Jorge Arturo Mora. 23 diciembre, 2018
Rodolfo Dada es un escritor costarricense nacido en 1952. Foto: Cortesía William Eduarte
Rodolfo Dada es un escritor costarricense nacido en 1952. Foto: Cortesía William Eduarte

Rodolfo Dada no olvida Tortuguero.

Han pasado casi dos décadas desde que dejó de vivir en el imponente paraje costarricense, pero sus rincones, sus historias escondidas y sus memorias compartidas no son equipaje fácil de abandonar.

Ahora le será mucho más difícil olvidarlo, aunque tampoco quiere despegarse de sus remembranzas. La semana pasada, en el Instituto México, el veterano escritor publicó El mar de la selva, ahora reeditado por el sello español Amargord.

En el libro, que se estructura como una suerte de antología cosida entre poemas, Dada abre portones de su memoria para reimaginar experiencias vividas en el Caribe Norte del país.

“Son cuentos con imágenes, con la intención de que contengan prosas poéticas entre cada relato. Es como pasear por toda esa tierra e impresionarse de lo que se encuentra, tanto en sus personajes como en su naturaleza”, dice el escritor.

“Popo”, como es conocido el escritor, vivió en la zona de Tortuguero durante nueve años en la década de los noventa. “Yo he estado escribiendo sobre cómo nosotros vivimos ese período, y se cuentan las historias de personajes que conocimos, anécdotas de la zona y la exuberancia de la naturaleza, que por cierto siempre ha estado presente en lo que escribo”, afirma.

Aunque todas las historias están inspiradas en hechos reales, Dada confiesa que algunos de los personajes han sido semificcionados, para “aprovechar las oportunidades que ofrece la literatura”.

Por ejemplo, en uno de los cuentos, Dada cuenta la historia del “Viejo Alejandro”, un adulto mayor que decidió pasar sus últimos años ayudando a los niños en su camino a las escuelas. Justamente, Dada esperaba conocer ese tipo de historias en su estadía en Tortuguero.

“Yo siempre había tenido el deseo de aislarme un poquito como escritor para encontrar más material para sentarme a escribir. Cuando nos vinimos a San José sentí imágenes, cosas que recordaba… Guardé las ideas en la gaveta y las logré madurar”, confiesa el escritor.

“Con esta nueva edición, siento que los textos están más limpios, más amarrados a través de la naturaleza como hilo conductor y con la sorpresa de encontrar gente bondadosa en estos lugares, algo tan necesario en estos momentos”, agrega.

Consiga el libro

El mar de la selva se puede conseguir en Rayuela Café Literario, Buhólica, y Libros Duluoz. El libro cuesta ¢7.000.