Kimberly Herrera. 5 agosto
El ensamble nació en mayo anterior. Foto: cortesía Costa Rica's New Orchestra.
El ensamble nació en mayo anterior. Foto: cortesía Costa Rica's New Orchestra.

Un total de 25 jóvenes entre los 15 y los 28 años vieron un sueño cumplido en mayo anterior, cuando se unieron al proyecto de bien social Costa Rica’s New Orchestra.

Se trata de una orquesta dirigida por el experimentado pianista Izmael Pacheco y que tiene como fin incentivar la música entre los jóvenes costarricenses y convertirse en una plataforma para aquellos estudiantes que no tienen la posibilidad de estar en un ensamble.

El inicio no ha sido fácil, más aún si se toma en cuenta que esta es una agrupación que se autofinancia y muchos de sus integrantes no cuentan con los recursos suficientes para adquirir atriles, arreglos orquestales (partituras) y viáticos para viajes, entre otros.

“Nace como una posibilidad para que muchos chicos con condiciones socioeconómicas limitadas tengan una opción aquí de hacer lo que más disfrutan, que puedan crecer musicalmente y que, ojalá, en un futuro pueda ser un ingreso económico para ellos”, comentó.

Para Pacheco esta es una experiencia nueva y que ha representado un reto no solo en la parte musical, sino también a nivel humano, ya que asegura que para muchos jóvenes este ensamble representa un escape a su realidad cotidiana, y esperan con ansias que llegue el sábado, que es el día en el que ensayan.

“Después de hacer música por 21 años esto me tomó totalmente por sorpresa, la dirección orquestal ha sido un reto porque he tenido que aprender a dirigir, a hacer nuevos gestos, pero también el de ser líder y hacer todo. Es una experiencia muy demandante pero muy gratificante”, comentó Pacheco.

Aunque Costa Rica’s New Orchestra es un ensamble con apenas tres meses, ya se han presentado en lugares como la iglesia de Sabanilla y en la Universidad Estatal a Distancia (UNED). Además, ya tienen agendado para el próximo 23 de agosto una presentación en el Teatro Mozart, en San Francisco de Dos Ríos.

“Mi gran sueño es que los chicos puedan crecer e incluso tener un ingreso. Espero que nos podamos presentar en festivales y eventos internacionales”, agregó el pianista.

Actualmente los músicos ensayan en la academia Casa Aranjuez, en Barrio Aranjuez, propiedad de Pacheco y pese a que el espacio es cada vez más reducido, siempre hay campo para los jóvenes que quieran unirse a la agrupación de grandes sueños.