En su último día, los asistentes del festival disfrutaron de conciertos de pop , rock y metal, y corearon con fuerza su música de animé favorita

Por: Natalia Díaz Zeledón 20 julio, 2015

Un Festival Kamen se vive como fan o no se vive. Sobrevivir a las presas humanas y a las largas filas de los puestos requiere tanta paciencia, dedicación y cariño como alistar los detalles de un buen disfraz de cosplay.

Tal y como pronosticó la organización, el segundo día estuvo más abarrotado. Jafet Baltodano de Imperio Animé confirmó que a la 1 p. m. de este domingo habían pagado su entrada 1200 personas, cifra que no incluye a los niños menores que entraron de forma gratuita.

Las filas de familias con niños fueron comunes. Entre las actividades que Imperio Animé organizó bajo techo se encontraban áreas para gamers, lucha sumo y con espadas, además de tradiciones de los festivales japoneses, como la pesca de pececitos o juegos de puntería.

Además, en las dos tarimas en los alrededores del Estadio Nacional, la música no se detuvo.

Los otakus y fans de la cultura geek disfrutaron del karaoke aficionado y de bandas dedicadas a la música anisong como los japoneses de Momonashi o los ticos de Zukia y Nimrod 16 .

Al mediodía, el entusiasmo de más de 300 personas fue cautivado por la banda de metal Bolki, que tocó covers de reconocidas series – Caballeros del Zodiaco, Dragon Ball, Naruto – que el público cantó con su vocalista, F7, al unísono.

Según detallo F7 (cuyo nombre secular es Fabián) la banda se identifica con el steampunk y aunque los músicos han trabajado en bandas metal antes, buscan en este proyecto algo diferente.

El detalle y la caracterización precisa definen un buen cosplay. Héctor Campos mostró a Deadpool en el Kamen. Melissa Fernández.
El detalle y la caracterización precisa definen un buen cosplay. Héctor Campos mostró a Deadpool en el Kamen. Melissa Fernández.

"Vemos que la tendencia de la música animé es hacer cosas más pesadas, más modernas y más futuristas. Tocamos clásicos, pero queremos reflejar que lo que nadie ha tocado en Latinoamérica", aseguró el músico.

También con fila y con molote, se realizó, pasadas las 2 p. m., el esperado evento Cosplay Summit, que valoró los mejores disfraces que llegaron al festival.

Muchos de los asistentes aprovecharon el descuento de la entrada y portaron al menos distintivos –orejas, gorros– de sus personajes favoritos. No obstante, a tarima subieron elaborados trajes de franquicias como Mortal Kombat o X-Men , y también de animés de aventura como Tsubasa: Reservoir Chronicle o la comedia romántica Acchi Kocchi .

El cosplayer John Max Quesada hizo reír a la audiencia con su interpretación Mazinger Z, el cual tuvo colaboración de un par de amigos para generar cómicos efectos especiales como chispas con papel celofán.

— Natalia Díaz (@NatDiaZe) July 19, 2015

Otra de las sorpresas en tarima fue la cosplayer Marianela Ramírez, quien interpretó una coreografía con cintas del animé Kaleido Star . Al finalizar, la animadora mexicana Alina Nicte consultó sobre la persona que la había ayudado con su elaborado disfraz –que incluía aplicados tanto en el vestuario como en el cabello– y Ramírez contestó que su novio. En ese momento, la pareja de la cosplayer subió a escena con ayuda de miembros de Imperio Animé y le propuso matrimonio frente a los asistentes del festival.

— Natalia Díaz (@NatDiaZe) July 19, 2015

Otra actividad de larga fila fue el puesto de autógrafos del actor de la serie Game of Thrones , Hafþór Júlíus Björnsson. El mercadeo de sus camisetas de Pelea contra La Montaña funcionó, pues varios de los asistentes portaban con orgullo el eslogan.