Jessica Rojas Ch.. Hace 5 días

A Ricardo Arjona le gusta complicarse la vida. Cada disco que publica trae detrás una producción compleja que va mucho más allá de canciones y videos. Una vez más el guatemalteco demostró que no le gusta lo convencional y que, literalmente como él mismo lo dice, hace lo que le da la gana con su música.

En media pandemia que vive el mundo por el nuevo coronavirus, el chapín publicó este 31 de julio la primera entrega de su más reciente producción discográfica. Se trata de Blanco, la primera parte del disco doble que Arjona ha trabajado desde hace mucho tiempo y que grabó en el mítico estudio Abbey Road de Londres, el mismo que en su momento fue escenario de grabaciones de The Beatles, Pink Floyd, Freddie Mercury, Gustavo Cerati, Amy Winehouse y Michael Jackson.

Otra de las estrategias fue darle un espacio especial a cada tema que compone Blanco, en sesiones de autor que publicó en plataformas digitales; ahí Arjona contó las historias de las piezaz. También llevó a cuatro de sus más acérrimos fanáticos a conocerlo a él al estudio Abbey Road, en Londres. Finalmente, el guatemalteco también decidió publicar primero en privado las canciones en exclusiva para la comunidad que lo sigue fielmente en su página web, así que un selecto grupo de personas escuchó en primicia el nuevo álbum.

El 29 de mayo el compositor presentó el disco 'Blanco' en exclusiva para los seguidores de su página web. Fue una de las jugadas para promocionar su material durante la pandemia. Foto: Cortesía Metamorfosis.
El 29 de mayo el compositor presentó el disco 'Blanco' en exclusiva para los seguidores de su página web. Fue una de las jugadas para promocionar su material durante la pandemia. Foto: Cortesía Metamorfosis.

Ahora, en medio del estreno abierto para todo el resto del público ,Arjona volvió a hacer algo que para él es poco común: hablar con la prensa. En una reunión de poco más de una hora y media, vía Zoom, el artista con un gran sentido del humor atendió las consultas de periodistas de Latinoamérica, en una sesión en la que había conectados poco más de 130 reporteros.

La charla fue extensa, así que realizamos una selección de las preguntas y respuestas más importantes del encuentro:

-Sobre este desafío de hacer un disco distinto a lo que se escucha en radio, ¿dudó o siempre estuvo convencido de la idea?

-A estas alturas del partido me hago mucho caso porque si empiezo a hacerle caso a los demás y me equivoco, me duele el triple. La más grande excentricidad que puedo darme, el lujo más grande es hacer lo que se me da la gana con mi trabajo; unos compran un Lamborghini, otros compran aviones, yo hago lo que se me da la gana.

“Cuando haces un proyecto no tienes que pensar a dónde va a parar sino cómo te va a emocionar. En un momento dije que si el disco sonaba solo en mi casa y a mí me gustaba, para mí es suficiente; estoy en esa etapa donde para mí eso es muchísimo más importante.

-¿Por qué lanzar Blanco primero por una plataforma web y con membresía?, ¿cómo fue la experiencia?

-Por loco, por contradecir, por no aburrirme. Los videos de las canciones reflejan la posición que hoy tengo frente al mundo de la industria de la música que es una posición de aburrimiento tremendo que trato de evitar de alguna manera. La plataforma fue una manera de unirnos con la familia nuestra para intentar un mundo donde no tenemos que transitar por los caminos regulares por los que habitan todos.

-¿Por qué esa posición?

-La industria responde a intereses financieros y a canciones que le dejan poco al azar. Se ha generado una especie de método para encontrar las vías perfectas para poder llegar a lo que supuestamente es el éxito y la industria ha generado que esas vías que uno transita sean las mismas para el que hace reguetón o para el que hace rock and roll; entonces tarde o temprano hay muchos tropiezos en el camino.

“Yo tengo que elegir si me paso quejando de todo o intento hacer lo que se me de la gana y opté por eso, no por ser un tipo rebelde sino porque quiero buscar mis propios caminos.

-¿Cuál de los temas de Blanco lo conmovió más?

-Hongos tiene una vigencia hoy más que nunca, pero la importancia de esa canción no es por la vigencia de esa primera frase. La primera maqueta que le envié a Dan Warner (productor) venía un tono más abajo y le pedí que la subiera, él lo hizo en un programa digital.

“Cuando grabamos en Abbey Road como siete u ocho guitarras ninguna sonaba como la guitarra de la versión original, así que le pedí a Dan que me mandara esa guitarra; él lo hizo como a las 11 de la noche y poco tiempo después esa noche él falleció de un ataque al corazón fulminante mientras estaba en un concierto de una banda de reggae que a él le gustaba mucho. Él fue quien me dio el primer empujón y el más importante para hacer el disco. Definitivamente Hongos es la más importante y la más emblemática.

-¿Cómo se dio la colaboración con Pablo Alborán en el tema El amor que me tenía?

-Fue muy poco planificada porque hoy los duetos y colaboraciones se dan por intereses de otro tipo, esto fue porque él decidió grabar la canción. Le envié la grabación con un piano y él hizo cinco opciones fantásticas, yo le monté las melodías, le pusimos otro piano y la compartimos. La colaboración se dio de manera fantástica, una cuestión natural; como deben de ser los duetos, al menos como lo pienso de mi parte.

Londres fue la base del nuevo trabajo discográfico de Ricardo Arjona. En los míticos estudios Abbey Road se grabaron las canciones de este disco y de Negro, el otro material que compone el disco doble. foto: Cortesía: Metamorfosis.
Londres fue la base del nuevo trabajo discográfico de Ricardo Arjona. En los míticos estudios Abbey Road se grabaron las canciones de este disco y de Negro, el otro material que compone el disco doble. foto: Cortesía: Metamorfosis.

-En Blues de la notoriedad aborda el tema de la fama. Después de tantos años de carrera y con esta nueva era de conectividad, ¿cómo vive la fama?

-Esa canción trae próximamente un dueto con Gaby Moreno, ella fue la productora de la canción e hizo un trabajo fantástico, además de que puso a mi disposición los músicos de Tom Petty, que son muy amigos de ella. El Blues de la notoriedad es una fotografía de lo que veo, del aburrimiento que ha generado esta industria que se ha vuelto un poquito más financiera que emocional, del olvido que ha tenido la gente de que la materia prima de la música es la emoción y de que el autor ha quedado olvidado siendo el artífice de esa materia prima.

-¿Cómo fue el proceso de presentar las canciones por semana?

-Esta pandemia nos dio la oportunidad de que semanalmente estrenáramos una canción, un video y una sesión de autor para contar cómo se había escrito, entonces la gente tiene más acceso a la historia de las canciones en una época donde hay muchas canciones circulando. Es difícil obligar a la gente a escuchar lo que le gusta a uno, a mí me gusta agarrar un disco completo y escucharlo, pero hoy lo que hay son sencillos y listas de canciones.

-¿Cómo fue la experiencia de grabar en Abbey Road?

-El estudio es algo incómodo, tiene algunas cosas en contra como que desde la consola no se ve la cabina y hay que bajar como 30 escaleras para llegar ahí, haces ejercicio. Pero la magia que se siente ahí al principio es porque The Beatles grabaron ahí, pero hay algo más importante y es el sonido que se logra en ese lugar tiene que ver con toda la implementación tecnológica de estos tiempos. Pero también hay algo que pasa y es que tienen impregnado algo en las paredes que hace que las cosas suenen de otra manera.

-¿Como compositor, qué opina de las letras de reguetón?

-No estoy reñido con esas historias, no estoy reñido con el reguetón. Creo que el reguetón llegó a ocupar un espacio que los otros géneros dejaron libres. ¿Cómo defender el género? Ahí es donde está el asunto porque el género no se defiende haciendo duetos con reguetón, creo que la mejor manera de defender el rock and roll es haciendo rock and roll, la mejor manera de hacer baladas es haciendo baladas mejor que nunca; pero la gente está intentando salir a flote haciendo lo que está de moda y hacer lo que está de moda siempre genera una suerte de segundón que no cambia absolutamente nada.

-¿Cuál ha sido la mayor inhibición que ha tenido como artista y cómo ha trabajado para quitarla?

-Creo que todos los que nos dedicamos a esto estamos superando complejos escondidos. Para algunos soy un tipo con una personalidad complicada pero de alguna manera trato de crear una personalidad que se pueda ver para ocultar muchos miedos que hay detrás. La industria es un miedo que está ahí y hay dos caminos: uno seguir temeroso y el otro hacerte a un lado y escoger lo propio.

“Entonces para no tener miedo dije voy a hacer un sello independiente que se llama Metamorfosis, que va a venir a complicarlo todo, pero vamos a tomar nuestras propias decisiones; así que de alguna manera la posibilidad de quitarte el miedo es una posibilidad de salir adelante.

-¿Espera pronto poder volver a hacer conciertos?

-Espero que esto termine, no me imagino un concierto a la distancia. La desesperación de muchos ha generado muchas ideas, yo sigo votando un poquito por volver a lo que teníamos antes con todas las consecuencias que habrá en el camino. No me imagino un concierto con tapabocas o con las personas a dos metros de distancia, pero estoy consciente de que tenemos que adaptarnos, este no es un momento para tener prisa.

“Creo que los livestreams no generan ni el 5% de la emoción de un concierto en vivo, por eso el fracaso de los DVD porque es prácticamente imposible condensar en un video la energía de un en vivo. Hay que esperar que el mundo se reacomode, adaptarnos sin prisa, sin generar cosas de manera anticipada.

Blanco

El disco Blanco ya está disponible en todas las plataformas digitales, además el estreno viene acompañado por audiovisuales de todos temas, así como con galerías virtuales publicadas en el sitio ricardoarjona.com.

Está compuesto por 14 canciones que analizan desde la perspectiva del autor el amor, la fama e incluso la actualidad social.  La canción Ella baila sola está dedicada a la niña argentina Verónica Luque, una pequeña que falleció de cáncer y a quien el guatemalteco visitó cuando estaba hospitalizada para cumplir su sueño de conocerlo.

Blanco es la primera entrega del proyecto doble Blanco y Negro. El segundo álbum (Negro) todavía no tiene fecha de publicación.