Carlos Soto Campos. 4 julio
Todos los años, entre febrero y marzo, Liberia celebra su tope de toros, una tradición que no puede faltar en la celebración de sus fiestas cívicas. Foto: Mayela López/Archivo LN
Todos los años, entre febrero y marzo, Liberia celebra su tope de toros, una tradición que no puede faltar en la celebración de sus fiestas cívicas. Foto: Mayela López/Archivo LN

El miércoles 3 de julio por la noche, se aprobó en la Asamblea Legislativa el proyecto para declarar el Tope de Toros de Liberia como Patrimonio Cultural Inmaterial de Costa Rica.

La iniciativa fue aprobada de manera unánime y en primer debate con 14 votos a favor en la Comisión con Potestad Legislativa Plena Primera.

La tradición del tope de toros es clave en las fiestas cívicas del cantón cabecera de Guanacaste. Durante los días festivos, toros de diferentes haciendas son arreados por el centro de la Ciudad Blanca.

El tope, como lo dice su nombre, consiste en un encuentro particular.

“No es el tradicional tope que conocen ustedes allá en San José; esos son desfiles de caballos", explicó a La Nación en el 2017 Hugo Zúñiga Clachar, miembro fundador de la Asociación para la Cultura de Liberia.

"Cuando decimos tope es porque, en serio, vamos a topar a los toros al Puente Real (sobre el río Liberia), y de ahí, caballistas los arrean hasta la barrera”, explicó el dirigente comunal.

La diputada Aida Montiel Héctor de Guanacaste fue quien presentó el proyecto para declarar esta tradición como patrimonio inmaterial del país.

Los toros, según se explica en el expediente 20.843, son entregados al mandador de plaza o presidente de la Comisión de Fiestas y así se da “el arreo de los toros por el centro histórico de la ciudad de Liberia, comprendiendo los cuatro barrios originales: Condega, La Victoria, Los Ángeles y Los Cerros. El arreo concluye en el toril de la plaza de toros Camilo Reyes”.

Según el proyecto de ley, a la fiesta se suman músicos que interpretan los ritmos de la zona (parranderas, danzas, contradanzas y jotas), además de payasos, cimarronas y bandas, además que los jinetes visten albardas, el pellón y el juego de aperos de cuchilla propios de Liberia.

La actividad celebra “la guanacastequidad, la hacienda ganadera de Guanacaste, al sabanero, al coyolero, al marimbero”, es decir, los íconos de la provincia.

El Tope de Toros de Liberia ya había sido declarada patrimonio cultural inmaterial liberiano y guanacasteco en abril del 2013, sin embargo, la diputada de Liberación Nacional señaló en el texto del proyecto de ley la necesidad de formalizar la protección a esta expresión cultural.

Según la ley propuesta, el Ministerio de Cultura y Juventud, el Instituto Costarricense de Turismo y la Municipalidad de Liberia se encargaría de la divulgación y promoción de esta tradición para que se conforme un vínculo turístico con la celebración.