Kimberly Herrera. 13 noviembre, 2019
Ariel es la heroína de la historia, ella es la hija del rey del mar, Tritón. Foto: Disney.
Ariel es la heroína de la historia, ella es la hija del rey del mar, Tritón. Foto: Disney.

“Bajo el mar, bajo el mar, vives contenta siendo sirena eres feliz. Sé que trabajas sin parar, bajo el sol para variar, mientras nosotros siempre flotamos bajo el mar”.

¿Se le hace conocida? o ¿La leyó cantando? No es para menos y posiblemente no sea el único. Esta es una estrofa de una de las canciones más exitosas de las películas animadas de Disney de todos los tiempos.

Se trata de Bajo el mar, tema que forma parte de la banda sonora de La Sirenita, la cinta animada que se estrenó en 1989 y este año celebra su 30 aniversario.

Este es un largometraje que narra la historia de la princesa Ariel, una sirena que es hija del rey del mar, Tritón. Ella es una joven pelirroja que sueña con ser humana y conquistar el corazón del príncipe Eric.

Sin embargo, al no tener opción para cumplir sus sueños, la sirena busca ayuda de la malvada bruja del mar, Úrsula, quien a cambio de convertirla en humana, le pide su melodiosa voz y la enamorada sirena acepta. A partir de allí se desarrolla una trama en donde la joven trata de enamorar al príncipe.

Esta trama, inspirada en el cuento de Hans Christian Andersen, es tan memorable que marcó un antes y un después en la historia de Disney, ya que se convirtió en la primera película de princesas de esa empresa desde 1959, es decir, fue su regreso a las historias mágicas donde siempre triunfa el amor.

'La sirenita' es una de las películas animadas más populares y aclamadas en la historia de Disney. Foto: Disney
'La sirenita' es una de las películas animadas más populares y aclamadas en la historia de Disney. Foto: Disney

De hecho, para los críticos de cine de aquella época, esta cinta fue considerada la mejor película animada que había hecho Disney hasta entonces; y su éxito se debe principalmente a una mezcla de hábil animación, ingeniosa composición de canciones y una planificación inteligente.

“Es una gloriosa versión de Walt Disney y la mejor película animada de Disney en al menos 30 años, y está destinada a ser recordada por siempre, al tener un final feliz”, detalló Janet Maslin, crítica de cine de The New York Times.

Pero su fama no solo se debe a que abrió de nuevo la puerta a películas de princesas en Disney, sino que también representó el fin de una era para la productora estadounidense.

Esta fue la última película que la compañía del ratón realizó en animación clásica, es decir, cada una de las imágenes que aparecen en la película fueron pintadas a mano. La paleta de colores se inclina hacia los tonos fucsia, turquesa, magenta, naranja y ámbar, lo que provoca que sea un gran contraste.

“La animación resulta exuberante y fluida, aumentada por el uso de la sombra y la luz, ya que elementos como el fuego, el sol y el agua iluminan a los personajes” señala la crítica de Variety.

Otro de los factores recae en que Ariel no es la típica princesa sumisa y determinada, al contrario, es rebelde y tiene un espíritu libre, lucha por lo que quiere y para ello se enfrenta incluso a su propio padre.

La pelirroja se ha convertido en el puente entre princesas clásicas, como la Cenicienta y la Bella Durmiente, con las más modernas y parecidas a ella, como Mulán, Mérida y más recientemente Moana.

El cangrejo Sebastián y el pez Flounder son los inseparables amigos de Ariel. Foto: Disney
El cangrejo Sebastián y el pez Flounder son los inseparables amigos de Ariel. Foto: Disney

“Ariel es un personaje femenino plenamente realizado, que piensa y actúa de forma independiente, incluso rebelde, en lugar de andar pasivamente mientras el destino decide su futuro. Ella es inteligente y piensa por sí misma y hace que los televidentes simpaticemos con sus intrigas”, afirmó Roger Ebert, en la crítica publicada en el Chicago Sun-Times.

Probablemente parte de su éxito en taquilla, se debe a que fue minuciosamente pensada por sus directores Ron Clements y John Musker y cada detalle tiene una explicación, que va desde su cabello hasta su rostro.

Personajes icónicos

La sirenita no solo representó el resurgimiento de las princesas de Disney, sino que también le cambió la vida a Jodi Benson. Ella era, hasta finales de la década de 1980, una actriz emergente de Broadway, que había participado en el musical Smile. En ese entonces las audiciones para darle vida a Ariel estaban abiertas y pese a su corta carrera, la artista grabó en un casete la canción Parte de tu mundo y lo envió.

Al cabo de un año, la llamada que pensó que nunca llegaría estaba allí: había sido seleccionada para darle vida a la princesa pelirroja.

Fue entonces cuando a la actriz le cambió la vida, como ella misma lo reconoce en diferentes entrevistas. Hasta la fecha Benson sigue siendo invitada a diferentes eventos y adaptaciones para prestar su voz de La Sirenita.

Al elenco de la versión original se unieron las voces de Christopher Daniel Barnes, como el príncipe Eric; Pat Carroll, como Úrsula; Samuel E. Wright, como Sebastián; y Jason Marín, como Flounder.

Mientras que en el doblaje para Latinoamérica participaron Gabriela León (voz) e Isela Sotelo (música) para el personaje de Ariel; Demián Bichir, como el príncipe Eric; Serena Olvido, como Úrsula; y Michael Cruz, como Sebastián.

Ariel conoce a Eric y de inmediato se enamora de él. Foto: Disney
Ariel conoce a Eric y de inmediato se enamora de él. Foto: Disney
Canciones memorables

La banda sonora de este largometraje, creada por Alan Menken y Howard Ashman, ha pasado a la historia como una de las más memorables de Disney.

En particular, temas como Bajo el mar, Bésala o Parte de tu mundo han dejado su marca en la cultura.

De hecho, la letra de Bajo el mar trasporta al público hasta lo más profundo del océano y muestra las bellezas y lo relajada que puede ser la vida allí y lo compara con la ajetreada rutina de los seres humanos en la tierra.

“Después de décadas en el desierto, Disney marcó el comienzo de una nueva era de éxitos animados con esta adaptación al estilo Broadway, una brillante fantasía musical sobre el sueño de ser humano. Este fue el que estableció el estándar para los altos valores de producción y el arte de la canción impecable”, resalta la revista Rolling Stone.

En 1989 obtuvo el Óscar por Mejor banda sonora original y Bajo el Mar fue ganadora del premio Mejor canción original, categoría en la que también estuvo nominada Bésala.

En los Globos de Oro de ese año también estuvo nominada por Mejor banda sonora original y canción original.

Y aunque en este último no ganó, lo cierto es que a tres décadas de su estreno, su música aún cautiva a grandes y chicos a tal punto que Disney ya anunció una versión en acción real del largometraje y pese a que su protagonista será un poco diferente a la Ariel de la cinta animada, sus productores prometen que la esencia del filme estará intacta.