Silvia Artavia. 20 enero
Una de las cinco firmas de arquitectura e ingeniería que crearon los proyectos con latas fue Bilco. Un equipo de 15 colaboradores de la compañía dio vida al Estadio Nacional. Fotografía: John Durán.
Una de las cinco firmas de arquitectura e ingeniería que crearon los proyectos con latas fue Bilco. Un equipo de 15 colaboradores de la compañía dio vida al Estadio Nacional. Fotografía: John Durán.

¿Latas de atún convertidas en arte? No se trata de una iniciativa gastronómica, sino de una de creatividad y responsabilidad social, en la cual trabajadores de empresas costarricenses construyen obras de arte con comida enlatada que luego se donará a personas necesitadas.

En eso consiste Canstruction, una iniciativa global que promueve la elaboración de proyectos de diseño e ingeniería con el fin de combatir el hambre en el mundo, y que se llevó a cabo en Costa Rica este viernes 19 de enero.

La competencia, que reta a distintos equipos a construir innovadoras creaciones con latas llenas de comida, tuvo lugar en el centro comercial Avenida Escazú.

Ahí, en Torre Lexus, se exhibirán las cinco particulares obras artísticas resultantes de la actividad. Estarán expuestas hasta el 28 de enero.

Canstruction –una fusión de los vocablos ‘lata’ en inglés (can) y ‘construcción’– es un movimiento mundial que ha llegado a más de 150 ciudades.

En nuestro país se realiza por medio de la firma de arquitectura Gensler. Esta es la segunda vez que se lleva a cabo. La primera fue en el 2016.

Dado que se trata de una iniciativa de proyección social, en Costa Rica se beneficiará al Banco de Alimentos, entidad que asiste mensualmente a unas 37.000 personas de escasos recursos.

De hecho, quienes se acerquen a Avenida Escazú a observar la exposición tienen la posibilidad de hacer su donativo. Pueden llevar cualquier producto alimenticio enlatado, siempre y cuando sea nutritivo.

Las obras estarán expuestas hasta el 28 de enero en Avenida Escazú. Fotografía: John Durán.
Las obras estarán expuestas hasta el 28 de enero en Avenida Escazú. Fotografía: John Durán.
Compromiso empresarial

Las llamadas a participar en la competencia de construir las obras son empresas del sector de la arquitectura y la ingeniería, representadas por equipos de 15 colaboradores cada una.

En esta ocasión, el reto lo asumieron siete compañías: Bilco, Pinmsa, Euromobilia, Inventa, Carazo Arquitectos, IECA y Termoaire.

Desde las 8 a. m. hasta las 8 p. m. del pasado viernes, estas firmas dieron vida a sus obras con 25.000 latas de atún y de frijoles donadas por las marcas Sardimar y Ducal.

“Tenía que ser comida enlatada que perdurara, y que, además, fuera nutritiva. Como el Banco de Alimentos necesita donaciones de comida que contengan proteína, entonces, alrededor de 21.000 latas son de atún; el resto son frijoles enteros fortificados con vitamina D”, comentó Inés Méndez, directora de Relaciones Públicas y Mercadeo de Gensler Latinoamérica.

¿Qué ganan los concursantes? Según dijo Méndez, no se trata de premios físicos ni en efectivo, sino, más bien, del reconocimiento al ingenio.

Asimismo, destacó, Canstruction representa una buena opción para las empresas comprometidas con la responsabilidad social.

“Hicimos el Estadio Nacional con unas dimensiones de tres metros de ancho, tres de largo y un metro de alto. Usamos más de 3.700 latas. Escogimos ese diseño porque representa nuestros valores: somos ticos, trabajamos en equipo y tenemos compromiso. Además, hacer el techo con latas fue todo un reto de innovación”, afirmó Juan Montealegre, director de nuevos proyectos de Bilco.

Las 25.000 latas de atún y frijoles enteros utilizadas para el concurso se donarán al Banco de Alimentos de Costa Rica. Fotografia: John Durán.
Las 25.000 latas de atún y frijoles enteros utilizadas para el concurso se donarán al Banco de Alimentos de Costa Rica. Fotografia: John Durán.

Un jurado compuesto por profesionales de diversas áreas, como la gastronomía, el arte, la ingeniería, el diseño, así como académicos, comunicadores, y personalidades del espectáculo, se encarga de destacar los proyectos en cinco categorías.

Se otorgan cinco menciones: el diseño más original, la que empleó mayor cantidad de latas, la más innovadora estructuralmente, la que logró darle más afecto al diseño alternando las latas y el color de sus etiquetas, la que dispuso los alimentos de una forma más balanceada desde el punto de vista nutricional, y la favorita del público.

Un proyecto puede ganar más de una categoría, o bien, puede declararse desierta cualquiera de las menciones.

La premiación a los participantes se realizará el próximo jueves 25 de enero.

Una mano a la alimentación

El Banco de Alimentos de Costa Rica es una iniciativa que se sostiene con donaciones de empresas dedicadas a la comercialización de productos alimenticios.

La mercancía regalada, que normalmente son abarrotes con leves daños en el empaque o con una fecha de caducidad próxima pero en buen estado para el consumo, se pone a disposición en una plataforma.

A esa plataforma tienen acceso 217 organizaciones de bien social que alimentan a personas pobres de todo el país.

Dichas entidades acceden a esos productos cancelando únicamente el 12% del precio de mercado, lo que representa un ahorro para el limitado presupuesto con el cual operan normalmente, aseguró Francia Linares, directora ejecutiva del Banco de Alimentos.

“El 80% de la mercadería que recibimos son alimentos. El otro 20% son productos como pañales, papel higiénico, pasta de dientes, jabón de baño y en polvo, entre otros. Muchos de estos últimos los damos a las organizaciones sin ningún costo”, agregó la funcionaria.

El Banco de Alimentos nació en marzo del 2012 y actualmente es patrocinado por 25 empresas.

19/01/2018/ Actividad Canstruction, iniciativa mediante la cual empresas hacen obras de arte con latas de alimentos. Las obras se exponen en Avenida Escazú / Fotografia: John Durán
19/01/2018/ Actividad Canstruction, iniciativa mediante la cual empresas hacen obras de arte con latas de alimentos. Las obras se exponen en Avenida Escazú / Fotografia: John Durán