Jessica Rojas Ch.. 6 abril

El compositor español Joaquín Sabina se dejó ver este domingo 5 de abril mientras se sumaba a los aplausos en tributo a los trabajadores de la salud de España que enfrentan la emergencia por el coronavirus.

Sabina, de 71 años, se asomó al balcón de su casa ubicada en la plaza madrileña Tirso de Molina y junto a su pareja Jimena de Coronado aplaudió a los servicios de salud, como se hace todas las tardes en dicha localidad.

La imagen de Sabina en su balcón llena de emoción a sus seguidores ya que se le ve muy recuperado tras la aparatosa caída que sufrió en febrero durante un concierto que realizaba en Madrid junto a su amigo y colega Joan Manuel Serrat. El espectáculo era parte de la gira internacional que estaban realizando los amigos y que se tituló No hay dos sin tres, este recorrido los llevó a presentar sus canciones en países como México y España; pero también estuvieron en Costa Rica en diciembre del año anterior.

La caída que sufrió Sabina en Madrid fue desde una altura de dos metros. Tras el accidente, Joaquín fue sacado en camilla del lugar, pero a los pocos minutos regresó al escenario en una silla de ruedas para ofrecerle disculpas al público y confirmar que agendarían una nueva fecha para completar el concierto.

Al artista lo llevaron después a un hospital en Madrid donde estuvo seis días en cuidados intensivos, ya que fue sometido a una cirugía para extraerle un hematoma intercraneal.

En la imagen que circula en Internet y que han replicado medios internacionales como el diario El País de España y la revista Marca, se ve al Genio de Úbeda con un cabestrillo que sostiene su brazo derecho.

El autor de canciones como Calle Melancolía o Y sin embargo acumula incidentes en directo en su ciudad: en 2014 acortó una actuación por una indisposición y en 2018 se quedó sin voz en pleno concierto.