Jessica Rojas Ch.. 20 noviembre
Jorge Zumbado, Mechas en el mundo de la música, acaba de celebrar los 18 años de carrera de la agrupación Kadeho. Este nuevo disco es en su faceta como solista. Foto: Cortesía Mechas.
Jorge Zumbado, Mechas en el mundo de la música, acaba de celebrar los 18 años de carrera de la agrupación Kadeho. Este nuevo disco es en su faceta como solista. Foto: Cortesía Mechas.

El cantante y compositor costarricense Mechas tenía más de seis años de no grabar música nueva como solista, pero este año, un 2019 lleno de cambios, de nuevas visiones y filosofías, lo llevaron a reencontrarse con la composición.

Así es como Mechas (Jorge Zumbado), también cantante de Kadeho, plasmó su experiencia personal y profesional, sus cambios y crecimiento, en cinco nuevas canciones que componen el disco corto titulado Cronología del ego. En este trabajo explica la evolución interna de un ser que regresa a su estado más sencillo, dejando de lado el ego que lo ataca, lo cual está muy relacionado con la vida que lleva el artista desde hace varios años.

Este viernes, Mechas presentará parte de este nuevo álbum en un concierto que ofrecerá en Mundo Loco, en San Pedro, a las 9 p. m. Las entradas cuestan ¢5.000 y se consiguen en el lugar del evento.

En medio de una vida de relajamiento, búsqueda interna y mucha música que vive el artista entre San Carlos y Monteverde, Mechas adelantó detalles del nuevo material que irá liberando, poco a poco, en plataformas digitales. Este será el segundo álbum en solitario de Mechas, el primero fue Marzo en reggae.

–¿Cómo se reencontró con el estudio y por qué tomó la decisión de volver a grabar?

–Uno como músico tiene necesidad de estar creando; tenía rato de no hacer nada nuevo a pesar de la gira con Kadeho que como grupo sigue estando ahí. El material que salió está muy tuanis, me gusta porque trata sobre el proceso que he pasado y que he logrado plasmar en esas canciones, que tienen que ver con el ego, con encontrarse a sí mismo, pasó también con volver a estar con Kadeho y reencontrarme con el público a gran escala; es tuanis porque se siente que la gente lo sigue teniendo a uno en el corazón.

–¿Qué géneros y temas presentará en este nuevo álbum?

–Sigo manteniendo el género pop tirando al rock porque me gustan las canciones potentes, con fuerza. Hay, por ejemplo, una canción que la hice hace más de ocho años y por obra del destino calza perfecto con lo que pienso ahora, por eso la reciclé. En la actualidad es más difícil componer para una persona que tiene una ideología de vida diferente a la que tenía antes, ya no puedo componer pensando en que no estoy diciendo nada en una canción. Además hay una nueva versión de Sola (del disco En tierra sukia, de Kadeho), que grabamos con los músicos que estamos tocando.

–¿A qué se refiere con que el disco toca el tema del ego?

–Este año he tratado mucho de despegarme del rockstar que creó la gente, que también diseñé y que me trajo cosas lindas, pero también muchas adicciones, como al ego o a creérsela; todo eso va machucando al ser humano, que es lo más importante. Cuando descubrí esto, traté de quitar esas capas donde permanece ese monstruo que uno va creando para buscar al mae que realmente soy, para echarle agüita y cultivarlo.

–Es un disco con un hilo conductor...

–Estas canciones están en un orden cronológico; si las escuchan así, la primera, por ejemplo, habla sobre un mae agrandado, luego pasa por una canción donde recibe una señal y ahí va con cada una en una evolución que lo lleva al final a regresar a sí mismo. No fue algo planeado, así salió; mi filosofía es que uno es un instrumento de la musa de la música.

–Grabó con Abel Guier, Víctor Rojas y Alejandro Chacón. ¿Por qué grabar con ellos y qué le aportaron al proyecto?

–Víctor siempre ha tocado conmigo; además de que tengo que admirarlo como músico, al final de cuentas siempre trato de tocar con compas, con maes que tengan mi misma filosofía porque yo pienso muy diferente, soy mucho de energías y de que la música es hacer medicina y sanación; él comparte estas ideas. Con Abel tengo una química muy tuanis: primero soy fan de Gandhi y aunque no me gusta tomar músicos de otras bandas, cuando a él le propuse grabar un par de piezas aceptó y se quedó hasta el final. En el caso de Alejandro, con él nunca había compartido, pero sí nos conocíamos; supe que le gustaba la nota y la química fue de una sola vez. Ahora lo que estamos haciendo es disfrutar.

–Tal vez mañana, primer sencillo del disco, es parte del soundtrack de la película nacional La boda del tigre. ¿Qué significa para usted como artista este trabajo en colaboración con otros creadores nacionales?

–Es una manera de llegarle a otra gente, funciona compartir con otros artistas ligando mercados porque ahora la difusión tiene un comportamiento muy extraño. Ahora, estoy disfrutando de la música porque es un don del cielo; eso debemos de predicarlo, hay que disfrutar del arte, apoyar. Estas colaboraciones funcionan mucho entre los gremios.