa un sueño que quería cumplir y que se cumplió muy pronto”, añade.

Además de sus intervenciones en el programa de humor, Davis realiza constantes presentaciones en eventos privados, con las que cosecha muchos elogios en redes sociales.

“Vivo muy agradecido con mi público. Si no fuera por ellos y por sus comentarios yo no estaría cumpliendo mi sueño. La producción dice que cuando me ponen al aire hay comentarios bonitos. Parece que a las personas les gusta mi presencia y lo cierto es que es por ellos que estoy aquí”, comenta Davis.

“Si voy a la televisión y el público decide que no le gusta lo que hago, no importa tener 10 títulos distintos. Ahora puedo mostrar todas las cosas que me gustan. Agradezco el apoyo de todos los días. Eso es lo más importante”, agrega con una sonrisa.

Si bien disfruta de su presente, Davis no deja de pensar en lo que quiere para su futuro. No obstante, él no tiene aspiraciones internacionales.

“Hay mucha gente que me dice que me vaya para México y hasta Hollywood. Ese no es mi objetivo ni mi sueño. Me gusta Costa Rica, amo el público de este país, me ha costado que medios me tomen en cuenta porque son muy pocos a los que eligen. Me ha costado mucho para volver a empezar de cero”, dice el muchacho, quien se visualiza más adelante como presentador principal en un espacio televisivo.

“Ese sería el siguiente paso”, agrega Davis.

Si bien el joven tiene cualidades vocales y le resulta sencillo cantar, él no se considera cantante. Eso sí, tiene conocimientos gracias al apoyo que le ha dado su hermana, quien sí es intérprete. Por ese motivo, en La Matraca, ha imitado a Shakira, Michael Jackson, Ricardo Arjona, entre muchos otros.

“Mi hermana es cantante. Ella me enseñó mucho de la música. Pero no me considero cantante porque nunca estudié al respecto. Sé que puedo cantar bonito y en mis shows hago segmentos de música, pero eso de solo cantar no me haría sentir muy cómodo. Necesito el humor y esa parte de hacer empatía con el público”, especificó Davis.

En esa línea, no hay duda que Davis tiene el propósito de seguir haciendo reír a las personas.

“Sin duda alguna estoy viviendo un sueño. Lo vivo desde que me dedico a esto. A hacer reír. De adolescente, hacía shows en la calle y me ganaba entre ¢30.000 o 40.000 en billetes y monedas. Me gané dinero haciendo arte, luego salió la oportunidad de que me contrataran en fiestas. Así que vivo el sueño y pago mis cosas, a punta de hacer reír a la gente”, finalizó Davis, quien comparte su contenido constantemente en su página de Facebook Davis Núñez y en el Instagram @daviscomedy.

Fernanda Matarrita Chaves

Periodista y Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Latina de Costa Rica.