Farándula

Familia real envuelta en otro escándalo: denuncian al príncipe Andrés por abuso sexual

La demandante era menor de edad cuando sucedieron los supuestos hechos. A pesar de haberse alejado de la vida pública, en 2019, el duque de York sigue ocasionando dolores de cabeza a la reina Isabel II.

Una mujer estadounidense, de apellido Giuffre, acusó al príncipe Andrés de haber abusado de ella cuando era menor de edad a través de la red de tráfico sexual de Jeffrey Epstein. La denuncia contra el miembro de la realeza británica la presentó este lunes 9 de agosto en la corte federal de Manhattan, Nueva York.

La agencia AFPb tuvo acceso a dicha denuncia, en la que la mujer afirma que el duque de York es “uno de los hombres poderosos” a los que ella fue “entregada con fines sexuales”. De acuerdo con el documento, los hechos ocurrieron entre 2000 y 2002, cuando la denunciante tenía 16 años, y se hicieron a través de la extensa red de tráfico sexual por la que Epstein fue encarcelado.

Giuffre realizó la denuncia en virtud de una ley del estado de Nueva York sobre víctimas menores de edad, que otorgó un lapso de un año adicional para intentar una acción por abuso sexual, sin importar cuándo ocurrieron los hechos. La ley, que entró en vigor en agosto de 2020, da aún unos días a que potenciales víctimas presenten sus casos.

"Hago responsable al príncipe Andrés de lo que me hizo. Los poderosos y los ricos no están exentos de rendir cuentas. Espero que otras víctimas vean que es posible no vivir en el silencio y el miedo", dijo Giuffre en una declaración difundida a los medios de comunicación.

Y agrego que: “No fue una decisión tomada a la ligera. Como madre y esposa viene mi familia primero. Sé que esta acción me someterá a más ataques por parte del príncipe Andrés y sus representantes legales”.

En la denuncia, Giuffre afirma que los abusos se produjeron en la casa londinense de Ghislaine Maxwell, una mujer supuestamente encargada de hacerse amiga de las niñas, salir con ellas de compras y al cine antes de convencerlas de dar masajes desnudas a Epstein, durante los cuales se llevaban a cabo actos sexuales.

"Epstein, Maxwell y el príncipe Andrés forzaron a la denunciante, una niña, a tener relaciones sexuales con el príncipe Andrés contra su voluntad", señala el documento.

Giuffre, ahora de 38 años, también asegura que Andrés abusó de ella en la mansión de Epstein en Nueva York y en Little St. James, la isla privada del financiero en las Islas Vírgenes.

En abril, Maxwell se declaró inocente en la corte de haber reclutado chicas menores de edad para Epstein.

El príncipe Andrés, de 61 años, negó "categóricamente" estas acusaciones en una entrevista con la BBC en noviembre de 2019, en la que no expresó ningún remordimiento por su amistad con Epstein ni la más mínima empatía con sus víctimas.

El miembro de la casa real británica expresó incluso sus dudas sobre la autenticidad de una foto en la que aparece con Giuffre y, al fondo, Maxwell, que sigue encarcelada por el caso Epstein.

A pesar de sus desmentidos, su asociación con el empresario estadounidense le ha obligado a retirarse de la vida pública.

En junio de 2020, el fiscal federal de Manhattan Geoffrey Berman, que aún estaba a cargo de la investigación, había acusado al príncipe Andrés de fingir que cooperaba con la justicia. Los abogados del duque de York habían asegurado que su cliente había propuesto en tres oportunidades dar su testimonio.

El financiero se suicidó en una prisión de Manhattan en el verano boreal de 2019.

Por ello, el asunto constituye una crisis para la monarquía británica, sacudida adicionalmente por la partida a California del príncipe Enrique, nieto de la reina Isabel II, y su esposa, Meghan, y las acusaciones de estos de racismo y abuso contra la familia real.

Aunque la agencia intentó obtener declaraciones sobre el caso en la familia real, un portavoz del palacio de Buckingham rechazó hacer comentarios sobre la denuncia y una firma de relaciones públicas que representa al príncipe envió un mensaje de “sin comentarios”.