Priscilla Gómez. 19 mayo, 2018

El mundo entero pudo escuchar cómo la pareja conformada por el príncipe Harry y la exactriz Meghan Markle daban el "sí" mientras el coro góspel The Kingdom Choir cantaba el clásico de Ben E. King, Stand By Me. Sin duda, fue uno de los momentos más memorables y emotivos de la boda real que se realizó el sabado 19 de mayo.

La canción fue compuesta por King en 1961, con la ayuda de Jerry Lieber y Mike Stoller, y se basó en la canción Lord Stand By Me del grupo de góspel, The Staples Singers, que la grabó en 1955.

Esta fue la primera vez que la canción suena en una ceremonia de la realeza británica, dijo El Clarín.

Para muchos de los expertos que observaban la transmisión de la boda real, ese momento es, sin duda, un homenaje a la ascendencia norteamericana de la ahora duquesa Meghan Markle, públicamente comprometida con los movimientos de igualdad de derechos civiles y antirraciales.

El Príncipe Harry de Gran Bretaña, Duque de Sussex besa a su esposa Meghan, Duquesa de Sussex cuando salen de la Puerta Oeste de la Capilla de San Jorge, el Castillo de Windsor. AFP PHOTO / POOL / Danny Lawson
El Príncipe Harry de Gran Bretaña, Duque de Sussex besa a su esposa Meghan, Duquesa de Sussex cuando salen de la Puerta Oeste de la Capilla de San Jorge, el Castillo de Windsor. AFP PHOTO / POOL / Danny Lawson

Según publicó El Observador de Uruguay, la canción ha sido reinterpretada en varias oportunidades, por artistas de renombre. John Lennon, por ejemplo, hizo una famosa versión, mientras que grupos como U2 la han tocado en vivo.

Su mensaje político también ha sido utilizado por proyectos sociales como Playing for Change, cuando en el 2012 organizó un evento masivo de cantantes callejeros en todo el mundo para que la interpretaran.

El Observador también destaca que, en 2015, un mes antes de la muerte de King, Stand By Me fue considerada “cultural, histórica o estéticamente significativa” y fue incluida en el Registro Nacional de Grabación de la Biblioteca del Congreso de EEUU.