Fernanda Matarrita Chaves. 19 septiembre
Arcángel es un cantante de música urbana. Foto: El Universal.
Arcángel es un cantante de música urbana. Foto: El Universal.

El 16 de setiembre el reguetonero Arcángel fue hospitalizado por presentar síntomas de preinfarto. Él iba en carretera camino a Orlando, Florida cuando tuvo síntomas que preocuparon a sus acompañantes, quienes lo llevaron al centro médico más cercano y quedó internado para que los médicos monitorearan su salud, así se informó en un comunicado emitido por sus representantes y que fue replicado por El Universal de México.

Desde el inicio, Austin Agustín Santos, su verdadero nombre, se mantuvo estable y un día después de ser ingresado en el hospital dio la noticia de que se encontraba bien. El artista, de 33 años, escribió un emotivo mensaje a sus seguidores en Instagram.

“Mi corazón es más de ustedes que mío. Por eso no me puedo ir ahora! Aunque será cuando Dios quiera y yo estaré aquí para cuando él decida, mientras tanto sigo aquí DE PIE Y CON VIDA, SOPORTEN A ARCANGEL MIENTRAS YO VIVA! YO REPRESENTO A LOS QUE NO TIENE SALIDA POR ESO EL BAJO MUNDO A MI ME INSPIRA! Después de tantos años aún la letra de mi maestro me sigue ayudando @elrealtempo GRACIAS PORQUE AÚN ME SIGUES MOTIVANDO”, escribió el cantante.

Aun hospitalizado, el reguetonero se ha mantenido en contacto con sus fanáticos. Durante todos estos días él no ha dejado de compartir historias en las que deja claro que su salud ha mejorado. Incluso, mostró a sus 10 millones de seguidores, el morete que tiene en la muñeca luego de pasar por varios exámenes médicos.

Recientemente Arcángel lanzó su nuevo tema Te esperaré, canción con la que busca retomar su carrera musical. También ha estado trabajando en el álbum Historia de un capricornio, que según contó a Efe, tuvo invitados como Bad Bunny y Ozuna.

En abril, Arcángel fue noticia al ser arrestado, en Las Vegas, por presunta violencia doméstica contra su pareja. Tras doce horas bajo arresto salió bajo fianza.

Según TMZ, el cantante de música urbana no enfrentó cargos, pues no hubo “suficiente evidencia” a pesar de que la grabación de cámaras de seguridad lo mostraban golpeando a otra persona. Él dijo que “la patada no llevaba fuerza y que se trataba de un juego”.