30 octubre, 2016
Joaquín Rodríguez del Paso murió a los 55 años.
Joaquín Rodríguez del Paso murió a los 55 años.

El artista visual Joaquín Rodríguez del Paso, de gran renombre y trayectoria en la escena nacional, murió ayer sábado, a los 55 años de edad.

Rodríguez del Paso, quien nació en México en 1961 y cursó estudios superiores en el Instituto Pratt de Nueva York, falleció en el Hospital San Juan de Dios tras una semana de permanecer internado.

Según su hermana, Irene Lechevalier, un golpe en la cabeza le provocó un ACV (Accidente Cerebral Vascular), lo que lo habría dejado en coma varios días. Además, una infección pulmonar complicó su recuperación y habría causado su muerte.

"Él venció el cáncer dos veces. Lo padecía desde hace unos ocho años pero no falleció por eso. Se fue de paseo y tuvo la poca fortuna de golpearse la cabeza", dijo Steinmetz desde Bogotá, Colombia.

Joaquín Rodríguez del Paso posando con dos piezas de su autoría.
Joaquín Rodríguez del Paso posando con dos piezas de su autoría.

Steinmetz, quien fue el galerista de una de sus últimas exposiciones, lamentó el deceso y destacó que el aporte de Rodríguez del Paso fue en dos vías: el primero a nivel propiamente artístico y el segundo pedagógico.

"Joaquín y Priscilla Monge fueron los primeros artistas en introducir el arte conceptual en Costa Rica. Cada uno con su estilo particular", comentó Steinmetz.

"Lo que sucede es que Joaquín tuvo la particularidad de ser profesor, lo que marcó a toda una generación posterior. Su aporte a nivel pedagógico fue impresionante", finalizó el crítico.

Ernesto Calvo, exdirector del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), curador y especialista en artes visuales, explicó que don Joaquín fue pionero en el uso de instalaciones y videos como recursos contemporáneos.

"En el ámbito de la pintura, que fue su especialidad, trabajó mucho la percepción que se tiene de Latinoamérica en muchos ámbitos. Uno de ellos el turismo y su percepción exótica", dijo Calvo.

Reconocimientos. En el 2013, Rodríguez del Paso fue galardonado con el Premio Aquileo J. Echeverría en la rama de Artes Plásticas, que brinda el Ministerio de Cultura y Juventud.

En el 2014, en los premios Áncora, don Joaquín fue reconocido con la estatuilla del ave de la sapiencia en la categoría de Arte Bidimensional. El premio fue otorgado por la excelencia del trabajo presentado en la exhibición Fata Morgana.

Dicha exposición engalanó las salas de la Galería Des Pacio y estuvo abierta en los meses de febrero y marzo del 2013. En Fata Morgana , Rodríguez del Paso presentó un conjunto de nueve pinturas que forman parte de la serie Melting, un estructurado proceso de investigación plástica que el artista desarrolló desde el 2009.

Joaquín Rodríguez del Paso
Joaquín Rodríguez del Paso

"En lo que respecta a su obra, don Joaquín siempre fue muy él. Creo que aportó puntos de vista mucho más contemporáneos y conceptuales, a la vida cultural y a las artes visuales del país", dijo Marcia Salas, artista especializada en grabado.

"En mi caso particular es alguien al que admiraba muchísimo, pues pude encontrar en él nuevos lenguajes a los cuales acceder. Disfrutaba mucho de su obra, porque era fresca", agregó Salas.

A nivel personal, amigos y colegos de don Joaquín reconocieron su afable , colaborativa y culta personalidad. Además, todos los entrevistados coincidieron en que su pérdida es "insistituible".

"Don Joaquín fue un gran amigo, un aliado, una voz cercana. Un incondicional. Estoy muy conmocionada por su muerte. Se nos fue muy pronto", dijo Karen Clachar, quien fue galerista del artista.

"De él siempre admiré su criterio en todo. Nos queda de herencia sus palabras y sus enseñanzas. Nos deja un gran legado y tengo que decir que perdimos una pieza importante e insistituible. Nos va a hacer mucha falta en todo, hasta por su irreverencia", agregó Clachar.

Según Irene Lechevalier, el cuerpo de Rodríguez del Paso será velado desde las 8:30 p.m. de hoy domingo hasta las 9:30 a.m. de mañana lunes, en la Funeraria de Jardines del Recuerdo, en Barrio Don Bosco. Luego, según la voluntad del artista, sus restos serían cremados.