Farándula

Los desplantes de la reina Letizia con la familia real española

Que Leticia impidiera que su suegra, la reina Sofía, se tomara una foto con sus nietas, es el último de una serie de encontronazos con la realeza española

En el 2003, la familia real española anunciaba el compromiso entre Letizia –vestida en una traje blanco de Armani– y el actual rey Felipe VI. Ese día, mientras ella hablaba de cómo "se iba a “integrar y dedicar a su nueva vida” su prometido intentó hablar, mas ella tomándole del brazo espetó: '¡Déjame terminar!'.

Ese momento marcaría lo que hasta hoy asistentes y medios de comunicación han dicho de la esposa de Felipe VI: una mujer con un carácter muy fuerte, que dejó su profesión de periodista para convertirse primero en la princesa de Asturias y luego en la actual reina de España.

Sin embargo, ese '¡Déjeme terminar! de Letizia hacia su esposo no llamó tanto la atención, porque lo que ella quería decir era que estaba muy agradecida con los reyes por su apoyo, pero principalmente con doña Sofía, quien le había ayudado y enseñado el camino que debía seguir.

Han pasado 15 años desde entonces y parece que las cosas han cambiado. El 1.° de abril la Familia Real española asistió a la misa de Pascua en la catedral de Palma de Mallorca, y lo que ahí sucedió le ha dado la vuelta al mundo: un video muestra cómo Letizia le impide a su suegra tomarse una fotografía con sus nietas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, en un tenso e incómodo momento.

En el video también quedó registrado cómo Leonor quita bruscamente la mano de su abuela, mientras Letizia la acaricia.

Aunque para muchos, esta situación sorprendió al mundo, lo cierto es que desde que Letizia se casó con Felipe, han sido varios los desplantes que han marcado la relación de la actual reina de España con su familia real española.

Una abuela que no puede ver a sus nietas... aunque viven a un kilómetro de distancia

Pese a que la reina Letizia y la reina Emérita, Sofía, residen en el palacio de La Zarzuela, a un kilómetro de distancia, es mínimo el contacto de su abuela con sus nietas. Es sabido que cuando la reina y su esposo viajan, ella llama a su madre, Paloma Rocasolano, para que se haga cargo de las chicas, algo que ha herido a doña Sofía.

El diario El Español contó que en una oportunidad, la reina Sofía manifestó su pesar durante una reunión en Grecia. “Casi no me dejan verlas. Sin embargo, la madre de Letizia se pasa allí el día”, reclamó.

Siempre se ha informado que Sofía ama profundamente a todos sus nietos, y que lamenta no poder ver mucho a la princesa Leonor y a la infanta Sofía. Según El País de España, la férrea disciplina que Letizia impone a sus hijas complica las visitas. Al parecer la presencia de la abuela podría interferir en la rutina de las niñas.

El Español recordó que en el 2015, la reina Emérita le solicitó a uno de sus empleados “que le avisara cuando las niñas montaban a caballo para ir a verlas”. Cuando Letizia se enteró de ello, amenazó al colaborador de despedirle si llegaba a avisar algo; según ella quería que sus pequeñas “disfrutarán tranquilamente de la hípica”.

Una famosa anécdota que medios españoles han reproducido tiene que ver con confites de anís. Parece que Sofía es fanática de esos caramelos, por lo que siempre los lleva con ella para repartirlos a sus nietos. Esa acción de su suegra molestaba mucho a Letizia, quien es conocida por su rigurosidad en el tema de alimentación de sus hijas.

Incluso, en setiembre el diario español El Mundo anunciaba que la reina Letizia había intervenido en el menú del comedor del colegio de sus hijas; su intención era hacerlo más saludable. Muchos padres que tienen a sus hijos en ese centro educativo se quejaron porque gracias a las sugerencias de la reina de España, los precios por los alimentos habían aumentado.

El Mundo también reseñó cómo la reina Sofía estaba impresionada al ver a su nieta Leonor insistirle a su hermana Sofía que tenía que comer verduras ”porque tienen antioxidantes”.

Medios de todo el mundo también han hecho eco de la obsesión de Letizia por la comida; incluso, se rumora que Letizia podría padecer anorexia, al mostrarse extremadamente delgada en los eventos públicos a los que acude.

El desquite de Letizia con su cuñada

Los medios de comunicación españoles siempre han reflejado en sus páginas y secciones rosa las discordias de Letizia con sus cuñadas, las infantas Cristina y Elena; ellas, desde un inicio, la rechazaron, al igual que su suegro, el rey Emérito Juan Carlos.

Bastaron dos años desde que doña Letizia se unió a la familia real para que ella pudiera “desquitarse” de una de sus detractoras.

En el 2005, cuando se iba a celebrar el bautizo de Irene Urdangarin, hija de Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarin, ella solicitó hospedar a sus suegros en el palacio de La Zarzuela.

Según medios españoles, doña Letizia se excusó en la recta final de su primer embarazo para decir que no se sentía bien y que los suegros de su cuñada no se podían quedar en su casa, aunque la propiedad consta de 1.800 metros cuadrados, esto porque ella “no estaba en disposición de tener visitas”.

Las cámaras también han mostrado cómo Letizia evade e ignora a sus cuñadas cuando asisten juntas a actividades de la realeza.

Un esposo ignorado

Un video mostró, en el 2014, como Letizia, de 45 años, ignoró a su esposo, quien estaba en camino a su proclamación.

Quienes hoy son reyes se dirigían a la Zarzuela junto con sus hijas. Cuando ella y las pequeñas salieron, Felipe VI abrió la puerta del vehículo para que su esposa le acompañara.

Las imágenes muestran cómo Letizia prefirió dejarlo plantado para irse con sus hijas en el carro que estaba dispuesto para ellas.

En ese momento, el todavía príncipe de Asturias, quedó pasmado por unos instantes sin saber qué hacer... poco después la princesa de Asturias se salió del carro en el que estaba con las niñas y se fue a acompañar a su marido.

Letizia abucheada

Luego del incidente del domingo, a la salida de la misa de Pascua, Letizia fue abucheada la mañana de este 5 de abril al salir de una actividad en la que se habló acerca del tratamiento informativo de la discapacidad en las redes sociales, celebrado en Madrid.

A su salida, un grupo de personas se manifestaron, silbándole, a raíz de la tensa escena que protagonizó cuando salía junto a la familia real de la catedral de Palma de Mallorca, el domingo.

El Mundo de España dice que varios periodistas quisieron conversar con la consorte, para saber cómo estaba; sin embargo, ella se limitó a saludar con la mano.

Cuando ingresó a su vehículo una joven le gritó “fuera, antipática, floja”. Cuando medios se acercaron a la mujer para preguntarle la razón de sus palabras, ella dijo: “Hubiera querido que la Reina dijese: ’Gracias a todos los españoles por dar de comer a toda su familia”. También la llamó “maleducada por lo que le ha hecho a su suegra”, refiriéndose al incidente del sábado en el que Letizia obstaculizó la foto que Sofía quería tomarse con sus nietas.

"La reina Letizia está preocupada y desolada"

Imma Aguilar, amiga de la reina desde 1999 cuando se conocieron trabajando en el noticiero CNN+, reveló al programa El círculo de Telemadrid cómo se siente Letizia tras la polémica alrededor de su comportamiento con su suegra.

Por teléfono doña Letizia le dijo a su amiga que estaba "desolada".

“Yo creo que son las imágenes de una madre preocupada por la imagen de sus hijas. He hablado hace un rato con la reina Letizia y está preocupada y bastante desolada por esta situación. Ella está muy comprometida con el cuidado de sus hijas, con la protección de su imagen, le preocupa quién les hace fotos, le preocupa dónde salen, quién se les acerca... Es una reacción muy de madre”, detalló Aguilar en el programa.

Ella agregó: “Ha sido una tontería, no es un tema grave ni ha pasado nada. Simplemente es un gesto natural. Ella no es una persona que haya sido educada desde el origen para tener determinado comportamiento público. Es una persona muy comprometida con su trabajo, con su profesión, con el papel que desempeña y, como madre, con sus hijas. (...) Se ha sentido afectada, está preocupada y dolida”.

Hasta ahora, la Casa Real no se ha manifestado al respecto.

Fernanda Matarrita Chaves

Fernanda Matarrita Chaves

Periodista y Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Latina de Costa Rica.