Entretenimiento

Karol Castillo, la diseñadora que definió cómo se verán los preescolares

Confeccionó el nuevo uniforme que el MEP pide para los niños de preescolar en el 2019, además, veló porque las telas elegidas fueran idóneas para niños y apropiadas para el bolsillo de los padres

Karol Castillo es una microempresaria a quien asesoras del área de preescolar del Ministerio de Educación Pública (MEP) contrataron para que confeccionara la muestra del uniforme que deben usar, a partir del 2019, los niños de centros educativos públicos preescolares.

El contacto con la moraviana se dio gracias a su trabajo de casi cuatro años confeccionando el uniforme de los niños que asisten al Jardín de Niños Margarita Esquivel, quienes desde hace varios años no utilizan gabacha, sino que un short y camisa tipo polo.

“Doña Andrea Solano, directora del Margarita Esquivel, me recomendó con los personeros del MEP. Ellos me dieron las características de lo que querían”, explicó.

Castillo afirma que el MEP le entregó un boceto con los detalles de cómo debían de confeccionarse la camiseta y el short. Ella por su parte diseñó el short-enagua para las niñas, el pantalón tipo buzo unisex, el súeter y una gorra.

“Me tocó hacer la logística. Resulta que el uniforme se puede hacer de diferentes telas, pero las telas tienen sus características de acuerdo a su variedad y precio. Nosotros buscamos opciones que fueran bonitas, buenas y cómodas de precio... yo soy jefa de hogar y sé que hay padres que tienen más de un chiquito en etapa escolar”, dijo.

La diseñadora explicó que durante su trabajo eligió las telas con mejores características para los niños. La tela del short, el buzo y el súeter es semi-impermeable y de rápido secado. En el caso de la camisa, con la intención de que sea antitranspirante, se pueden usar diferentes telas como speed dry, Jik deportiva, Irazú deportiva o techno gold.

“Lo que hay que mantener es el color”, destaca la costurera. Además, agrega que “el uniforme se lava y con solo colgarlo en un gancho está listo, no es necesario aplancharlo”.

En todo este proceso de búsqueda de las telas y confección de los cuatro uniformes (muestras) , Castillo tardó cerca de un mes; posterior a ello presentó su trabajo e hizo las recomendaciones. La celeridad de su creación se logró gracias a la experiencia de 15 años con la que cuenta.

Karol Castillo se graduó en el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) con el título de Confeccionador de vestuario industrial. Ella empezó en el oficio de la costura con la intención de “sacar adelante” a sus dos hijos.

“Inicié haciendo pijamas, trazaba el molde y hacía el ‘corte y cose’. Luego fui a cursos de corte y confección, la necesidad lo hace a uno aprender. Me he preparado con varios cursos en el IPEC y en el INA. Hay uno muy importante, fui becada en la Universidad de Costa Rica y me preparé como Técnica en Gestión de Microempresas”.

Desde 2010, Karol Castillo tiene su microemprendimiento, llamado Chaco.

La oportunidad de confeccionar el nuevo uniforme para los niños en edad preescolar no significa que ella hará todos los uniformes que se requieran el año venidero (la matrícula en Educación Preescolar pasó de 114.799 niños, en el año 2014, a 117. 557 en la medición de medio periodo, en el año 2017); sin embargo, esta oportunidad abre una puerta importante para ella y muchas otras mujeres emprendedoras.

“La recomendación es que cada junta directiva de los diferentes centros educativos ponga a la venta los uniformes de los estudiantes (en caso de que los padres decidan no hacerlos por sus propios medios), en las juntas eligen quién quieren que confeccione los uniformes.

"En cada camisa tiene que ir plasmado, bordado, serigraféado o sublimado el distintivo de cada institución. La idea es que abran la puerta para micro, pequeña o mediana empresa. Cuando llueve todos nos mojamos, esperamos que esta sea una oportunidad de crecimiento para todas las personas”.

El trabajo de confeccionar los primeros uniformes llenó a Karol de “sentimientos encontrados”.

“Todos estos años he trabajado con niños y la alegría de ellos es ver lo que uno les lleva. Me llena de satisfacción que el esfuerzo se vea en sus sonrisas. Estar en una máquina es cansado, pero esto me ha dado una satisfacción muy linda. Cuando uno ama lo que hace es algo maravilloso”, terminó.

Fernanda Matarrita Chaves

Fernanda Matarrita Chaves

Periodista y Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Latina de Costa Rica. “Redactora del año” de La Nación en el 2021. Ganó el premio nacional al mejor contenido divulgado sobre Niñez y Adolescencia 2021, otorgado por el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia y organizado por UNICEF, el PANI y Punto y Aparte

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.