Cultura

Gobierno dará ¢100 millones para restauración del edificio Steinvorth

San José (Redacción). El edificio Steinvorth recibirá ¢100 millones de parte del Estado para ser restaurado. Este dinero proviene del concurso Salvemos Nuestro Patrimonio del Ministerio de Cultura, del cual fue declarado ganador la mañana de este jueves.

El edificio Steinvorth se terminó de construir en 1907. Es obra del arquitecto Francisco Tenca y es representante del estilo art nouveau. Se localiza en San José, en calle 1, entre avenidas 0 y 1. Originalmente llegaba hasta la avenida central y sus paredes estaban repelladas y notablemente adornadas.

El inmueble construyó Otto Steinvorth, hermano de Wilhem, el primero de esta familia que arribó a Costa Rica en 1872, procedente de Hannover, Alemania.

Este inmueble también es testigo del trato a los alemanes (o sus descendientes) en Costa Rica durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

El Gobierno cerró el negocio argumentando que apoyaba al líder alemán Adolfo Hitler.

Después envió a los Steinvorth a los campos de concentración ticos, los expropió y confiscó bienes.

Ricardo Steinvorth fue enviado a Estados Unidos y, aunque cuando regresó en la década de 1950 recuperó el inmueble, el negocio nunca fue el mismo, así que empezó a alquilar locales. Incluso, en 1960 tuvo que vender la mitad sur del inmueble, que Samuel Grinspan demolió.

El Steinvorth ganó este concurso anual entre nueve proyectos que concursaron. Gracias a este certamen ya se han restaurado la fachada del Edificio de Correos y Telégrafos en San José y la iglesia María Auxiliadora de Cartago.

En el 2008, los arquitectos Julián Mora y Carlos Álvarez ya habían ganado una mención honorífica en este mismo concurso.

En ese momento habían propuesto una restauración para rescatar el valor arquitectónico del inmueble y darle un uso mixto, es decir, tanto de comercio como de servicios y vivienda.

A pesar de que no ganaron el concurso en el 2008, comenzaron a realizar algunas obras que permitieron, por ejemplo, habilitar el segundo piso del inmueble y convertirlo en un espacio que funciona tanto como café por las tardes como discoteca por la noche.