Arturo Pardo V.. 27 enero
26/1/2018. Tibas, Estadio Ricardo Saprissa. Concierto de Ricardo Arjona en el pais. foto jeffrey zamora
26/1/2018. Tibas, Estadio Ricardo Saprissa. Concierto de Ricardo Arjona en el pais. foto jeffrey zamora

Uno conscientemente puede decidir no prestarles atención alguna a las letras de Arjona. Con líneas que dicen: “Nosotros con el machismo, ustedes al feminismo y al final la historia termina en par”, es mejor no arriesgarse a oír o leer más. ¿Para qué?

En concierto, sus intervenciones entre una canción y otra son complacientes y oportunistas, pero a fin de cuentas funcionan como parte de la interacción y acercamiento con el público, aparentemente anuente a celebrarle cualquier cosa que emita por su micrófono.

Sin embargo, si se deja de lado la lírica poco original, escrita para pegar en la radio, y sus comentarios calculados, aparece la oportunidad de revisar con detenimiento otros elementos que tienen mucho más valor durante su presentación en directo.

Definitivamente la interpretación grupal es digna de celebrar. Junto al frontman aparecen nueve músicos internacionales de lujo, incluyendo una corista/guitarrista sobresaliente. Los arreglos son muy completos y suenan tallados, especialmente aquellos provenientes del disco Circo Soledad, motivo de la presente gira.

26/1/2018. Tibas, Estadio Ricardo Saprissa. Concierto de Ricardo Arjona en el pais. foto jeffrey zamora
26/1/2018. Tibas, Estadio Ricardo Saprissa. Concierto de Ricardo Arjona en el pais. foto jeffrey zamora

Dicho álbum ofrece una amplia paleta de propuestas, desde una ranchera hasta un par de temas de salsa y otras que, musicalmente, calzan más con el trabajo previo reconocible del autor.

Si bien la voz de Arjona tiene fuerza, energía y consigue afinación, el vocalista canta todas sus piezas igual; es decir, da lo mismo si está sonando un tema bailable o una balada, su intención es idéntica.

Los matices se logran gracias a la energía y espíritu de los multinstrumentistas, que protagonizan también entrepiezas con ritmos como bluegrass, rock y otros de corte más clásicos, aprovechando a ratos una gran dupla de violines y un clarinete.

26/1/2018. Tibas, Estadio Ricardo Saprissa. Concierto de Ricardo Arjona en el pais. foto jeffrey zamora
26/1/2018. Tibas, Estadio Ricardo Saprissa. Concierto de Ricardo Arjona en el pais. foto jeffrey zamora

En directo esta dinámica instrumental se respalda también con una mutación permanente y fluida en tarima. Sobre el escenario siempre hay movimiento: los músicos cambian de posiciones, Arjona se acomoda en diferentes elementos escenográficos, a sus espaldas ocurren actos circenses de verdad, a cargo de profesionales. Inclusive los tramoyistas que mueven y sacan cosas están metidos en personajes de circo.

No hay duda de que lo conceptual que tiene el disco Circo Soledad cobra vida a lo largo de todo el concierto, contagiando con la misma ambientación otros temas viejos y populares del artista.

(Video) Ricardo Arjona - Ella

Absolutamente todo lo que ocurre en tarima está perfectamente cobijado por un juego de luces soberbio, pero principalmente por una sorprendente tarima trasera, que funciona como una especie de telón falso. Cobra vida con realismo, gracias a imágenes, videos y animaciones ajustados a las necesidades de cada pieza. Esto le da también mayor profundidad al espacio y le suma también majestuosidad.

Costumbre

Ricardo Arjona se ubica dentro de un selecto grupo de artistas que logran ser endiosados por unos, aunque vomitivos para otros.

De repente el guatemalteco es rechazado ad portas por líricas como la que se cita más arriba, o por querer calcar a otros artistas latinoamericanos de mejor reputación y carrera que la suya.

(Video) Ricardo Arjona - Señorita. Concierto 2018, Costa Rica

Tan solo su nombre es capaz de generar una animadversión automática o un desagrado prefabricado en cierta población.

Algo equivalente ocurre para quienes son fans. Se les hace natural aceptar como increíble cualquier canción, lírica o hasta foto de su ídolo, independientemente de su calidad crítica.

Desde ambas perspectivas se llega al punto en que se dificulta la tarea de separar a la obra del artista. Se imposibilita desprogramarse del resultado, se aleja la posibilidad de tener apertura para escuchar o, en cambio, la disposición a cuestionar.

Guisella Vargas fue la espectadora elegida por Ricardo Arjona para cantar 'Señora de las cuatro décadas'.

Para bien o para mal, Arjona es de los seres humanos (antes que artista) que consigue polarizar. Desde mi perspectiva, más allá de su nombre y apellido, su espectáculo merece ser apreciado con atención. Sería mezquino no reconocer el trabajo detallado y tan bien logrado de la producción técnica y producción musical de la gira.

Además, de vez en cuando cae bien dejar el odio de lado, especialmente cuando es la respuesta más fácil o popularmente aceptable.

Sobre los teloneros

Para hablar de los artistas que se presentaron antes de Arjona vale la pena detallar que, por cuestiones técnicas, a veces se imposibilita que los artistas teloneros incluyan una banda entera para tocar en directo, por lo que adaptan sus temas a formatos acústicos, simplificados. Suite Doble lo hizo así, en una muy buena presentación, con un sonido muy favorable y en versiones con variaciones en la guitarra, pero siempre muy sentidas.

El argentino Maxi Pardo, en cambio, como decidió acompañarse con una pista, con músicos simulando que tocaban. Se arriesgó a lo peor y lo peor le ocurrió. Por un fallo, su presentación evidenció que lo que ocurría en tarima no era más que una simulación. Qué lamentable y acongojante viajar de tour para dar una presentación así.

EL CONCIERTO

ARTISTA: Ricardo Arjona

INVITADOS: Suite Doble, Maxi Pardo

LUGAR: Estadio Ricardo Saprissa

FECHA: 26 de enero

ORGANIZACIÓN: Primo Entertainment