Música

Taylor Swift dice que su antiguo sello no la deja cantar sus viejas canciones; disquera niega conflicto

La cantante dijo que estaba en duda su presentación en los American Music Awards, ya que Big Machine Records estaba impidiéndole interpretar la música de sus primeros seis discos.

¿Puede Taylor Swift cantar sus viejos éxitos en los American Music Awards el próximo domingo? El exsello de la cantante sugirió el lunes haberlo autorizado, pero ni la discográfica ni la artista confirmaron esta información.

El sello Big Machine Label Group, que posee los derechos de las grabaciones de los seis primeros álbumes de la cantante, aseguró que informó a la productora de la ceremonia, Dick Clark Productions, que estaba “de acuerdo en otorgar licencias para la difusión de actuaciones de artistas en plataformas aprobadas de común acuerdo”.

Big Machine, en una primera declaración, presentó esta decisión como si estuviera consensuada con Dick Clark Productions, señalando que la ceremonia de los American Music Awards, que se celebra el 24 de noviembre, formaba parte de las "plataformas aprobadas".

Pero Dick Clark Productions luego negó estar asociado con este primer comunicado, y enfatizó que "cualquier acuerdo final sobre este tema debe pasar directamente por el equipo de Taylor Swift". Big Machine luego lanzó un segunda nota, expresando una afirmación más vaga.

Ni Taylor Swift ni su agente reaccionaron de inmediato a este anuncio, dejando dudas sobre la validación de este "acuerdo".

El jueves 14 de noviembre, Swift acudió a sus millones de fanáticos en redes sociales para presionar a los jefes de su antiguo sello discográfico, a quienes acusó de ejercer un “control tiránico” sobre su música.

Este movimiento reavivó su enemistad pública de meses con Big Machine Label Group, acusando a los jefes del sello de impedir que actuara en televisión y que no estaba autorizada a cantar sus viejas canciones en la pantalla chica.

Según ella, los dos fundadores de Big Machine, Scooter Braun y Scott Borchetta, le dijeron que tendría que "volver a grabar" su música antes de tener de nuevo el derecho a interpretarla "el próximo año".

Este verano, Swift comenzó una disputa pública con Braun sobre la compra de su anterior sello por parte de Big Machine, lo que le dio a esta última una participación mayoritaria sobre las grabaciones maestras de los primeros seis álbumes de la cantante.

Swift se comprometió a recuperar el control de esos álbumes volviendo a grabar sus temas, lo que legalmente podría comenzar a hacer en noviembre de 2020, según dice.

En su publicación, donde pidió apoyo de sus fans y compañeros artistas, Swift aseguró estar siendo acosada por Braun y Borchetta.

Ambas partes coinciden en que tienen abierta una disputa millonaria, pero no están de acuerdo sobre quién debe qué. Swift está ahora en Universal, con un contrato bajo el cual ella es dueña de sus grabaciones.