Cine

Tom Holland, el actor que todos quieren, cumple una década en Hollywood

Diez años después de su debut en el cine, todo lo que toca el actor británico se convierte en oro. Desde el 2016 ha participado en las películas más taquilleras y en los últimos meses confirmó su estatus de ídolo con ‘Uncharted’ y ‘Spider-Man: No Way Home’

En el verano del 2012 apareció una película inspirada en hechos reales sobre una familia que decide pasar sus vacaciones en Tailandia y, lamentablemente, sufre los embates del inesperado tsunami que en el 2004 atacó el sudeste asiático.

Cuando ese largometraje, titulado Lo imposible, aterriza de vez en cuando en alguna cablera en su programación dominical, despierta sensaciones cuando se reconoce que uno de los pequeños niños que se separa de su familia debido al desastre natural se nos hace conocido.

Sus pecas, su cabello ondeado y su mirada no se pierden: Tom Holland, la hoy súper estrella de Hollywood, había comenzado ahí su camino en la industria con este filme.

Han pasado justo 10 años de aquella presencia y hoy nadie duda de sus capacidades. Con Uncharted y Spider-Man: No Way Home dentro de sus más recientes trabajos, cualquier compañía sabe que apostar por Holland para buscar éxitos taquilleros es como dispararle al piso: no hay forma de fallar.

Curiosa carrera

Hijo de un comediante y una fotógrafa, Holland nació hace 25 años en el seno de una familia británica dispuesta a abrirle camino en el mundo artístico. Desde pequeño, en su natal Londres, encontró el apoyo en el hogar para formarse en el mundo de la danza.

A los diez años comenzó a tomar clases de ballet en su garaje, gracias al apoyo de su madre. Según ha contado, cuando los otros niños de su edad supieron que le gustaba el ballet, Tom empezó a sufrir bullying ya que existía el prejuicio de que aquello no era algo para chicos.

Finalmente, Holland consiguió audicionar para el Richmond Dance Festival en el 2006, donde llamó la atención del coreógrafo Lynne Paige quien lo fichó para que, dos años después, fuera el protagonista de la popular obra Billy Elliot, la cual curiosamente calzaba con su historia de vida.

Para el 2012, el londinense dio buenas impresiones en el BRIT School para las Artes Escénicas y la Tecnología, donde comenzó sus estudios histriónicos, al punto de conseguir la promoción ideal para llevarlo a la ya mencionada cinta Lo imposible, donde compartió pantalla con reputados actores como Naomi Watts y Ewan McGregor. Al filme le fue bien en taquilla y su rostro quedó en la retícula de más de un productor.

Tras aparecer en un par de películas de mediano impacto como How I Live Now (del 2013) e In the Heart of the Sea (2015), Holland consiguió el papel de su vida.

Es fácil rememorar el ambiente de la sala de cine cuando se exhibió Captain America: Civil War en el 2016. En un plano secuencia la cámara nos lleva al cuarto del nuevo Peter Parker, una joven figura que refrescó al personaje después de la mal lograda duología de The Amazing Spider-Man.

Holland apareció como un actor ideal para el papel. En cualquier sobremesa de cinéfilos de Marvel todos coincidían en que ese muchacho tenía el carisma necesario para incluir al amigo arácnido dentro de los tan adorados Vengadores de la franquicia. Nadie paró de hablar de Holland y la cinta recaudó $1.1 mil millones, siendo la película más taquillera del 2016.

Consolidando su imagen

Ese mismo año, el prestigioso director James Gray fichó a Holland para compartir pantalla con Brad Pitt y Robert Pattinson en La ciudad perdida de Z, que provocó aplausos por el buen desempeño del trío protagonista. Después de esta presencia, el británico empezó a dedicarse de pleno al universo cinematográfico de Marvel.

El ascenso a la fama se fortaleció cuando Holland volvió a interpretar al arácnido. En el 2017 dio pie a una nueva trilogía de Peter Parker con Spider-Man: Homecoming, que obtuvo éxito en taquilla tras recaudar $880 millones, siendo la sexta película más taquillera del 2017.

Después participó en Avengers: Infinity War y Avengers: Endgame, las películas más exitosas del 2018 y 2019, respectivamente. Ese último año también estuvo en Spider-Man: Lejos de casa, que alcanzó $1.1 mil millones, siendo el cuarto filme más taquillero del 2019.

En el 2020 su carrera dio un giro con El diablo a todas horas, producción de Netflix. Holland ofreció su interpretación más oscura, en una historia sobre venganza que lo llenó de aplausos por parte de la crítica.

Al año siguiente, encarnó de nuevo a Peter Parker en Spider-Man: No Way Home, que ha recaudado más de $1.830 millones en todo el mundo, siendo la película más taquillera estrenada por Sony Pictures, el filme más exitoso del 2021 y la sexta película más taquillera de todos los tiempos. Además, el intérprete se ha robado todas las primeras planas de este comienzo de año ya que ha oficializado su relación con Zendaya, la actriz con quien ha protagonizado los largometrajes de Marvel.

Este 2022, Holland ha pisado fuerte en la gran pantalla. La semana pasada se estrenó Uncharted, filme inspirado en el exitoso videojuego homónimo. En esta cinta, el actor encarna a un joven aventurero que ha sido reclutado para conseguir un tesoro escondido. El portal Deadline informó que el estreno está superando expectativas, pues alcanzará los $45 millones de dólares en su primer fin de semana.

¿Su toque de Midas se repetirá para su próxima película? Habría que estar loco para atreverse a decir lo contrario.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.