Manuel Herrera. 22 junio
"Feliz de conocer nuevos rinconcitos divinos de Costa Rica", escribió Karina Ramos en esta fotografía que compartió en Instagram el fin de semana, desde un hotel de playa en Manuel Antonio. Una publicación en el mismo lugar, pero completamente distinta despertó la controversia. Fotografía: Instagram.

Karina Ramos está en el centro de la controversia como resultado de una publicación que realizó el fin de semana en las historias de su cuenta de Instagram, en la que promocionaba un hotel de playa ubicado en Manuel Antonio, en Quepos de Puntarenas.

La Miss Costa Rica 2014 compartió una serie de videos cortos y algunas fotografías en su perfil de esa red social, al tiempo que promocionaba el Igloo Beach Lodge, uno de los cientos de negocios afectados gravemente por la caída del turismo a consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus.

Una de las publicaciones que hizo la exreina de belleza y actual modelo fuera blanco de duras críticas debido a que mostraba a ella en un primer plano, mientras que al fondo se podía ver a un grupo de cerca de 10 personas que disfrutaban en una piscina, pero que ella asegura que no eran parte de la burbuja social con la que ella visitó dichas instalaciones.

La situación generó todo tipo de comentarios, algunos en tono irrespetuoso, que hicieron que Ramos se convirtiera en tendencia en Twitter durante prácticamente todo el domingo.

Las críticas, en su mayoría, cuestionaban la responsabilidad de los influencers en tiempos de pandemia y de sus actuaciones frente a los llamados constantes de las autoridades de Salud a acatar medidas sanitarias para contener la propagación del covid-19 en Costa Rica, país que alcanzó este lunes 2.277 contagios, 64 más en comparación con la cifra reportada el domingo.

Ante la situación, Ramos aprovechó la misma red social para publicar una aclaración sobre el material compartido en su Instagram, donde mencionó, entre otras cosas, que estaba en el lugar como parte de un proyecto personal que inició a fin de promover negocios locales en sus redes sociales para ayudarlos en su recuperación económica.

La modelo también dijo que la gente que se veía dentro de la piscina o sentada en el borde de la misma, no tenían ninguna relación con ella.

“Esperaba el momento de contarles de este proyecto que me tiene tan emocionada para poder apoyar el turismo y los negocios locales en Costa Rica, pero debido a las circunstancias aquí vengo con la sorpresa antes de lo planeado. Ya hoy terminamos la primera grabación y pronto se los mostraré para que cuando tengamos nuevamente oportunidad de salir podamos apoyar lo local. Lamento que esta situación se haya mal interpretado”, indicó Ramos como descripción de un video en el que dijo que llegó a Manuel Antonio el miércoles pasado.

“Es para ayudar a los pocos negocios de turismo que ya están funcionando. Sabemos que hace unos días cambiaron las restricciones nuevamente y logramos que nos dieran permiso con las reservas para quedarnos hasta el día de hoy (domingo), que fue el último día (de grabaciones)”, comentó Ramos en ese video de casi tres minutos.

Continuó: “El día de ayer (sábado) y antier (viernes) fuimos a grabar a los Igloo y sé que subí unas historias donde se veían unas personas atrás que no andaban conmigo, yo ando con mi burbuja. Yo salí un momento, grabé esa historia y cambiamos de lugar. Había un poco de huéspedes nuevos en el lugar y nos pasamos a las villas donde estamos solos para seguir todos los protocolos del Ministerio de Salud”.

Karina subrayó que el proyecto que la ocupa por estos días lo planeó bajo los lineamientos sanitarios de dicho ministerio, y que nadie contó con un cambio en las restricciones sanitarias que anunció el Gobierno el viernes, dos días después de su llegada a ese sector de Puntarenas.

Igloo Beach Lodge también emitió un comunicado de prensa donde se refirió a la situación, pero sin mencionar a la exreina de belleza.

“Ante la conversación generada en redes sociales en las últimas horas sobre el manejo de medidas sanitarias en nuestro hotel, les comunicamos: nuestro hotel maneja estrictamente el protocolo de higiene y seguridad dictadas por el Ministerio de Salud. Operamos a un 50% y manejamos un control de desinfección estricto”, reza el comunicado.

Asimismo agrega, sin decir un solo nombre, que se están apoyando de algunas figuras de las redes sociales para promocionar el lugar ante la baja afluencia del turismo por el covid-19; sin embargo, asegura la gerencia que siempre han mantenido los protocolos sanitarios para seguridad de todos.

Karina Ramos señaló que el debut del proyecto que, según ella, desarrollaba en ese hotel de playa, se dará en los próximos días, y que además de hoteles, incluye comercios de otras naturalezas como restaurantes.

View this post on Instagram

Aclaratoria

A post shared by Igloo Beach Lodge (@igloobeachlodge) on