Jessica Rojas Ch.. 20 agosto
Rut tiene 28 años y es la menor de la familia. Pacho tiene 30, es el hijo del medio y el único hijo hombre. En casa de los Ortiz la música siempre ha estado presente. Foto: Albert Marín.
Rut tiene 28 años y es la menor de la familia. Pacho tiene 30, es el hijo del medio y el único hijo hombre. En casa de los Ortiz la música siempre ha estado presente. Foto: Albert Marín.

Dos hermanos que conquistan la tarima, que ponen fuego y emoción con su música pop urbana y que hoy se están convirtiendo en favoritos del público tico joven. Pacho & Gia irrumpieron en la escena nacional hace poco más de un año cuando fueron los teloneros en un concierto de la boy band CNCO; pero su historia comenzó muchos más años atrás.

Con un trabajo arduo y constante, sumado a la buena relación que tienen como hermanos, los jóvenes de 30 y 28 años han sabido cumplir el sueño que tenían desde pequeños. Actualmente han publicado los sencillos En Marte (a dúo con Luisga de Los Ajenos), Wow, Te presento a mi novio, Desvelo y Taggéame, esta última en colaboración con los también artistas nacionales Pranz y Avi. El dúo está listo para presentar una nueva canción en los próximos días que se titulará Esto es Costa Rica.

El debut con CNCO fue en marzo del 2018; unas semanas antes los hermanos habían grabado su primera canción, ambos coinciden que ese fue el momento en que se percataron realmente de la carrera artística que estaban empezando a labrar, a pesar de que desde antes ya habían trabajado en sus proyectos por separado.

La combinación de personalidades, de gustos y de estilos es lo que hace que este dúo presente una propuesta con variedad de colores y sonidos en sus canciones. Pacho es más urbano, mientras que el amor por el pop que siente Gia le da ese toque especial a la propuesta. Las diferencias son las que suman en el dúo.

“Somos muy diferentes, como hermanos no afecta tanto porque si ella quiere ver una película de comedia y a mí no me gusta, simplemente me voy. Pero en el proyecto debe de existir un balance y para lograrlo lo discutimos y lo trabajamos en equipo”, explicó Pacho.

El cantante se define como controlador y algo despistado mientras que la artista es el cable a tierra, ella es la organizada.

“En la parte creativa nos va muy bien porque definimos nuestros estilos de buena manera. Mi hermano por ser más urbano puede ser más arriesgado a nivel de letras, pero modificamos ciertas cosas; en mi caso soy mucho más romántica y llego bajando el cielo en las canciones, pero él me pone en perspectiva”, agregó Gia.

Aunque deben definirse para presentar su trabajo, los hermanos aseguran que quieren dejar de lado las etiquetas de los géneros, así es como en su propuesta ya han presentado diferentes guiños musicales.

Gia es la parte más romántica del dúo gracias a la pasión que siente por la música pop. Ella es pura energía en el escenario. Foto: Albert Marín.
Gia es la parte más romántica del dúo gracias a la pasión que siente por la música pop. Ella es pura energía en el escenario. Foto: Albert Marín.

“El género que hemos buscado viaja entre diferentes sonidos. El reguetón se ha prostituido mucho, se ha etiquetado como denigrante o vulgar, pero nosotros queremos mostrar que se puede realizar un producto bien hecho con un contenido que la gente no deteste”, explicó Gia.

“Hemos hecho canciones con el beat del reguetón, pero por ejemplo Taggéame se sale un poco de la norma, lo mismo pasó con Te presento a mi novio que es un cumbiatón. Poco a poco vamos mostrando nuestra cara”, agregó Pacho.

Siempre apasionados

La vida de Pablo y Rut Ortiz siempre ha estado relacionada con la música. Desde pequeños aprendieron a tocar instrumentos como la guitarra y el piano gracias a las enseñanzas de sus papás; con el paso del tiempo él se decantó por los géneros urbanos mientras que ella se enamoró del pop luego de estudiar a fondo la música clásica.

Pacho jugaba fútbol de manera profesional cuando era adolescente, eso lo llevó a dejar de lado sus estudios en el Conservatorio Castella, donde se había especializado en guitarra. Cuando fue llamado a jugar en la Selección Nacional optó por el deporte y siguió sus estudios académicos de forma privada.

Para ese momento ya Gia también había preparado su carrera musical, también en el Castella. Ella sí terminó sus estudios secundarios en la institución y fue el piano el instrumento que escogió.

Pacho dejó el fútbol y se enamoró de la música, el mundo urbano lo ubicó en giras internacionales con raperos, además de probar suerte con colaboraciones con otros artistas nacionales. Entre tanto, Gia poco a poco fue seducida por la música pop de divas como Taylor Swift y tenía un video blog en YouTube, donde presentaba sus canciones originales y también covers.

El momento de trabajar juntos llegó casi de manera natural. En su proyecto personal Pacho se presentaba en vivo y su hermana le hacía coros, así que se conocían a la perfección sobre tarima.

Cierto día le ofrecieron a Pacho ser parte de un grupo, pero él pensó en que no había mejor persona para trabajar en conjunto que su hermana. “Ahora pienso que si estuviera con otra persona que no fuera ella de seguro tiro todo para arriba porque soy muy posesivo”, comentó entre risas el cantante.

En la actualidad aprovechan al máximo la buena fórmula, el complemento que son y lo aplican en escena. Él es mucho más “tranquilo” en cuanto al baile, pero hace un gran esfuerzo por seguirle el ritmo a su hermana que es toda energía en ese aspecto. Ella por su parte está trabajando en el contacto más directo con el público, algo en lo que Pacho destaca.

30/07/2019. GNMedios. Pacho es lo urbano, lo directo, el rap y la intensidad en el dúo. También es guitarrista y toca el bajo. Foto: Albert Marín.
30/07/2019. GNMedios. Pacho es lo urbano, lo directo, el rap y la intensidad en el dúo. También es guitarrista y toca el bajo. Foto: Albert Marín.

Su trabajo los ha llevado a ser tomados en cuenta por grandes producciones internacionales en el país, como pasó recientemente en el concierto de Daddy Yankee, donde fueron parte del festival de música nacional que se llevó a cabo previo al show del puertorriqueño. Esa ha sido una de sus grandes satisfacciones por el deber cumplido.

Próximamente serán los invitados del recital de los mexicanos Jesse & Joy y siguen trabajando en más producciones y grandes sorpresas para el público nacional. Oacho & Gia llegaron a la escena tica para dejar huella, para sobresalir, su trabajo lo confirma y su pasión los hace seguir buscando nuevas barreras para derribar.