Alexánder Sánchez. 25 agosto
Después de los 65 años, el sexo se mira desde otra óptica. 'Memorias de un cuerpo que arde' tratará de reflejarlo. Fotografía: Shutterstock
Después de los 65 años, el sexo se mira desde otra óptica. 'Memorias de un cuerpo que arde' tratará de reflejarlo. Fotografía: Shutterstock

Antonella Sudasassi se lució con El despertar de las hormigas, su ópera prima. La llevó a ser finalista de los premios Goya, la puso en el mapa y, como efecto colateral, su nombre como cineasta se puso en la órbita del cine hispanohablante.

Entonces la pregunta era obligatoria: ¿Qué seguiría en la prometedora carrera de Sudasassi?

Pues la tica –a quien la pandemia no detiene–, está trabajando duro para llevar al cine Memorias de un cuerpo que arde, un filme que retrata la sexualidad en mujeres mayores de 65 años.

El filme, que mezcla elementos de ficción y documental, es protagonizado por mujeres costarricenses que abren la ventana de sus vidas para hablar de intimidad, de su intimidad.

“Es un documental creativo que busca reflexionar sobre la sexualidad en la vida adulta. En otras palabras ellas me cuentan en el filme sus historias más íntimas, de cómo han vivido y cómo viven su sexualidad”, comentó Sudasassi.

Antonella Sudassasi es la directora de 'Memorias de un cuerpo que arde'. Foto: Albert Marín.
Antonella Sudassasi es la directora de 'Memorias de un cuerpo que arde'. Foto: Albert Marín.

“El filme pretende ser un reflejo de una generación de mujeres que pasaron por muchos cambios y se han tenido que adaptar a esos cambios. En ese proceso han vivido muchas historias de incertidumbre, alegría, emoción y frustración, además de violencia”, agregó el cineasta.

Para Sudasassi, la película tiene como objetivo dar voz a esas mujeres, pues cuando se habla de vida sexual plena, pocas veces se asocia a esta población con estos temas.

Finalmente, la cineasta adelantó que las protagonistas del documental participarán en el filme con identidad protegida, pues según Sudasassi el tema que aborda el filme sigue siendo un tabú en la sociedad tica.

Si la pandemia lo permite, Memorias de un cuerpo que arde se filmará el próximo año y se estrenará en los cines ticos en el 2020. En este momento, el proyecto está en su etapa de desarrollo y acaba de ser seleccionado en el Foro de Coproducción del Festival de Cine de San Sebastián.

Este año, este importante foro se celebrará de forma virtual del 19 al 21 de septiembre. Participarán filmes procedentes de Costa Rica, Argentina, Colombia, España, Francia, Hungría, México, Paraguay y Uruguay.

Más cine tico.

Para alegría del cine tico, Memorias de un cuerpo que arde no será el único filme nacional en el Foro de Coproducción del Festival de Cine de San Sebastián.

La cinta en desarrollo Delirio, de la costarricense Alexandra Latishev, también tendrá participación en el evento.

Delirio es un drama que explora la violencia de género y se ubica en la Costa Rica de los 90.

Después de 'Medea', Alexandra Latishev vuelve a la carga con 'Delirio', un drama que toca el tema de la violencia de género y las marcas en el alma de las mujeres. Fotos: Mayela López
Después de 'Medea', Alexandra Latishev vuelve a la carga con 'Delirio', un drama que toca el tema de la violencia de género y las marcas en el alma de las mujeres. Fotos: Mayela López

El filme comienza narrando el regreso de Masha, una niña de 8 años. La pequeña, después de vivir fuera del país por un tiempo, vuelve junto con su madre Elisa a casa de su abuela Dinia, quien está empezando a perder la memoria.

“El entorno cercano de la familia actúa como si su padre estuviera muerto. Pero Masha parece no tener consciencia de esto e incluso duda si es verdad. En su lucha por demostrar que el padre aún existe, confronta a su madre y como respuesta, ella corta todo contacto de la familia con el mundo exterior”, detalla la sinopsis oficial del filme.

La convivencia entre estas tres mujeres, según Latishev, detona un delirio en torno a la presencia de un hombre dentro de la casa, que nadie realmente ve. Es un fantasma.

“Son los fantasmas de la violencia intrafamiliar. Todos estos personajes proyectan sus traumas y sus miedos dentro de la misma familia”, explicó Latishev, quien en el 2017 debutó en el cine con Medea.

Delirio, al igual que Memorias de un cuerpo que arde, podría estrenarse en el 2022.

El formato de la película –cuyo rodaje se realiza prácticamente en una sola locación– llena de esperanza a Latishev, quien espera filmar la cinta en el segundo semestre del 2021.