Jessica Rojas Ch.. 16 agosto, 2018
El Cielo a mi Favor; Ricardo Arjona
El Cielo a mi Favor; Ricardo Arjona

Los costarricenses de Luz Marina y La Sala Post tomaron la historia de la canción El cielo a mi favor, del guatemalteco Ricardo Arjona, para realizar un corto animado que ha recibido alabanzas internacionales por la calidad de la producción. El video ya está disponible en las redes sociales del artista.

La idea y el guion del corto estuvieron a cargo del director Marlon Villar, quien ya había trabajado junto con su empresa Luz Marina en la producción de varios audiovisuales del disco Circo Soledad, última producción discográfica del chapín. Villar tuvo a su cargo los visuales de varios temas del álbum como Ella y Señorita, así como el especial A solas con el Circo Soledad.

El video se proyecta en las salas de cine de la cadena Cinépolis (de Centroamérica, Ecuador, Colombia y Argentina) durante el espacio de los avances antes de cada película, pero desde este 15 de agosto se puede ver en Internet.

Medios internacionales han alabado la labor del cubano costarricense Marlon Villar y del equipo que lo acompañó en el montaje del corto. “Este clip conmovedor y bellamente hecho nos recuerda, de la manera más inesperada, que el amor realmente puede conquistar todo. No es común que las estrellas del pop latino publiquen videos animados, y mucho menos videos tan cinematográficos como este. El equipo de Arjona tiene planes de enviar el video a concursos internacionales de cine”, dijo la revista Billboard.

“Los detalles de esta producción audiovisual están realizados con especial cuidado y calidad. El diseño de cada personaje, la atmósfera y las expresiones van completamente unidas a la letra y melodía de esta canción. Un trabajo que seguramente llamará la atención de la crítica especializada. No en vano, Marlon Villar nuevamente se encarga de la realización de un video del artista guatemalteco, ya que también estuvo a cargo del más reciente titulado Señorita”, publicó el canal Caracol en su página web.

El video, que se desarrolla en un mundo de juguetes, narra la historia del amor que nace entre Ara, una bailarina de una cajita musical y Mook, un indio tallado en madera incapaz de moverse, pero con un gran corazón.