Alexánder Sánchez. 8 octubre
Aparte del Nobel, los premios que ha recibido Louise Glück en su carrera son muchos. En la foto, agradeció el galardón nacional de la literatura estadounidense. AFP
Aparte del Nobel, los premios que ha recibido Louise Glück en su carrera son muchos. En la foto, agradeció el galardón nacional de la literatura estadounidense. AFP

Se cuentan con los dedos de una mano. Los libros Una vida de pueblo, Praderas, Vita Nova y Averno, son las únicas obras de Louise Glück –ganadora del Premio Nobel de Literatura 2020–, que al día de hoy se pueden conseguir en las librerías costarricenses.

Son la Librería Andante, ubicada en San Pedro, y Librería Buhólica, en Escazú, los únicos comercios especializados (de 7 consultados) que aseguran tener en sus estantes algunas de sus preciadas colecciones de poemas. Sin embargo, si usted quiere adquirir un ejemplar deberá moverse rápido, pues en el caso de Andante solo quedan dos ejemplares de Una vida de pueblo y solamente uno de Praderas.

“Sinceramente no creo que pasen de hoy”, dijo resignado un trabajador de Andante, que no quiso ser identificado.

“Estamos esperando que en noviembre nos lleguen otros ejemplares, o si no en diciembre”, agregó.

Louise Glück es de la décimo sexta mujer de la historia en ganar un premio Nobel de Literatura. AFP
Louise Glück es de la décimo sexta mujer de la historia en ganar un premio Nobel de Literatura. AFP

En Buhólica, por su parte, las existencias también son muy escasas. En ese local existen solo un ejemplar de Praderas, otro de Vita Nova y otro de Averno.

Dice el diario ABC, de España, que la obra de Glück retrata por lo general “la infancia y la vida familiar, la estrecha relación entre padres e hijos y también entre hermanos”. La colección de poemas, Una vida de pueblo, es reflejo de eso.

Una vida de pueblo describe el día a día rural en Estados Unidos, “con sus animales y habitantes, cuya juventud exuberante y subsecuente decadencia parecen hacer eco de la naturaleza que los rodea. Con ojo sutil e irónico, con dicción afilada, Glück muestra el lado oculto de este devenir aparentemente sencillo, exhibiendo sin tremendismo las pasiones que transcurren hondas en su interior”.

Praderas, por su parte, es un libro que se sale un poco de sus esquemas tradicionales. Con personajes como Telémaco y Penélope, la autora hace reflexiones profundas y disecciones internas de cada uno.

“A Telémaco le dedica numerosos poemas. Alude en ellos (desde el título) a su desapego, sus remordimientos, su bondad, su dilema, su fantasía y su confesión. De Penélope resalta su terquedad. Más allá de este tipo de poemas escritos mediante el recurso del monólogo dramático”, detalló el bloguero Álvaro Valverde.

Otras obras de Glück, que al menos en este momento no están disponibles en Costa Rica son: El iris salvaje, Arat, Las siete edades, entre otras. En total, la autora ha escrito doce obras, entre colecciones de poemas y ensayos sobre el género.

Portada del libro 'Una vida de pueblo', de Louise Glück, en su versión en español. Archivo
Portada del libro 'Una vida de pueblo', de Louise Glück, en su versión en español. Archivo

Además de Librería Andante y Buhólica, otros comercios del país prometieron hacer esfuerzos para traer al país otros títulos de Glück, pero no lo garantizaron. Quizá, la poca existencia de libros de la estadounidense en Costa Rica responda a que no sería la autora con mayor popularidad en el país y, además, ni siquiera figuraba como una de las favoritas para ganar el Nobel.

“De hecho, que ganara, fue una sorpresa. Una muy grata sorpresa”, comentaron en Librería Andante, donde destacaron “el cuidado” con el que Glück construye sus textos.

Incluso, en algunas de las librerías consultadas esta mañana, ni siquiera conocían a la autora y mucho menos que hubiera ganado el Nobel.

“¿Quién fue el que ganó? ¿Me podría deletrear el nombre para buscarlo en el sistema?", repreguntó ante la consulta de La Nación un trabajador de una librería local.

Este año, los nombres del japonés Haruki Murakami, el francocheco Milan Kundera, el español Javier Marías, la canadiense Margaret Atwood y la francesa Maryse Condé sonaban con fuerza para ganar, pero fue la poeta norteamericana quien terminó coronándose.

Pero que casi no la conozcan en Costa Rica, no significa que Glück no sea popular en otros lares.

“Aquí nadie la conoce, ciertamente, pero al menos en Estados Unidos, donde yo viví 17 años, ella es tremendamente conocida, muy taquillera, un ícono de la poesía. Para mí no es una sorpresa que haya ganado”, dijo el escritor y músico costarricense Jacques Sagot.

“Me gusta este premio Nobel, porque por al menos una vez la Academia no rebuscó un nombre sacado de la oscuridad, de quién sabe dónde, y premió a una poeta universalmente conocida. En el mundo angloparlante, ella es como una García Márquez para nosotros”, agregó.

Poetisa de la resistencia

Louise Glück, quien tiene 77 años, fue anunciada esta mañana como ganadora del Premio Nobel de Literatura, que todos los años otorga la Academia Sueca.

Según la Academia, la estadounidense fue elegida por “su inconfundible voz poética, que, con una belleza austera, torna la existencia individual universal”.

Los doce libros de Louise Glück fueron exhibidos esta mañana en la Academia Sueca, luego de anunciar que la autora había ganado el Nobel. AFP
Los doce libros de Louise Glück fueron exhibidos esta mañana en la Academia Sueca, luego de anunciar que la autora había ganado el Nobel. AFP

Glück hizo su debut literario en 1968 con la obra Firstborn y en 1993 ya había conquistado el premio Pulitzer, por su libro El iris salvaje.

“Yo puedo decir que la amo, es una poeta a la que amo. Su poesía es una poesía de la resistencia, pues es una poesía escrita desde el lado de los oprimidos Es una poeta que transforma el dolor, hace alquimia y lo convierte en oro poético”, comentó Sagot.

“Es que ella sufrió mucho. Sufrió con el autoritarismo de sus profesores y una madre que fue una bruja, dominante, aplastante. Para mí ella es una heroína. Llora por el trauma, por el desencanto, por el desamor, por la desilusión, pero no se queda en el llanto, lo trasciende y lo convierte en victoria”, concluyó Sagot.

Con el prestigioso premio, Glück es la primera mujer poeta galardonada con el Nobel desde 1996, cuando lo ganara la polaca Wisława Szymborska. Además, en el conteo general, es la decimosexta mujer coronada por la Academia Sueca.