Carlos Soto Campos. 1 agosto, 2018
El artista Jorge Marín estuvo este 1.° de agosto en el Parque Morazán para la desvelación de la escultura
El artista Jorge Marín estuvo este 1.° de agosto en el Parque Morazán para la desvelación de la escultura "'Alas de México' En la foto Ricardo y Olivia Méndez, de 11 y 13 años, quienes pidieron una fotografía junto al artista. Foto: Melissa Fernández

Dos grandes alas de bronce “flotan” ahora en San José y están listas para acompañar a quienes quieran vestirlas por unos segundos o quieran usarlas como vehículo para soñar.

La escultura Alas de México fue desvelada la mañana del miércoles 1.° de agosto por el escultor mexicano Jorge Marín y el alcalde de San José, Johnny Araya.

Esta escultura ahora formará parte del paisaje del Parque Morazán y un atractivo para los visitantes de la capital de manera permanente.

Las alas no llegaron flotando solas. La escultura fue solicitada dos años atrás por el alcalde Araya a la Ciudad de México, cuyo gobierno, donó la obra en conjunto con la Fundación Jorge Marín.

San José es la primera ciudad iberoamericana –después de la capital mexicana– en recibir esta estructura, que tiene réplicas en ciudades como Tel Aviv, El Cairo, Berlín y Nagoya, entre otras.

Melquiades Morales Flores, embajador Estados Unidos de México; Cuauhtémoc Cárdenas, coordinador de Asuntos Internacionales del Gobierno de México; Johnny Araya, alcalde de San José; Jorge Marín, el artista de la escultura y Miguel Díaz Reynoso, director para América Latina de la Secretaría de Relaciones Exteriores del Gobierno Mexicano se encargaron de presentar la escultura. Foto: Melissa Fernández
Melquiades Morales Flores, embajador Estados Unidos de México; Cuauhtémoc Cárdenas, coordinador de Asuntos Internacionales del Gobierno de México; Johnny Araya, alcalde de San José; Jorge Marín, el artista de la escultura y Miguel Díaz Reynoso, director para América Latina de la Secretaría de Relaciones Exteriores del Gobierno Mexicano se encargaron de presentar la escultura. Foto: Melissa Fernández

“Esperamos que este símbolo sirva para estrechar la amistad entre la Ciudad de México y la ciudad de San José y un símbolo de paz, cualidad que ha representado a este país hermano de Centroamérica”, dijo Cuauhtémoc Cárdenas, coordinador de Asuntos internacionales de la Ciudad de México.

Cárdenas fue parte de la comitiva diplomática que asistió a las desvelación de la escultura, que también contó con la presencia del artista.

La escultura recibió a sus primeros visitantes el miércoles, quienes aprovecharon para tomarse fotos junto a Jorge Marín, artista reconocido por distintas obras en el espacio público en México.

Dulce María Avendaño Flores, en su silla de ruedas, fue la primera josefina en tomarse una fotografía con las alas a sus espaldas.

Dulce María Avendaño Flores, de la Asociación de personas con Discapacidad, utilizó la rampa dispuesta para asegurar la accesibilidad de la atracción. Junto a ella el artista Jorge Marín y el alcalde de San José, Johnny Araya. Foto: Melissa Fernández
Dulce María Avendaño Flores, de la Asociación de personas con Discapacidad, utilizó la rampa dispuesta para asegurar la accesibilidad de la atracción. Junto a ella el artista Jorge Marín y el alcalde de San José, Johnny Araya. Foto: Melissa Fernández

La estructura de hierro y concreto dispuesta por la Municipalidad fue creada en forma de rampa y no gradas –como en otras ciudades– para que personas con discapacidad puedan acercarse a las alas.

Antes de la desvelación de la escultura, el artista hizo un pequeño taller con niños y niñas de la Escuela Buenaventura Corrales que consistió en elaborar esculturas con metal maleable y plastilina.

Varios niños posaron con sus creaciones junto a Jorge Marín y sus alas. “Guarda tu escultura en el refri así te dura más”, dijo el escultor a uno de los pequeños. “Qué bonitas alas”, les respondió este.

De la nada, todo

Fue en el 2010 cuando en México surgió la fiebre por tomarse fotografías con unas alas en la espalda. Como parte de la exposición Alas de México, Marín tomó las alas de lo que llamó “un proyecto fallido”.

Tomó alas de bronce que a simple vista no eran nada y las suspendió en un marco, como una forma ponerle la cereza del pastel a su exposición.

Un espacio poco concurrido en el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, que a simple vista tampoco era nada, se transformó. Gracias a las alas, el predio se volvió un punto obligatorio de visita para los turistas en la Ciudad de México.

Autoridades diplomáticas, niños de la Escuela Buenaventura Corrales y transeúntes formaron parte del acto inaugural. Foto: Melissa Fernández
Autoridades diplomáticas, niños de la Escuela Buenaventura Corrales y transeúntes formaron parte del acto inaugural. Foto: Melissa Fernández

“Espero que aquí la usen mucho y los haga reflexionar sobre el sentido de estar juntos”, señaló Jorge Marín cuando se inauguró la obra en San José.

Minutos después, niños, turistas, transeúntes y hasta oficiales de la Policía Municipal se tomaron una foto junto a él y su creación.

Según el alcalde Johnny Araya, el programa de Arte en espacios públicos del municipio que dirige ha trabajado por unos 15 años, pero recientemente quiso enfocarse en obras con las que el público pueda interactuar.

“Estas alas serán un punto muy importante para esa función de la fotografía (de promocionar la ciudad). Estas alas tienen detrás uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad de San José, el Templo de la Música, y ese fue uno de los elementos que nos ayudó a escoger este lugar para colocar las alas”

Estas alas son la adición más reciente del programa de Arte en espacio públicos de la Municipalidad de San José, que espera seguir nutriendo la capital con obras.

En palabras del artista
 Jorge Marín ha participado de más de 260 exposiciones colectivas e individuales. Foto: Melissa Fernández
Jorge Marín ha participado de más de 260 exposiciones colectivas e individuales. Foto: Melissa Fernández

Jorge Marín nació en Uruapan, Michoacán, en 1963 y tiene unos 25 años de experiencia en el arte, guiado por su padre, un arquitecto y acompañado por su hermano y colega Javier Marín.

Según contó a Viva tras el acto inaugural, la petición de la Municipalidad de San José de incluir esta obra en la ciudad, le emocionó.

“Ya había estado en Costa Rica y conocía este espacio, y fui muy entusiasta en este proyecto en particular, porque no solo siento una empatía personal con este lugar sino que descubro que México tiene una gran empatía por este país, hay una hermandad innegable”, señaló el escultor.

“Esta donación es una concreción física de la emoción que siente este país por México y lo que siente México por este país”, dijo el artista de 54 años.

Marín considera que las alas no tienen un significado estático, sino que este se lo da cada una de las personas que se acerca a ellas.

Las 'Alas de México' serán un inquilino permanente del Parque Morazán. Fotos Melissa Fernández
Las 'Alas de México' serán un inquilino permanente del Parque Morazán. Fotos Melissa Fernández

Así, espera que estos curiosos que pasen por una foto se vean a sí mismos con alas y se tomen el tiempo de reflexionar “sobre lo que es su vida, sobre lo que son sus actos”.

“Pocas metáforas son tan poderosas para la conciencia humana como dos alas que nos invitan a soñar con alcanzar lo más alto del potencial humano”, señaló el alcalde Araya en su discurso inaugural.

En México, Marín ha colocado otras obras en el espacio público, como el vigilante de Ecatepec, un hombre alado que observa una de las vías principales de dicho municipio.

“El arte es una más de las piezas que compone nuestra sociedad, tan plural y tan compleja como es. Esto algo que tiene que estar sobre la mesa en las ciudades contemporáneas: una comunidad o una sociedad necesita el arte en su vida diaria”, comentó.

Más arte público

¿Cuál será el siguiente proyecto del programa de Arte en espacios públicos? El alcalde Johnny Araya adelantó que en algún punto del mes de agosto se colocará en San José un busto de Manuel Mora, dirigente popular comunista y uno de los principales precursores de las garantías sociales.

La obra fue comisionada a Olger Villegas y será colocada en la Plaza de las Garantías sociales, al costado sur de los edificios de la Caja Costarricense de Seguro Social.

“Creo que es uno de los últimos trabajos que acepta Olger y creo que ha quedado muy bien resuelta la imagen de una figura histórica de Costa Rica y que no había tenido ese reconocimiento”, comentó Araya.