GDA/El Universal/México. 28 febrero
Meghan Markle en el día de su boda con el príncipe Enrique y su madre Doria Ragland. Foto: AFP
Meghan Markle en el día de su boda con el príncipe Enrique y su madre Doria Ragland. Foto: AFP

Parece que la batalla entre los duques de Sussex y la familia real británica aún no cesa, pues después de que la reina Isabel prohibiera al matrimonio usar la palabra royal para la creación de su marca, se dice que Meghan Markle se siente ofendida por los comentarios en su contra y por la reacción de Buckingham.

De acuerdo con el diario británico Daily Mail, un amigo cercano a la actriz confesó que Meghan se siente hostigada y castigada por el palacio de Buckingham, pues luego de que la reina les prohibiera usar la palabra royal, ellos aceptaron el no emplearla a partir del 31 de marzo, pero manifestaron su inconformidad, y ahora incluso dicen sentirse ofendidos por las acciones de la Corona.

“Meghan dijo que ella y Enrique no tuvieron más remedio que hacer una declaración pública”, dijeron al tabloide. “Dijo que ellos son los que deberían sentirse insultados. Nunca tuvieron la intención de capitalizar la palabra royal, y que fue absurdo insinuar que de alguna manera estaban abusando de sus privilegios”, añadió la fuente.

El príncipe Enrique dejó a su esposa e hijo en Canadá para centrarse en cumplir con los últimos compromisos pactados que tiene con su familia en Escocia, pero se sabe que pronto la familia se reencontrará en Londres, Inglaterra.

Todo parece indicar que hay mucha tensión en la familia real desde que Meghan Markle y el príncipe Harry decidieran abandonar sus deberes como parte de la realeza británica. Foto: AFP
Todo parece indicar que hay mucha tensión en la familia real desde que Meghan Markle y el príncipe Harry decidieran abandonar sus deberes como parte de la realeza británica. Foto: AFP

“Dijo que ella y Enrique continuarán superando los celos y la mezquindad y se concentrarán en sus proyectos y en ser los mejores padres para Archie”, afirmó el informante. Luego, señaló que ella seguirá cuidando a su marido ya que de toda la familia, “él es el más íntegro y leal”.

Del mismo modo, se dice que Meghan piensa que la reina puede estar “bajo presión para hacer esas demandas sobre el cambio de nombre”, porque el príncipe Carlos de Inglaterra es el “favorito (hijo)" de la reina y otros simplemente no pueden lidiar con eso”.

La familia real de Inglaterra se reunirá el próximo 9 de marzo en la abadía de Westminster para el servicio religioso anual de la Commonwealth, a la que se espera también asistan Meghan, Archie y Harry.