Jorge Arturo Mora. 7 enero, 2019
David Lynch se ha convertido en un director de culto, fascinado por el mundo de los sueños. Foto: archivo
David Lynch se ha convertido en un director de culto, fascinado por el mundo de los sueños. Foto: archivo

El 2 de enero, el cineasta estadounidense David Lynch simplemente soltó un “de vuelta al trabajo” para conmocionar a la cinefilia mundial.

El maestro de 72 años tiene algo entre pensamientos y, mientras se espera la noticia, no hay mejor manera que repasar algunos de sus títulos más memorables para saciar la ansiedad.

Con el apropiado título Sueños y pesadillas, el cineclub Serie B proyectará en la Sala Garbo cuatro de sus filmes más discutidos. Siempre es bueno hablar de Lynch, pero aún mejor es disfrutar de su cine, su fantasía terrorífica y sus personajes traídos del inframundo de sus sueños, esos que exploran los temores existenciales como nadie más podría hacerlo.

Revisitando su mundo
Las actrices Noami Watts (izq.) y Laura Elena Harring en una escena de 'Mulholland Drive', de David Lynch. A partir de esta película, Lynch comenzaría una estrecha relación de amistad con Watts. Archivo
Las actrices Noami Watts (izq.) y Laura Elena Harring en una escena de 'Mulholland Drive', de David Lynch. A partir de esta película, Lynch comenzaría una estrecha relación de amistad con Watts. Archivo

El ciclo de cine no empezará con titubeos. Mulholland Drive (2001), posiblemente la película más aclamada del cineasta y considerada por muchos como el mejor filme del siglo XXI, llenará la sala oscura de la Garbo con una experiencia tan fascinante como horrorosa.

Al igual que con la mayoría de su filmografía, Mulholland Drive es un filme difícil de categorizar en un género. La cinta cuenta la historia de una mujer que sufre amnesia tras un accidente automovilístico. Ella se topa con otra mujer que se ofrece a desencriptar su pasado (y su vida en general) en una suerte de aventura en la que importan más las preguntas que las respuestas. En esta película, Lynch referencia a una maldad que, a diferencia de los filmes convencionales de terror, ataca a plena luz de día. Se proyectará el 10 de enero

El rostro de Henry Spencer se convirtió en un ícono cultural. En
El rostro de Henry Spencer se convirtió en un ícono cultural. En "Eraserhead", Lynch experimenta con éxito y concibe una metáfora sobre los más primitivos miedos humanos. Archivo

El 17 de enero, el ciclo de cine se devolverá unos cuantos años para explorar los comienzos del autor. Se proyectará el filme Eraserhead (1977), obra que comenzó como proyecto de graduación de Lynch y se empezó a grabar los fines de semana según la disposición del cuerpo de actores. Esta película –su ópera prima– rápidamente tomó carácter de culto y hasta el mismo Stanley Kubrick no paró de alabarla en vida. En una metáfora pesadillesca, la película cuenta la vida de Henry Spencer, un hombre que vive en un arremolinado hogar con su novia y un bebé mutante.

El gran actor Kyle MacLachlan en
El gran actor Kyle MacLachlan en "Blue Velvet". Lynch también lo tomaría en cuenta para su adaptación de "Dune" y para la clásica serie "Twin Peaks". Archivo

Blue Velvet (1986) será la tercera película del ciclo. Kyle MacLachlan (quien años después sería el escogido por Lynch para protagonizar la gran serie Twin Peaks) interpreta a un tranquilo hombre que descubre un oído humano en un jardín. Este evento lo lleva a empezar una investigación que lo envolverá con dos hipnóticas mujeres y un psicópata, en un elenco que se completa con grandes actuaciones de Isabella Rossellini, Laura Dern y Dennis Hopper.

En
En "Carretera Perdida", Patricia Arquette ofrece una de sus mejores actuaciones en toda su carrera.

Con un estilo más consolidado, pero siempre desbordado por el componente onírico, David Lynch filmó Lost Highway, cuarta película que cierra el ciclo de cine. En una atmósfera claustrofóbica, un saxofonista es incriminado por el asesinato de su esposa. En la cárcel un extraño evento lo convierte en un joven mecánico que llevará una vida de riesgos que, tarde o temprano, explotará.

El ciclo Sueños y Pesadillas se realizará cada jueves de este mes a las 7:30 p. m. Las entradas cuestan ¢2.000 y estarán a la venta media hora antes de cada función. Cada filme se proyectará en inglés con subtítulos en español.