Lo más difícil de los tintes es lograr que su intensidad se mantenga intacta. Utilizar productos especiales y evitar el agua de mar o clorada, ayudarán a tener un tono vibrante

Por: Irene Traube G. 1 julio, 2015
El cabello teñido tiende a ser más sensible, por lo que es importante aplicar protectores térmicos antes de secarlo o alisarlo con algún aparato eléctrico.
El cabello teñido tiende a ser más sensible, por lo que es importante aplicar protectores térmicos antes de secarlo o alisarlo con algún aparato eléctrico.

Rojo, chocolate, rubio, negro, rosado, celeste o lila, no importa cuál sea el tono que eligió, usted siempre quiere que el nuevo color de su cabello se mantenga tan intenso como el día en que se lo tiñe. Conservar intacto el tono es difícil, pero no imposible. La clave está en el mantenimiento y los cuidados que se le brinden.

Ahora hay tratamientos que ayudan a intensificar el color y que se aplican inmediatamente después del tinte. Estos ‘amarran’ y refuerzan el color, según explicó Roberto Villafuerte, estilista de Rov Studio.

Otra opción es utilizar mascarillas de color, las cuales se pueden aplicar una vez a la semana. Estas también refuerzan el tono e hidratan la hebra, según dijo Jorge Luis Rizo, de Truccare Salón & Spa.

Estos productos son aplicados en los salones de belleza, aunque también es posible adquirirlos en tiendas especializadas de belleza para usarlos en la casa.

Utilizar un champú y un acondicionador específicos para cabello teñido es una medida esencial para alargar la ‘vida útil’ del tinte, ya que protegen el cabello y sellan el color para que no se lave. Algunos, incluso, aportan pigmentos de color, añadió Rizo.

El agua clorada de las piscinas y la sal del agua del mar afectan los tintes. Por eso, antes de meterse a la piscina o al mar, es aconsejable colocarse algún producto para proteger la hebra, tal como mascarillas para cabellos teñidos. Además, es recomendable lavar inmediatamente el cabello para eliminar el cloro o la sal.

Como el pelo teñido es más frágil, pues tiende a deshidratarse más fácilmente, Rizo aconseja utilizar siempre un protector térmico antes de secarlo o alisarlo con plancha.

Reavivar el tono. Retocar el color es parte fundamental del mantenimiento del cabello. Por lo general, este procedimiento debe llevarse a cabo cada mes y medio, cuando el crecimiento del pelo es evidente.

Para no tener que teñir toda la cabellera, lo aconsejable es hacer solo un retoque en la raíz. Por eso, para intensificar el tono a lo largo de todo el cabello, Rizo sugiere hacer un ‘baño de color’, el cual hidrata y aporta pigmentos.

Sin ebmargo, conservar intacto el color es lo más difícil, pero no es algo imposible. La clave está en el mantenimiento y los cuidados que se le brinden.

Etiquetado como: