Farándula

Príncipe Enrique le pidió permiso a la reina para llamar a su bebé Lilibet

El nombre de la segunda hija de los duques de Sussex tiene un gran significado sentimental, pero expertos afirman que la reina Isabel no estaría tan contenta con el homenaje.

Lilibet Diana, el nombre que el príncipe Enrique y Meghan Markle eligieron para llamar a su bebé recién nacida, se puede interpretar como un dulce homenaje para honrar a la reina Isabel II (bisabuela de la bebé) y la fallecida princesa Diana (la abuela).

De acuerdo con el medio estadounidense Page Six, el príncipe llamó a su abuela para pedirle permiso de ponerle su nombre a su hija. Este nombre es muy significativo en la familia real porque es el apodo cariñoso con el que se conoce a la reina en la intimidad del hogar.

Cuando era pequeña Isabel (Elizabeth, en inglés) no podía pronunciar bien su nombre y en su lugar decía Lilibet. Su abuelo, el rey Jorge V empezó a llamarla así con cariño, la práctica luego se extendió a su padre el rey Jorge VI, su madre la reina Isabel I y su hermana la princesa Margarita.

Años más tarde fue el príncipe Felipe, esposo de Isabel, quien la llamó así de manera cariñosa.

Page Six afirma que Enrique llamó a su abuela por teléfono antes de que la bebé naciera para pedirle el permiso.

Controversia

Enrique y Meghan han sido en los últimos meses el epicentro de un terremoto que ha sacudido fuertemente a la casa real británica. Los vientos se enturbiaron desde que decidieron a inicios del 2020 separarse de sus deberes y derechos como miembros senior de la familia real y continuaron con la incendiaria entrevista que le dieron a Oprah Winfrey en la que denunciaron malos tratos, descuido y hasta esbozos de racismo a lo interno de Buckingham Palace.

Sin embargo, siempre han dejado muy claro que su relación con la reina Isabel sigue siendo fuerte y que la consideran una persona muy importante para ellos. Es por esto que la elección del nombre Lilibet ha llamado tanto la atención, ya sea porque se interprete como un intento de limar asperezas y crear un puente de reconciliación con su familia o, por el contrario, como un golpe directo a la institución monárquica.

Según Page Six, un comentarista de la realeza aseguró que la elección del nombre fue “grosera y degradante”, principalmente porque solo el príncipe Felipe llamaba así a la reina.

Una opinión similar tuvo la comentarista Angelina Levin, del programa Good Morning Britain, quien aseguró la mañana de este lunes 7 de junio que la decisión no fue la correcta. “No después de lo que sucedió, creo que (la reina) está desesperadamente infeliz porque fueron desesperadamente groseros con ella. No creo que sea una buena idea. Creo que es bastante grosero con su majestad la reina”, afirmó.

Con ella está de acuerdo una de las figuras más críticas de los duques de Sussex, nada más y nada menos que el periodista Piers Morgan.

El coeditor del Daily Mail afirmó que llamar a la bebé Lilibet era irónico, dado que la pareja ha pasado semanas “destrozando a la familia real y a la monarquía”.

Morgan dio sus declaraciones en el programa Today, de Australia. “Es bastante irónico, ¿no?. Tienes a esta pareja que ha estado destrozando a la familia real y a la monarquía durante las últimas semanas y le han puesto el nombre de la reina”, expresó.

El comunicador se preguntó si esta decisión era un intento para mejorar la relación de los duques de Sussex con los Windsor. “Tal vez sea su forma de acercarse, como dicen los estadounidenses, a la realeza y querer algún tipo de fin a esta disputa en curso”, agregó.

Por último, Morgan dejó en claro que le desea lo mejor a la familia. “Siempre pienso que cuando nace un nuevo bebé, es grosero poner cualquier sesgo negativo. Les deseo todo lo mejor. Ahora hay cuatro en la familia. Les deseo mucho éxito y una vida larga y feliz”, finalizó.

Jessica Rojas Ch.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.