Entretenimiento

Músico tico cumplirá sueño de participar en el evento de bandas más prestigioso del mundo

Francisco Cisneros audicionó tres veces para ingresar a la Troopers Drum & Bugle Corps, una importante banda de marcha estadounidense. Finalmente fue aceptado y mostrará todo su talento en la Drum Corps International

Dice el refrán que “la tercera es la vencida” y el músico costarricense Francisco Cisneros puede dar fe de ello.

El percusionista costarricense fue admitido en la banda de marcha de Estados Unidos, Troopers Drum & Bugle Corps, luego de audicionar tres veces con diferentes agrupaciones.

“En el 2019 me hice un ahorrito y me fui a Estados Unidos hacer audición con una banda y no pasé, pero aprendí un montón. Después, a inicios del 2020, Troopers hizo audiciones en Costa Rica y yo fui y me aceptaron, pero ya no habían campos en las filas en las que yo quería y me tocó esperar. Entonces, este año, lo volví a intentar en una audición virtual y lo logré”, relata el joven de 21 años.

El estudiante de Educación Musical de la Universidad de Costa Rica (UCR) asegura que está viviendo un sueño, pues desde que se involucró en las bandas de marcha su sueño era participar en el Drum Corps International (DCI), que es el evento internacional más importante para los artistas de este campo.

Cisneros asegura que, en esta competencia, esta es la primera vez que un tico tendrá la oportunidad de participar con una banda estadounidense.

“Es un honor grandísimo. Siento una gran responsabilidad por dejar el país en alto por hacer las cosas bien. Espero aprender un montón, crecer como músico y traer conocimientos para Costa Rica. De hecho, creo que eso es lo más importante, porque aquí en el país las bandas tienen un excelente nivel pero siempre hace falta gente que viva la experiencia como tal y traiga sus conocimientos y y los implemente aquí”, asegura.

Músico nato

Aunque Francisco Cisneros inició en las bandas de marcha en el 2016, cuando se incorporó a la Banda Salesiano don Bosco, su pasión por la música la lleva en la sangre.

Su padre es el reconocido cantante costarricense Rogelio Cisneros, quien lo ha impulsado a hacer su carrera en la música desde que tenía cuatro años e ingresó a clases de piano.

“A mi papá yo creo que le debo todo. A nivel económico es el que me ha apoyado, es quien cuando en la banda decían ‘necesitamos pagar tal cosa’, él me ayudaba. Me apoya cuando no tengo para los pasajes del bus, me pagó las clases de música cuando estaba pequeñito”, comentó el joven músico.

“Aparte de eso, él, por su profesión, tiene un excelente oído y todo eso me lo ha ido transmitiendo. La sensibilidad y todas esas enseñanzas me han ayudado no sólo a ser mejor músico, sino a ser mejor persona”, asegura Francisco.

La temporada en la que participará el costarricense arrancará el 1.° de julio y se extenderá hasta el 15 de agosto de este 2021.

Actualmente, Cisneros trabaja como instructor en la Banda Municipal de Acosta, además hace arreglos musicales y da clases personalizadas de piano. Él debe ahorrar, pues aunque le dan hospedaje y alimentación durante la temporada con Troopers Drum & Bugle Corps, debe pagar el monto de la matrícula, la cual tiene un valor de $2900.

“Esto es una pasión. Nada me ha llenado más que esto de las bandas de marcha y yo tenía que vivir la experiencia de ser parte de una banda de Estados Unidos, porque el nivel que enseñan es incomparable al de cualquier otro país del mundo. Y yo deseo poder vivir esa experiencia para poder traer esos conocimientos a Costa Rica y ayudar a las bandas a crecer más.

“Para mí las bandas de Costa Rica llegaron al nivel más alto el año anterior. Estábamos en nuestro mejor momento y llegó la pandemia”, recuerda.

Sin embargo, Francisco solo ve hacia adelante. Cierra los ojos, sueña y se proyecta, pues está a punto de cumplir uno de sus mayores sueños.

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.