Jorge Arturo Mora. 31 enero
Carl St. Clair también dirige a la orquesta Pacific Symphony en EEUU. Fotos: Jorge Navarro
Carl St. Clair también dirige a la orquesta Pacific Symphony en EEUU. Fotos: Jorge Navarro

A un año de su 80 aniversario, la Orquesta Sinfónica Nacional presentó su programación para la temporada oficial 2019. Sobre las críticas ante el escaso repertorio contemporáneo, y sus intenciones de mantener cierto tipo de programación y presencia femenina en las futuras temporadas, el director estadounidense Carl St. Clair ofrece su respuesta vía correo electrónico.

–¿Qué significa el programa de este año para el desarrollo del nivel de orquesta?

–Como hemos ofrecido en temporadas anteriores, he programado varios trabajos que la OSN nunca ha realizado o trabajos que no se han realizado en muchos años. Esto ayuda a ampliar el repertorio de la orquesta y también proporciona un espectro más amplio de música para nuestro público fiel.

–¿Por qué decide comenzar el año con el repertorio ruso?

–La temporada pasada, comenzamos con un festival italiano y nuestra orquesta y público realmente disfrutaron de este tipo de comienzo concentrado en nuestra temporada. Entonces, esta próxima temporada seguiremos con esto y comenzaremos con una exploración de dos conciertos de música rusa. Esto no solo contará con favoritos como Sinfonía No. 6, de Tchaikovsky, y Sheherazade, de Rimsky-Korsakov, sino que también contará con obras menos conocidas, pero hermosas como Concierto para Chelo, de Shostakovich y Concierto para Arpa, de Gliere, que también contará con la arpista de la OSN, Ruth Garita.

Gabriela Mora volverá a dirigir la OSN. Foto: Rafael Pacheco
Gabriela Mora volverá a dirigir la OSN. Foto: Rafael Pacheco

–Tenemos una fecha particular para directoras, algo que usted prometió. ¿Qué significa esta particularidad para el desarrollo de la Sinfónica Nacional?

Estoy muy orgulloso de que Gabriela Mora regrese al podio con la OSN en un concierto de temporada oficial, después de su emocionante éxito con el Rito de la Primavera de Stravinsky hace dos temporadas como la primera mujer conductora de Costa Rica en dirigir la orquesta en el Teatro Nacional en la temporada principal. Gabriela dirigirá un programa que presentará música de compositores y solistas femeninas.

–¿Mantendrá la presencia femenina para futuras temporadas?

–Siempre que sea posible, es bueno contar con una oferta más amplia y diversa de directores, solistas y compositores invitados. Esperamos continuar con esto en el futuro.

Concierto del Réquiem Alemán por la OSN en Catedral de Alajuela. Fotos de Diana Méndez
Concierto del Réquiem Alemán por la OSN en Catedral de Alajuela. Fotos de Diana Méndez

–¿Cómo eligió a los directores invitados de esta temporada? Tenemos varios retornos interesantes como el caso de Yoav Talmi en el que la orquesta interpretará una obra de él por primera vez.

–Invito a directores invitados a trabajar con nuestra OSN porque comparten mi filosofía de hacer música y vienen a invertir en nuestra misión para ayudar a la orquesta a seguir creciendo y desarrollándose, tanto musical como técnicamente. Maestros como Nelson, Talmi, Serebrier, Milanov y Mintz son este tipo de músicos. Estoy muy orgulloso de que cada uno de ellos venga.

–Cuando conversamos el año pasado sobre sus cinco años al frente de la Sinfónica, usted reconoció la falta de música contemporánea en el repertorio. En este nuevo programa, no hay gran diferencia en este apartado. ¿Cómo justifica la decisión?

–Con respeto, todo depende de lo que se considere contemporáneo. Por ejemplo, la Sinfonía No. 7 de Shostakovich no es un trabajo nuevo, pero sí lo será para la OSN y para nuestra audiencia. Además, realizaremos un concierto musical completo de compositoras femeninas que será totalmente nuevo para todos e incluirá música a Joan Tower, una compositora viva. Esta próxima temporada también ofreceremos obras de compositores costarricenses en dos conciertos y presentaremos obras de Lauridsen, un compositor estadounidense de reputación internacional.

–Lo mismo ocurre con los compositores nacionales y latinoamericanos. ¿Por qué?

–Estamos sirviendo a nuestros compositores costarricenses de varias maneras. A veces es más importante que los compositores más jóvenes tengan un entorno de tipo taller para escuchar sus obras en lugar de tenerlos de inmediato en el escenario. De esta manera, pueden aprender y desarrollar su oficio y habilidades. Esto, lo hemos hecho en el pasado y lo haremos en el futuro.

–En el futuro, ¿tendrá la orquesta al menos la mitad de su repertorio con música contemporánea?

–No conozco ninguna orquesta internacional que presente este tipo de programación. Entonces no; esto no es algo que pueda ver en nuestro futuro.

–Muchas personas no lo consideran un director proactivo a causa de su preferencia por el repertorio clásico. ¿Qué piensa usted al respecto?

–Si por “proactivo” te refieres a la programación de música contemporánea, supongo que ese podría ser el caso. Me gustaría señalar que la próxima temporada, he programado más de 20 trabajos que la OSN nunca ha realizado o no ha realizado al menos desde el 2000, lo que está tan lejos como lo muestran los registros actuales. No estoy seguro de cómo podría ver esto, pero me parece bastante “proactivo”.

–¿Qué parte del programa de este año lo emociona más?

–Presentamos nuevos programas ingeniosos a nuestra audiencia, y nuestra lista de directores invitados y solistas son figuras aclamadas internacionalmente. Siempre me siento orgulloso cuando podemos presentar a nuestros músicos orquestales como solistas y también para que una directora costarricense regrese al Teatro Nacional.

Carl St. Clair cumplió un lustro al frente de la Sinfónica Nacional. Fotos: Jorge Navarro
Carl St. Clair cumplió un lustro al frente de la Sinfónica Nacional. Fotos: Jorge Navarro