Natalia Díaz Zeledón. 17 enero, 2018
La directora ejecutiva del Teatro Espressivo Natalia Rodríguez y el fundador y productor Steve Aronson en enero del 2018. Foto: cortesía de Teatro Espressivo/Luis Alvarado.
La directora ejecutiva del Teatro Espressivo Natalia Rodríguez y el fundador y productor Steve Aronson en enero del 2018. Foto: cortesía de Teatro Espressivo/Luis Alvarado.

El Teatro Espressivo considera como algunos de sus éxitos en el 2017 la consolidación de su espacio de teatro infantil y la creación de la Librería Espressivo.

El proyecto, ubicado en el centro comercial Momentum de Pinares, presentó la semana pasada su programación anual con seis obras para adultos y cinco espectáculos infantiles para las mañanas y tardes de los domingos. Como mínimo, cada título estará en cartelera por cuatro semanas.

Entre los proyectos más ambiciosos de este año está una adaptación teatral de la novela de Carlos Luis Fallas, Mamita Yunai.

Entre otros detalles, los administradores del Teatro Espressivo anunciaron que las entradas generales pasarán de costar ¢8.000 a ¢12.000. Las entradas vip pasarán de ¢12.000 a ¢17.000.

Como parte de sus éxitos del año pasado, la directora ejecutiva del Espressivo, la periodista Natalia Rodríguez, aseguró que recibieron un total de 26.500.

El cafetalero Steve Aronson, fundador de la sala y productor del proyecto Espressivo –que en el complejo de Pinares incluye una cafetería y la librería– describió al proyecto como una combinación entre su sueño de ser "actor de Shakespeare y de las ocurrencias de las cosas que he visto en los viajes que hecho".

Sin embargo, a punto de cumplir seis años de operación en el mes de abril, ambos empresarios aseguraron en entrevista con Viva que ahora apuestan por satisfacer a un público consolidado y con gusto por el arte.

¿Cómo seleccionan las obras de la sala?

Rodríguez: -Partimos de dos cosas. Una es nuestro público. Somos un teatro que programa para un público que ya existe. Más de 25.000 personas nos visitan anualmente y ese público está acostumbrado a ciertas cosas.

"Vamos oliendo gustos y preferencias. Por eso programamos teatro infantil y por eso también programamos (espectáculos) tan variados. Esos son los criterios. Es un teatro que ya tiene cinco años y ya pasó de ser un start up, estamos en otra fase".

¿Qué otras cosas identifican del público? ¿Cuáles son sus gustos?

Rodríguez: -Es un público mayoritariamente entre los 25 y 45 años. Muchos viven cerca de la zona, pero también viene mucha gente desde Heredia.

Aronson: -Vienen adeptos del primer Teatro Espressivo, que estuvo como 15 años en el Café Britt (en Barva de Heredia).

Rodríguez: -Este es un público al que le gusta ir al teatro para entretenerse pero lo quiere hacer de una manera inteligente. Es un público exigente a nivel estético, a nivel actoral. Les gustan los títulos fuertes pero disfrutan también de cosas más comerciales como Drácula (estrenada en el 2017). Es un público con criterio artístico y tienen un paladar más entrenado con las artes.

Aronson: -Las obras que nosotros hacemos, las buscamos para que se queden y la gente se vaya pensando en ellas. Buscamos textos que han sido comprados, han tenido éxito y tienen un valor artístico.

Rodríguez: -Don Steve conoce muchas obras porque en sus viajes ve muchas obras. El año pasado con Hermanos de sangre tuvimos al dramaturgo dirigiendo la obra. Son experiencias muy ricas para los actores y el público.

Mantienen un mínimo de obras en repertorio como Alicia en el país de las maravillas, Drácula y Un cuento de Navidad.

Rodríguez: -Duda yo la vi hace diez años en Britt y me encantó. Siempre conversábamos sobre volver a montarla y ahora la estamos retomando.

Faltan pocos días para que termine el año pero desde ya tomamos el compromiso de ofrecer teatro de calidad y para su...

Posted by Teatro Espressivo.cr on Tuesday, December 26, 2017

Para Duda están apostando por una directora joven, Mabel Marín.

Rodríguez: -Eso nos interesa mucho porque en Duda queríamos que fuera una directora mujer y joven. Mabel se está abriendo campo con mucho éxito en el mundo de la dirección en Costa Rica. Creemos importante apostar por ese tipo de valores.

"Pero, por otro lado, tenemos a Mariano González dirigiendo Mamita Yunai con una adaptación de una mujer dramaturga joven como lo es Denise Duncan.

"Tratamos de que haya un balance generacional. Creemos que la experiencia es importante y que los experimentados pueden nutrirse de la gente más nueva.

La directora ejecutiva del Teatro Espressivo Natalia Rodríguez y el fundador y productor Steve Aronson en enero del 2018. Foto: cortesía de Teatro Espressivo/Luis Alvarado.
La directora ejecutiva del Teatro Espressivo Natalia Rodríguez y el fundador y productor Steve Aronson en enero del 2018. Foto: cortesía de Teatro Espressivo/Luis Alvarado.

Este año, la programación cuenta únicamente con directores ticos.

Rodríguez: -Sí, este año tenemos directores nacionales.

Con el estreno de Mamita Yunai, ¿piensan impulsar adaptaciones de otras novelas ticas?

Rodríguez: -Es muy probable.

Aronson: -Hay algunos que están haciendo fila pero no voy a decirlos. Hay que estar claros en que una cosa muy importante para nosotros es ser eclécticos y agnósticos. Usted habla sobre directores ticos pero yo no veo director tico ni obra tica.

"Lo que veo es trabajo de calidad, trabajo profesional. Tratamos de tener esta mezcla detrás de obras que hablan de cosas locales y cosas internacionales. Una cosita que sí hacemos casi siempre, tratamos que el español sea costarricense. Esto lo vamos a hacer en general.

¿Sienten que los directores también se contaminan del estilo del Espressivo al montar sus propuestas?

Aronson: -No se contaminan, lo crean. Es un cambio constante, una retroalimentación.

¿A qué responde el cambio de precios de entradas?

Aronson: -Queremos pagarles a nuestros actores.

Rodríguez: -Es un producto que lo vale, es de excelente calidad.

Aronson: -No hay buen teatro por ¢10.000 en el mundo. Los actores tienen que comer. En Nueva York uno no va al teatro por menos de $50 y si es un teatro de Broadway nunca es por menos de $100.

¿El público está dispuesto a pagar más por su entretenimiento?

Rodríguez: -El público sabe la calidad que les damos. Somos un teatro profesional y privado. El público aprecia el buen servicio al cliente y nosotros nos esmeramos.

"Estamos en una de las salas mejor equipadas del país sino es que es la mejor equipada. La gente puede venir a un lugar bonito, con parqueo, con seguridad. El producto de Espressivo tiene un valor agregado altísimo".

El Espressivo comenzó como un sueño, ¿ahora es un proyecto rentable o sustentable?

Aronson: -Rentable es una palabra grande porque depende de si uno ve el proyecto como un teatro o como un proyecto total con los alquileres de la sala y el restaurante.

"Es sustentable pero incluye a la Asociación Cultural sin fines de lucro que tiene un aporte mío, personal. Es un aporte con el que me siento bien. Tenemos muchos amigos que nos apoyan, también".

Han intentado proyectar películas y abrieron un espacio de literatura, ¿sienten que esos espacios se acoplaron al proyecto?

Aronson: -Los ciclos de cine no funcionaron.

Rodríguez: -La Librería Espressivo funcionó bastante bien. Los clubes de lectura que se abrieron funcionaron pero hay problemas para llegar al teatro por las horas, las presas, los aguaceros...

"Más allá de si funciona o no, de si viene o no poca gente, este año nos estamos concentrando en nuestra actividad principal: el teatro. Preferimos eso, en lugar de tener una programación llenísima todo el año, casi como un centro cultural. El que mucho abarca poco aprieta. Lo que tenemos por delante es bastante".

Aronson: -Eso no quiere decir que no está abierto el escenario. Se han hecho conciertos, hay músicos que quieren aprovechar el escenario, artistas que tienen una obra para montar. Estamos listos para coproducir y alquilar.