Carlos Soto Campos. 28 agosto
Backstreet Boys. Cortesía de Primo Entertainment
Backstreet Boys. Cortesía de Primo Entertainment

El público tico ya puede gritarlo con ganas: ¡Backstreet’s back, alright!

La banda confirmó oficialmente su visita a Costa Rica en un concierto en el Anfiteatro Coca-Cola de Parque Viva, el viernes 28 de febrero del 2020, como parte de su gira DNA World Tour.

Desde que los Backstreet Boys publicaron su disco DNA en enero e hicieron su residencia en Las Vegas en el 2017, hemos visto de lejos cómo han reconquistado al público poco a poco.

Ahora tendremos una oportunidad para ver de cerca a Nick Carter, Howie Dorough, AJ McLean, Brian Littrell y Kevin Richardson.

Quienes crecieron viendo televisión en los años 90 sin duda recuerdan los videoclips y presentaciones de los Backstreet Boys, siempre llenos de coreografías y energía.

Esto es lo que pretenden ofrecer en el país. “Los cinco integrantes de la banda están muy vigentes, con mucha energía y lo vienen demostrando en cada show que hacen en el mundo”, dijo Andrés Naftali, de la empresa productora Primo Entertainment.

Esta empresa ha traído al país espectáculos del Cirque du Soleil, Ricardo Arjona y Bad Bunny. Naftali explicó que el grupo tiene más de dos décadas de andanzas y el público los sigue queriendo; por eso no dudaron en hacer las gestiones para esta presentación.

“Vimos que fue una locura en su residencia en Las Vegas, en Viña del Mar y el tour en Estados Unidos, vimos que no era una banda del recuerdo, sino del momento. Ante los rumores de visita a Costa Rica, hemos visto la reacción de la gente y definitivamente estábamos en buen camino”, explicó.

Esta será la primera visita del grupo a Costa Rica, por lo que se espera un frenesí en la venta de entradas, con el interés de costarricenses y de habitantes de países vecinos.

La organización reveló que todas las localidades dentro del Anfiteatro Coca-Cola tendrán una silla asignada, excepto en la zona de gramilla.

Esta es la lista de precios según cada zona:

  • Golden Circle Especial (frente al escenario): ¢120.000
  • Momentos BAC Credomatic (102): ¢89.500
  • Zona Diamante (sectores 101 y 103) ¢79.500
  • Platino (403, 503): ¢82.500
  • VIP (402, 404, 502 y 504): ¢62.500
  • Preferencial (401, 405, 501 y 505): ¢52.500
  • Gramilla: ¢24.500

La preventa comenzará el lunes 2 de setiembre de forma exclusiva para tarjetahabientes de AMEX en el sitio boleteria.cr. Luego, el jueves 5 de setiembre llegará el turno de la venta exclusiva con todas las tarjetas BAC Credomatic.

A partir del 9 de setiembre empezará la venta con todos los medios de pago para el esperado concierto.

Historia

Hace 20 años era difícil imaginarse ver de cerca a los Backstreet Boys, o que alguno de ellos pusiera pie en el país. Eran tiempos de verlos en televisión por cable, quizá bailando con algunos robots en el video de Larger Than Life o en una mansión embrujada como en el clip de Everybody, dos escenarios fantasiosos y lejos de este mundo.

Oír sus voces fuera de los discos era casi imposible: había que esperar semanas a que aparecieran en una entrevista televisiva o, bien, imaginar cómo hablarían leyendo alguna revista . Había que escoger uno favorito –por supuesto– y recortar en dicha revista o el periódico todo lo relacionado con los galanes.

El quinteto presentándose en los CMT Music Awards en el 2018. Archivo
El quinteto presentándose en los CMT Music Awards en el 2018. Archivo

Y es que cuántas historias dramáticas hubo de por medio. Desde las que se contaban en canciones hasta aquellas que llegaban como susurros de la prensa.

Todo empezó en 1993 cuando el empresario Lou Pearlman escogió a cinco desconocidos para formar un grupo de pop masculino, la boyband que definiría el cambio de siglo.

Pearlman apostó en grande y decidió llamarlos Backstreet Boys en honor al Backstreet Market de Orlando, un mercado de pulgas frecuentado por los adolescentes en Orlando, Florida.

En 1996 lanzaron su primer disco, grabado en Suecia, con la ayuda del productor Max Martin, una de las mentes detrás de algunos éxitos de Britney Spears, Pink, Avril Lavigne, Taylor Swift, por mencionar solo algunos nombres de la realeza del pop.

Con el sencillo We’ve Got It Goin’ On (1995) y, luego, Quit Playing Games with My Heart (1997) empezaron a darse a conocer tanto en Estados Unidos como en Europa.

El álbum debut salió primero en Europa en 1996 y luego en Estados Unidos, con una lista diferente de canciones. Esta edición especial de 1998 incluía un éxito que los volvería leyendas: Everybody (Backstreet’s Back).

Gustara esa música o no era inevitable oír a chiquillos y adultos cantar el coro de esa canción. De pronto, la moda era un fenómeno y el grupo se consolidó con el álbum Millennium, en 1999, con éxitos como el inolvidable I Want It That Way, además de Larger than Life y The One.

Cambios

El siguiente álbum, Black & Blue (2000), marcó el fin de una era. La banda se propuso promocionar su álbum y la respectiva gira viajando por cinco continentes en menos de 100 horas, visitando Estocolmo, Tokio, Sidney, Ciudad del Cabo, Río de Janeiro y Nueva York.

Sin embargo, cuando llegó la hora de la gira, el grupo anunció en MTV que deberían suspenderla porque AJ McLean había sido ingresado en una institución para rehabilitarse por el abuso de drogas y tratar la depresión. Meses después, la banda retomó su gira y en setiembre del 2001, uno de sus técnicos de escenario murió en los atentados del 11 de setiembre.

El grupo inició demandas contra su disquera y sus agentes; esto causó tensiones que terminaron separando al grupo en el 2002. Regresaron en el 2004, momento en que la fiebre del público ya había bajado y la industria de la música fue perdiendo interés en las boybands.

Desde el 2004, el grupo se ha mantenido haciendo giras por todo el mundo y, ahora, como parte de la promoción de su álbum DNA (publicado en enero), vendrán a Costa Rica por primera vez.

Han pasado más de 20 años desde que iniciaron su carrera, pero aquí encontrarán un aire fresco. En el escenario, prometen la energía de siempre y llegar acompañados de los miles de gritos de sus fanáticos.

“Tendrán muchos efectos especiales, muchas pantallas LED”, dijo el productor Andrés Naftali.

“Lo más importante es que van a poder verlos, conectar con ellos y escucharlos cantarle a Costa Rica”, finalizó el productor.