Jessica Rojas Ch.. 12 enero

Es 1999. La fiebre por la música pop de las bandas juveniles estaba en su punto más alto con agrupaciones como Backstreet Boys, Hanson, *NSYNC, Destiny’s Child o Spice Girls; chicos y chicas que bailaban coreografías pegajosas al ritmo de sus canciones –hechas para conquistar a las masas– nos preparaban para el nuevo milenio, pero faltaba algo... o alguien.

El 12 de enero de ese año, con un sencillo que desde finales de 1998 fue éxito rotundo en radios y listas de popularidad, aparecieron Britney Spears y su disco ...Baby One More Time. La jovencita de apenas 18 años irrumpió en la escena con un conglomerado de canciones de tintes pop y románticos que rápidamente encantaron no solo por su voz, sino también porque su imagen era la de la típica chica de al lado.

La receta era perfecta, había talento, ímpetu, juventud y belleza; pero hacía falta la experiencia. En el planeamiento para que ...Baby One More Time se convirtiera en uno de los álbumes más importantes para la industria hubo dos responsables: el estadounidense Eric Foster White y el sueco Max Martin.

Ambos productores tenían la experiencia comprobada. Los dos comparten el título de ser los encargados del éxito de Backstreet Boys y entonces encontraron una joya que venía de la escuela del Mickey Mouse Club como también lo hicieron Christina Aguilera, Justin Timberlake y Ryan Gosling.

Portada para Latinoamérica del disco '...Baby One More Time' de Britney Spears. Archivo
Portada para Latinoamérica del disco '...Baby One More Time' de Britney Spears. Archivo

Las letras de las canciones del álbum –y por las que rápidamente impactaron en la audiencia joven– eran más bien sencillas, pero se ajustaban al pensamiento de los chicos. El enamoramiento, las rupturas del corazón, los problemas de la adolescencia; todo estaba presente en las piezas que se aderezaron con el género musical más llamativo del momento, al menos en temas de consumo popular.

Según los registros de la revista especializada Billboard, ...Baby One More Time debutó en la semana del 30 de enero de 1999 en la posición número uno de la lista Billboard 200, se mantuvo en el lugar de privilegio por dos semanas a donde volvió en diferentes ocasiones. En el conteo general se mantuvo durante 32 semanas y 50 semanas en los 10 primeros lugares de la revista.

Primer hit

Billboard afirma que, con ...Baby One More Time, Britney Spears creó el pop millennial una declaración tan contundente como lo es el riff de piano que sirve de introducción para el reconocido “Oh, baby, baby”, donde la cantante hace una descarga de su calidad vocal.

Sí, la presentación oficial en sociedad de Britney fue impactante. La lírica era sombría, mostraba el arrepentimiento y la soledad que siente una jovencita al perder al "amor de su vida", mientras que el video que la acompañó (idea de la artista) también se acercaba a los adolescentes con una trama básica del amor y la vida en la secundaria.

Con su sello teen pop dance por todos los costados, la canción fue nominada a los premios Grammy en la categoría de mejor interpretación vocal femenina, pero perdió ante Genie in a Bottle, de Christina Aguilera. Esta situación avivó aún más los rumores de rivalidad entre ambas artistas.

Exitoso

Según reseñó la revista Viva de La Nación en aquel 1999, el disco debut de Britney fue un éxito desde su lanzamiento.

“Las melodías de este primer disco se encierran principalmente en los estilos de música pop (...Baby One More Time, You Drive me Crazy, I Will be There, Deep in my Heart, Thinkin About you, The Beat Goes On) y balada-pop (Sometimes, Born to Make You Happy, From the Bottom of my Broken Heart, I Will Still Love You, E-Mail My Heart). Por su parte, Soda Pop coquetea con el reggae tipo neoyorquino”, fue parte de la descripción de la nota sobre el álbum que en ese momento era distribuido en Costa Rica por Dideca y costaba ¢4.300.

En sus canciones el disco presentaba dance moderadamente lento, balada eurodance, pop dancehall, balada teen pop y hasta algo de bossa nova con trip hop.

Pero a pesar del éxito comercial, la producción también generó críticas negativas. “Las baladas de su debut evocan lo peor de Debbie Gibson, incluso cuando Spears imita los gestos de su heroína Mariah Carey. Mientras que varias canciones sirven como ganchos carnosos, los cochecitos descarados, como E-Mail My Heart, son puramente spam”, escribió Barry Walters para la revista Rolling Stone.

En el 2003, durante su participación con Madonna en los MTV Video Music Awards, Britney y la reina del pop cautivaron con este controversial beso. Foto: AP/Archivo.
En el 2003, durante su participación con Madonna en los MTV Video Music Awards, Britney y la reina del pop cautivaron con este controversial beso. Foto: AP/Archivo.

...Baby One More Time le generó a Spears un posicionamiento en la industria, tanto así que el año 1999 fue de grandes noticias para la cantante con respecto al reconocimiento del medio gracias a nominaciones en premios como los MTV European Music, Billboards, American Music Awards, Grammy, MuchMusic Video Awards y Juno Awards.

Años después

La carrera de la que en ese momento fue catalogada como la princesa del pop (heredera de la reina Madonna), iba viento en popa.

Luego de ...Baby One More Time Britney repitió el éxito con Oops!... I Did It Again (2000) y a partir de ese momento, la artista se convirtió en todo un ícono de la cultura pop, no solo por su música, sino también por los escándalos que más adelante vendrían.

Los excesos y problemas personales estuvieron presentes en la vida de la cantante. El noviazgo de ensueño que tuvo con Justin Timberlake puso a Britney aún más en el ojo público, pero al final no fue para bien.

Luego de haber terminado la relación, Justin comentó en una entrevista que él había sido el primer hombre con el cual Spears había tenido sexo. La intérprete tomó esto como una traición a su confianza y comenzaron los dimes y diretes.

Para el 2004, Britney se casó con un amigo de la infancia en Las Vegas, pero el matrimonio fue anulado. Su segunda boda fue con el bailarín Kevin Federline, quien es el padre de sus dos hijos, pero el enlace también se terminó.

Ahí comenzó la decaída de Britney. Por sus locuras, fiestas sin límites, ingreso a clínicas de rehabilitación y comportamientos erráticos; se le quitó la custodia de sus hijos.

En el 2007 la artista cortó totalmente su icónica cabellera rubia y sumó más escándalos a su vida. Foto: Archivo.
En el 2007 la artista cortó totalmente su icónica cabellera rubia y sumó más escándalos a su vida. Foto: Archivo.

El inolvidable año 2007 fue el más duro para la artista. No se puede pasar por alto el episodio donde Britney cortó su icónica cabellera rubia hasta quedarse calva, tal vez en una desesperada intención de llamar la atención y pedir ayuda. Incluso, durante esta etapa, la intérprete visitó nuestro país en busca de un poco de paz.

Antes también tuvo una bochornosa presentación en la gala de los premios MTV donde la crítica la señaló por su apariencia física en mal estado.

En fin, entre altos y bajos, excesos y glorias, Britney ha sabido mantenerse en el ojo público durante estos 20 años de trayectoria artística. Es casi imposible pensar en el pop sin la imagen angelical de aquella chiquilla que conquistó los titulares con un disco que entendía lo difícil de ser adolescente.