Manuel Herrera. 8 junio, 2016

Brenda Castro aprovechó su popularidad como Miss Costa Rica para abrir el centro integral de belleza Brenda’s House.

A dos meses de entregar la corona, Castro presentó el lunes por la noche su negocio , que además de representar un proyecto personal, pretende, según ella, continuar con la tarea que asumió tras ganar el concurso local: empoderar a la mujer.

“Este proyecto representa el enfoque que le he dado a la parte femenina desde que gané el Miss Costa Rica. Cuando me preguntaron cuál sería una de mis causas sociales, dije que dedicaría esfuerzos en trabajar en materia de autoestima y empoderamiento de la mujer y esto (su negocio) es un ancla para que ellas enfrenten al mundo sin complejos”, dijo la guapileña, de 23 años.

Castro trabajó desde enero en diseñar su negocio –que incluye servicios de salón, spa y academia de modelaje– pero afirma que esto no la ha desenfocado de sus tareas de Miss Costa Rica.

Brenda’s House se ubica 100 metros Oeste y 300 Norte del Ice de La Sabana. Abrió sus puertas este martes. Mayela López.
Brenda’s House se ubica 100 metros Oeste y 300 Norte del Ice de La Sabana. Abrió sus puertas este martes. Mayela López.

“He logrado tener un buen balance. Antes de irme al Miss Universo (en diciembre) tuve la agenda más pesada en cuanto a mis responsabilidades como Miss y este año he apoyado actividades benéficas dentro y fuera del Área Metropolitana. Ser Miss Costa Rica también implica pensar en mí. Soy Miss, pero tengo mi parte humana y quiero crecer como persona y empresaria”, refirió.

Respecto a si viene a ser una competencia para la academia de modelaje de Karina Ramos (Miss Costa Rica 2014), aseguró: “Si de algo estoy segura es que no soy competencia de nadie y nadie es mi competencia, estoy enfocada en lo mío y preocupada porque mis ideas florezcan y salgan de la mejor manera”.

Brenda’s House se abrió para el público desde este martes y funcionará de lunes a viernes de 10 a. m. a 7 p. m. y los sábados de 9 a. m. a 6 p. m. El local se ubica en Sabana Norte.

No es la primera vez que Castro incursiona en el mundo de los negocios. Hace tres años, ella manejó su propia academia de modelaje en Guápiles. La cerró para concentrarse en los concursos de belleza.