Alexánder Sánchez, Yuri Lorena Jiménez. 9 julio
Sin ningún tipo de complejo, la modelo Daniella Álvarez ha mostrado sus piernas en su perfil de Instagram. Foto tomada de Instagram
Sin ningún tipo de complejo, la modelo Daniella Álvarez ha mostrado sus piernas en su perfil de Instagram. Foto tomada de Instagram

La modelo Daniella Álvarez, ex-Miss Colombia 2011, sufrió la amputación de su pierna izquierda hace un par de semanas. Sin embargo, irradiando positivismo, se tiró a pista y bailó merengue sin su extremidad.

A través de su cuenta de Instagram, Álvarez sorprendió a sus seguidores con un video en el que aparece bailando con Ricky, su hermano.

“Poniéndole swing a la vida con mi parejo favorito. No importan las dificultades! Debemos ser resilientes en la vida!!”, se lee en el mensaje que acompaña el video, que ya suma más de 4 millones de reproducciones.

“¡Dios mío! Cuánta fuerza, cuánto amor por la vida tienes. Siento demasiada admiración por vos”, escribió uno de sus 2.5 millones de seguidores en la red social.

“La guerrera más hermosa que existe”, expresó otro de sus fans.

Un camino difícil.

La amputación sufrida por Álvarez fue la culminación de un calvario que se inició hace más de un mes. Como ella misma lo ha reseñado en su cuenta de Instagram, todo comenzó cuando se detectó una pequeña masa del tamaño de una moneda en la zona del abdomen.

De inmediato acudió a cita médica y se decidió someterla a una cirugía que en principio se presupuestó como “sencilla” pero que no resultó como tal porque el “bulto” estaba adherido a la aorta y ese mismo día tuvieron que intervenirla de nuevo para realizarle una reconstrucción en la arteria, la que también se complicó.

Una tercera cirugía, que pretendía realizarle un injerto había resultado exitoso, pero terminó sufriendo una isquemia (detención o disminución de la circulación de la sangre) que le bloqueó el flujo sanguíneo “desde la parte de mi ombligo hacia abajo hasta mis pies”, dijo Álvarez en un video en el que aparece con la pierna izquierda vendada, y que forma parte de la seguidilla de posts en los que Daniela, pese a su cada vez más grave situación, siguió compartiendo con sus seguidores.

Daniella Álvarez en el mar de Barranquilla, en los tiempos en que era Miss Colombia. Foto: Instagram
Daniella Álvarez en el mar de Barranquilla, en los tiempos en que era Miss Colombia. Foto: Instagram

En una cuarta cirugía se trató de resolver su problema de circulación, pero una vez más, el resultado no fue el esperado y su pie izquierdo estaba seriamente comprometido. Fue entonces cuando tomó la dura decisión de someterse a una amputación para poder utilizar una prótesis con la que tendrá mucha más autonomía que con su pie, que había dejado de ser “funcional”, según explicó a sus seguidores antes de someterse a la última operación, el pasado sábado 13 de junio.

A esas alturas, los mensajes de ánimo y apoyo de millones de seguidores, incluso testimonios de quienes habían pasado (o estaban viviendo) trances similares, se contaban por miles.

Alvarez, antes de ingresar al quirófano escribió: “Hoy te doy gracias Señor, Virgencita, familia y a todos ustedes por estar siempre conmigo. Mi fe, mi tranquilidad y optimismo se lo debo a Dios. He vivido momentos muy difíciles, experimentado los dolores más fuertes que puedan imaginar, ya solo me falta un paso. Vendrán meses difíciles, pero estoy segura que viene lo mejor para mi vida. Oren por mí (...) Yo tomé la decisión entre tener un pie no funcional a tener una opción de una prótesis que me deje volver a bailar champeta, que me deje volver a bailar bachata, que me deje poder correr, montar bicicleta y todas las cosas que me gustan, decidí tener esta cirugía”, dijo la barranquillera de 32 años, soltera y sin hijos, pero quien ha sido apoyada en todo este trance por su exnovio, el actor Lenard Vandera.

Tras despertar de su cirugía, familias y amigos cercanos acompañaron a Daniella en el hospital.Foto: Instagram
Tras despertar de su cirugía, familias y amigos cercanos acompañaron a Daniella en el hospital.Foto: Instagram

Y es que, a juzgar por sus publicaciones, ella se nutrió férreamente de aquella red de contención y, a solo unas horas tras despertarse de su quinta intervención, compartió la primera fotografía, ya sin su extremidad, en la que posa para la cámara acompañada de su familia y con una amplia sonrisa.

“Quiero compartir con ustedes mi nueva versión. Amo mi cuerpo igual que antes. Estoy feliz de estar aquí en este mundo para superar todos los retos que vienen en mi nueva vida. Sé que de la mano de Dios todo lo lograré”, afirmó en Instagram.

“Pies, para qué los quiero, si tengo alas para volar. ¡Vamos para adelante!”, añadió con un optimismo desbordado.