Farándula

María Conchita Alonso se niega a la vacuna contra la covid-19 y dice que el ‘MeToo’ es una exageración

En polémicas declaraciones la artista venezolana aseguró que la vacuna sirve para cambiar el ADN de las personas y que a ella sí le gusta que le tiren piropos.

La actriz y cantante María Conchita Alonso siempre ha sido explosiva en su carrera, pero también ha dado de qué hablar en temas fuera de lo artístico. Ahora, en medio de la emergencia por la pandemia del nuevo coronavirus y tras muchas denuncias de mujeres que han sido abusadas por hombres, Alonso levanta la voz para decir que está en contra de la vacuna de la covid-19 y que el movimiento #MeToo es una exageración.

María Conchita Alonso volverá a los escenarios con el espectáculo GranDiosas, una selección de cantantes que incluye a Alonso, Dulce, Karina y Jeanette; todas representantes de la música romántica femenina. La intérprete habló en México sobre su participación en el concierto que se presentará en tierra azteca el 27 de marzo, pero también aprovechó los micrófonos para expresar sus pensamientos sobre temas actuales.

De acuerdo con el periódico El Universal de México, María Conchita contrajo la covid-19 en diciembre y pese a eso, sigue firme en su posición de no vacunarse en contra de la enfermedad.

“Los que se vacunan que hagan lo que se les dé la gana con su cuerpo, yo no pienso hacerlo porque te van a cambiar el ADN. Yo nunca me he puesto vacunas para la gripe, jamás; en realidad pienso que nos están usando como conejillos de indias, porque es imposible que en menos de un año tengan ya una vacuna que se haya demostrado que funciona, que sirve, que va a curar”, dijo en entrevista con El Universal.

María Conchita explicó que al principio de la pandemia estuvo acompañada de su amigo Enrique Divine, cantante de origen venezolano con quien la pasó muy bien hasta que comenzaron a ver noticias.

“Es lo que querían, plantar el terror en uno para luego poder controlarte. Cuando veo todo eso de inmediato digo: ‘Tengo que hacerme una prueba’. Llamo a mi doctor y me pregunta que si me siento mal, le contesto que no y me responde: -‘Tienes el virus, pero no te sientes mal, es como decir, tengo un catarro enorme pero estoy bien, eso es absurdo’-”.

Entonces su médico le recomendó que viviera su vida, riera y que fuera feliz, además que no cayera en la paranoia, porque no era fácil que se contagiara del virus por un abrazo.

”Me tranquilizó tanto que yo no he vuelto a ver las noticias por la televisión desde finales de marzo. No las quiero ver, no me interesan, hay mucha mentira que dicen y yo no voy aceptar que este sea el nuevo mundo que quieren que vivamos, no lo acepto hoy y no lo aceptaré nunca”, expresó la artista.

La cantante aclaró, eso sí, que esto no quiere decir que no acatará las normas de seguridad, tales como el uso de cubrebocas y la sana distancia.

“Hay gente que piensa de una forma, es muy respetable, pero yo exijo que se me respete mi forma de pensar porque yo respeto la de los demás. Cada quien tiene derecho de hacer con su cuerpo lo que le viene en gana y pensar como le dé la gana. Tengo amigas y amigos que se la han puesto (la vacuna), chévere, si eso los hace feliz y sentirse bien perfecto, yo no tengo ningún problema; yo estoy tomando una pastilla una vez a la semana (hidroxicloroquina), creo que es África donde el porcentaje de fallecidos es muy poco y eso se debe a que llevan por años tomado este medicamento por la malaria; que me cae mal, que no me siento bien, pues dejo de tomarlo y ya, pero una vacuna queda de por vida en mi cuerpo”.

#MeToo

En otros temas, la cantante afirmó que aunque en su repertorio cuenta con temas de desamor, no se considera un ejemplo de empoderamiento femenino. Más bien afirma que está en contra de las denuncias de acoso que han hecho eco por medio del movimiento #MeToo.

En una conferencia de prensa en México, María Conchita se mostró en contra de las fuerzas feministas.

“Yo no voy a cambiar mi forma de ser por un grupo de mujeres que son menos y que en realidad hablan mucho. A mí que me sigan lanzando piropos. Si me dicen un piropo que es grosero, lo que siempre he dicho: -‘lo mandó a callar y se acabó’- porque es la naturaleza del hombre decir cosas bonitas o cosas a veces pasadas de tono, pero entonces está la mujer para pararlo, no para demandar. A mí que me sigan lanzando flores”, afirmó.

“Lo del #MeToo a mí me parece que es exagerado. A mí me encanta que un hombre me lance piropos y hoy en día no pueden lanzar piropos porque los pueden demandar, entonces es una exageración para mí. Critican a alguien o dicen que alguien les hizo tal cosa, pero sin embargo siguen trabajando con esa persona, eso yo no lo entiendo”, opinó la cantante.

“Todo en la vida tiene que ir en medio, no te puedes exagerar e irte de un lado o de otro, no solamente existe el blanco y el negro, existe el gris. Entonces horrible, ahora tener que pensar lo que uno va a decir porque si no metes la pata y puedes herir a no sé quién, a no sé cuántos”, finalizó.

Jessica Rojas Ch.

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.