Lysalex Hernández A.. 14 diciembre, 2019
El pasacalles estuvo muy colorido. Los bailes típicos no podían faltar. Fotografía: John Durán
El pasacalles estuvo muy colorido. Los bailes típicos no podían faltar. Fotografía: John Durán

El pequeño Zneider Hernández, de ocho años, intentaba recargar energías sentado en una acera frente al Centro Colón.

A sus ocho años, parecía no interesarle mucho que las sirenas de las patrullas de la Policía Municipal de San José anunciaran que ya estaba por comenzar el pasacalles que antecede al Festival de la Luz.

El camino para llegar hasta aquí había sido más largo de lo previsto para el estudiante de primer grado. Junto a su familia se trasladó desde Puntarenas hasta San José para presenciar, por primera vez, el tradicional desfile josefino.

“Es la primera vez que vengo al Festival de la Luz. Todavía no puedo creer que estemos aquí”, asegura el niño mientras se levanta del suelo y acomoda su jacket impermeable con la que espera hacerle frente al frío que se espera en horas de la noche.

Para Zneider, estar la tarde de este sábado en San José es sinónimo de mucho esfuerzo, ya que su familia le prometió "que si sacaba buenas notas y se portaba bien" lo traerían hasta la capital para presenciar lo que desde hace algunos años solo ha visto a través de la televisión.

Desde las 2:30 p. m., el pequeño trató de apartar el mejor campo posible para no perderse detalle alguno del desfile. El pasacalles, que inició puntualmente media hora después, fue la prueba de fuego para asegurar la “calidad” del espacio en el que se encontraba.

El niño puntarenense, Zneider Hernández, espera ansioso el comienzo del Festival de la Luz. Mientras se divierte con el pasacalles. Fotografía: John Durán
El niño puntarenense, Zneider Hernández, espera ansioso el comienzo del Festival de la Luz. Mientras se divierte con el pasacalles. Fotografía: John Durán

“Desde aquí lo veré muy de cerca. Imagínese, si sentado aquí estoy disfrutando del pasacalles, no puedo imaginar cuando comience el Festival de la Luz”, dice mientras observa las coreografías del grupo de baile My Way del Liceo Luis Dobles Segreda.

Esta agrupación forma parte de los casi más de 2.000 artistas que transitarán a lo largo del paseo Colón y Avenida Segunda, para finalizar el recorrido en las cercanías del Barrio Chino, en San José.

Se espera que durante tres horas, el público, que llegó desde tempranas horas de este sábado a distintos puntos del recorrido, pueda disfrutar de bandas, actos de porrismo, presentaciones circenses, grupos de bailes típicos, comparsas, mascaradas, entre otros espectáculos que organizó la Municipalidad de San José para la vigésimo cuarta edición del Festival de la Luz.

Mientras Zneider probaba su visibilidad desde otro ángulo, esta vez subido en un banco de plástico color verde neón, a su alrededor otras personas sacaban sus teléfonos celulares para grabar o tomar fotografías sus partes favoritas del show.

Tomarse selfies con el 'Grinch', también es parte de la fiesta. Fotografía: John Durán
Tomarse selfies con el 'Grinch', también es parte de la fiesta. Fotografía: John Durán

“El pasacalles también es emocionante, porque es como el anuncio de que el Festival de La Luz está un poco más cerca. Esta es una oportunidad para que los adultos también nos volvamos niños con la ilusión de la época decembrina”, expresó por su parte Carla Quirós, vecina de San Pedro.

Al igual que Zneider y Carla, las cientos de personas que lo rodeaban parecían pensar y sentir lo mismo: la noche de este sábado sería realmente mágica e inolvidable para muchos que esperan por el Festival de la Luz, de allí que cualquier esfuerzo por llegar hasta el centro de San José bien valiera la pena.

Con la hora de inicio más cerca, el niño puntarenense se sacude la ansiedad del tiempo con un baile al ritmo de la canción Feliz Navidad.