Carlos Soto Campos. 16 septiembre, 2019
Jack Johnson, de 44 años, hará su primera visita a Costa Rica en noviembre. Él afirma haber escuchado muchas cosas buenas de las playas y gente del país. Foto: Cortesía de Move Concerts
Jack Johnson, de 44 años, hará su primera visita a Costa Rica en noviembre. Él afirma haber escuchado muchas cosas buenas de las playas y gente del país. Foto: Cortesía de Move Concerts

“¡Aloha, pura vida!”. Con ese saludo mitad hawaiano y mitad tico inició Jack Johnson su entrevista con Viva. El cantautor estadounidense tiene una larga historia con el mar, por haber crecido en Hawái y haber competido profesionalmente como surfista, pero afirma que aún tiene pendiente visitar las playas de Costa Rica, uno de los lugares del mundo en el que los surfos coinciden que vale la pena conocer.

“Nunca he estado por allá, pero sí tengo amigos que viven allá o que han conocido sus playas y sé que tienen un país muy hermoso, no puedo esperar para visitarlos”, dijo Johnson, de 44 años, en una entrevista telefónica.

Jack Johnson traerá a Costa Rica el 10 de noviembre su guitarra y su banda para tocar algunas de las canciones que posiblemente ya hayan sonado en alguna playa tica, a la luz de una fogata.

El Anfiteatro Coca-Cola de Parque Viva será donde miles de personas cantarán junto a él temas como Better Together, Banana Pancakes o Upside Down. Él le asegura al público desde ya que su concierto será un momento para compartir en comunión.

Sus canciones permitirán cantarle al amor, reflexionar sobre la vida y disfrutarla en un concierto que nadie vio venir pero que muchos disfrutarán.

Las entradas para verlo ya están a la venta en la plataforma boleteria.cr y van de los ¢40.000 hasta los ¢69.000, según la localidad.

En el concierto, Johnson ofrecerá agua gratis a todos los asistentes que lleven una botella reutilizable, como parte de sus esfuerzos para reducir el consumo de plástico.

La necesidad de Johnson por hacer sus giras más amigables con el ambiente lo llevaron a considerar dejar de hacer giras, puesto que los viajes en avión contaminan más de lo que un ser humano debería por año, pero en el camino ha encontrado otras medidas para cuidar el ambiente.

Aparte de reducir el uso de plástico, solicita que se usen luces eficientes en el escenario y que su propio backstage esté libre de plástico.

Johnson también impulsará que antes del concierto la gente se informe de organizaciones ticas que trabajan en la conservación del medio ambiente como la Fundación Corcovado, Raising Coral Costa Rica, Costas Verdes, Earth Equilibrium y la Fundación Somos. La organización ha informado que también se hará una donación a estas organizaciones.

La coherencia entre lo que se dice y se hace de Jack Johnson es una parte fundamental de porqué su carrera ha sido tan exitosa.

Por accidente

Decir que se hizo famoso por accidente no es quitarle a Jack Johnson méritos: es contar uno de los capítulos más trágicos de su historia.

Nacido en Oahu, Hawái un 18 de mayo de 1975, Johnson es el hijo de un surfista profesional. El sonido del mar y la vida de la costa es una parte fundamental de su ADN y allí encontró su propio interés por el surf desde los 5 años.

“Cuando estaba en la escuela surfeaba durante las tardes y por las noches en Hawái no había mucho que hacer. Fue ahí cuando aprendí a tocar guitarra con varios amigos, tratábamos de aprender canciones; pero no fue hasta después que encontré que tenía cosas que decir”, explicó el cantautor.

Jack Johnson creció en Hawaii y todavía vive en una de las islas, con su esposa Kim y sus tres hijos. Foto: Cortesía de Move Concerts
Jack Johnson creció en Hawaii y todavía vive en una de las islas, con su esposa Kim y sus tres hijos. Foto: Cortesía de Move Concerts

Sumergido en el mundo del surf, llegó a competir en algunas de las justas más importantes del deporte. De hecho, a los 17 años se convirtió en el participante más joven que haya visto el prestigioso torneo Pipeline Masters, pero esa competencia también le cambió la vida.

Surfeando en la plaza Banzai, cerca de donde creció, una ola lo golpeó y terminó con 150 puntos en su cabeza y dos dientes quebrados. El evento inspiró su canción Drink the Water, una tensa narrativa de esta experiencia cercana a la muerte.

Durante su recuperación decidió dejar de competir profesionalmente en el surf y hacerlo solo para entretenerse. También fue ahí cuando decidió que quería tomar una guitarra y hacer canciones por el resto de su vida.

“La idea de hacer música sonó atractiva desde el inicio. Cuando tuve el accidente tuve un giro en mi vida, no hay duda, y eso derivó en que empezara a tocar en más lugares.

”Desde el primer día me sentí muy bien recibiendo cariño del público aunque fuera en un café pequeño y eso fue creciendo hasta este momento en el que le puedo llamar a esto mi carrera”, contó Johnson.

El cantautor se dio a conocer en la escena de la Universidad de California, Santa Barbara, en donde estudió producción audiovisual en los años 90. El cambio de Hawái a California lo golpeó emocionalmente; fue por allí donde encontró a la texana que luego sería su esposa: Kim.

Ella probó ser fundamental para su carrera musical: “Todas mis canciones están inspiradas en cosas reales; las canciones de amor son para mi esposa”, contó.

Muchas de esas canciones han sido compuestas como regalo para celebrar un aniversario o una ocasión especial. La canción Angel, por ejemplo, se la escribió a su esposa como regalo de Navidad.

Ascenso

Antes de volverse famoso y vender millones de discos, Jack Johnson se casó con su esposa en el año 2000 y mientras ella se dedicaba a ser maestra de colegio, él se dedicó brevemente a ser el director de fotografía de algunos documentales de surf y de videoclips de bandas como Foo Fighters y Limp Bizkit.

En el 2001 finalmente grabó su álbum Brushfire Fairytales que se volvió platino en Estados Unidos al vender un millón de copias. El éxito en la música lo alcanzó rápido y así su trabajo grabando videos se fue quedando de lado.

Su segundo disco, On and On (2003), lo promocionó con un video en el que Ben Stiller (un fan declarado) cantaba una de sus canciones y ese empujón le ayudó a ser de nuevo platino en Estados Unidos, además de contar con buenas ventas en Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Brasil.

La estocada final la logró con In Between Dreams (2005), el álbum que lo terminó de volver famoso en varios continentes por temas como Better Together. Fue ahí cuando su voz gentil y sus composiciones más dulces empezaron a volverse una marca.

In Between Dreams ha vendido unos 15 millones de copias en todo el mundo, lo que lo coloca como uno de los álbumes mejores vendidos del siglo XXI. El éxito continuó cuando se le pidió la música para la película de Jorge el curioso.

Su siguientes discos, Sleep Through the Static (2008) y To the Sea (2010) fueron grabados en un estudio alimentado de 100% de energía solar.

Comprometido

Al alcanzar la fama, Jack Johnson fundó Johnson Ohana Charitable Foundation, una organización dedicada a apoyar la conservación del ambiente así como el impulso de la educación en música, mezclando perfectamente sus dos grandes intereses.

Durante una de sus giras vivió un terremoto en Osaka, Japón, junto a su esposa y tres hijos, por lo que decidió posponer toda su gira.

Cuando regresó a América, decidió donar $50.000 para ayudar a que la ciudad se recuperara. De la misma forma ha donado cantidades similares cuando huracanes han azotado distintas zonas de Estados Unidos.

En el escenario, Jack Johnson se destaca por su carisma y calidad musical; se le ve tocando canciones solo con su guitarra o con toda su banda. Foto: JackJohnsonMusic.com
En el escenario, Jack Johnson se destaca por su carisma y calidad musical; se le ve tocando canciones solo con su guitarra o con toda su banda. Foto: JackJohnsonMusic.com

Su compromiso con ayudar y hacer del mundo un lugar mejor (y más informado) se extendió a su último disco, All the Light Above It Too (2017), publicado tan solo unos meses después de que Donald Trump llegara a la Casa Blanca.

El Presidente de Estados Unidos es una figura clave en dos de las canciones del disco, Gather y My Mind is For Sale, en la que habla de un político egoísta y de mal carácter que propone construir muros. Esta última fue originada en una conversación con sus hijos, como lo explicó Johnson a Viva.

“Todo empezó con la campaña política. Debimos explicarles a nuestros hijos que esta persona en la televisión, que aspiraba a ser presidente, hablaba de formas con las que no podíamos estar de acuerdo por distintos motivos. Luego, esa persona se volvió el presidente y debimos tener otra conversación al respecto; cuando terminó la plática, empezó la canción”, detalló.

“No diría que es una canción “anti-algo” o “anti-alguien”, porque no me declararía así, pero sí considero que la canción explica muy bien lo que ha dicho esa persona, lo refleja”, agregó Johnson.

En sus conciertos recientes se han escuchado estas canciones así como sus éxitos, por lo que los fanáticos de Costa Rica podrán esperar un repaso por la carrera de Johnson, desde las más esperadas hasta temas que solo los fanáticos más fieles reconocerán.

“Para la banda y para mí lo más importante es mantener al público contento", afirmó Johnson.

"Si me preguntas cómo se siente un concierto mío diría que todas las noches se reúne una banda de amigos que buscar animar al público y alimentarse de esa energía; creo que pueden esperar una presentación bastante animada y que les vamos a dar lo mejor de nosotros”, prometió.

Jack Johnson convocará a miles en Parque Viva. Foto: JackJohnsonMusic.com
Jack Johnson convocará a miles en Parque Viva. Foto: JackJohnsonMusic.com