Agencia AP. 25 enero, 2018
'America', obra de Maurizio Cattelan que el Guggenheim ofreció a Trump.
'America', obra de Maurizio Cattelan que el Guggenheim ofreció a Trump.

Donald y Melania Trump querían que un museo de Nueva York les prestara un cuadro de Van Gogh para sus habitaciones en la Casa Blanca.

De acuerdo con el diario The Washington Post, en lugar de eso, la curadora del Museo Guggenheim les hizo una contraoferta claramente satírica: un inodoro hecho de oro puro por un artista italiano.

La pareja presidencial solicitó el cuadro Paisaje con nieve (1888) de Van Gogh, en el que aparece un hombre caminando en compañía de su perro.

En septiembre envió un mensaje por correo electrónico a la Casa Blanca para indicar que los Trump podían recibir a manera de préstamo el inodoro que hasta agosto había sido usado por los visitantes en un baño del museo.

El inodoro, titulado America (Estados Unidos), es una crítica de Maurizio Cattelan a los instintos codiciosos de la nación. Se calcula que su valor supera el millón de dólares.

La obra America formó parte de una retrospectiva del reconocido artista Cattelan, durante la cual se invitó a los visitantes de utilizar la instalación de manera individual. Spector anunció en aquel momento que más de 100.000 visitantes habían participado del proyecto.

Spector escribió a la Casa Blanca que al artista le gustaría "ofrecer (la obra) como préstamo de largo plazo", reporta el Post. "Es, por supuesto, extremadamente valioso y algo frágil, pero él les brindaría todas las instrucciones para su instalación y cuidado".

El Post reportó que la Casa Blanca nunca dio respuesta a la oferta.

Ante preguntas del diario de por qué les había ofrecido a los Trump su obra, Cattelan dijo: "Es un asunto muy delicado". ¿Cuál era el significado de la obra y por qué ofrecerla a la pareja presidencial? "¿Cuál es el propósito de nuestras vidas? Todo parece absurdo hasta que morimos y luego todo tiene sentido", respondió.

'America', instalación de Maurizio Cattelan en el Guggenheim
'America', instalación de Maurizio Cattelan en el Guggenheim