Kimberly Herrera. Hace 6 días
'Pinocho' fue la segunda película animada de Walt Disney. Foto: Walt Disney Productions.
'Pinocho' fue la segunda película animada de Walt Disney. Foto: Walt Disney Productions.

“¡Ya parece Pinocho!”… “¡Le va a crecer la nariz!”.

Posiblemente más de uno se sintió identificado con esas frases y no es para menos: ¿A quién en la infancia no le dijeron alguna igual o parecida cuando estaba mintiendo?

Lo que no es una mentira es que el pequeño y cautivador muñeco de madera Pinocho, cumple 80 años este 2020, ocho décadas desde que llegó a las salas de cine para convertirse en uno de los personajes más icónicos de Disney.

La cinta, que es la segunda de la compañía del ratón, ha trascendido por generaciones no solo por sus peculiares personajes, sino también por sus enseñanzas, las cuales han cruzado fronteras.

Sí, este simpático personaje pasó de ser el protagonista de una película a convertirse en un ejemplo de lo que los niños y los adultos no deben hacer: mentir.

Y aunque resulte difícil de creer, en todo el largometraje, la pequeña marioneta miente por aproximadamente dos minutos. Posteriormente aprende la lección y su nariz no vuelve a crecer más durante el filme.

Pinocho es un niño ingenuo, alegre y que ama a su padre. Utiliza un sombrero amarillo con una pluma roja, una camisa amarilla, un corbatín celeste, un short rojo y guantes blancos. Tiene el cabello negro y corto y los ojos celestes.

Pero si no recuerda la historia, no se preocupe. Basta con decir que Pinocho es una marioneta creada por Gepetto, un carpintero solitario que anhela tener un hijo y le pide un deseo al hada madrina, quien se lo concede y le da vida al muñeco de madera y pone como su conciencia a Pepito Grillo, que lo sigue a cualquier lugar que vaya para mostrarle el camino del bien.

Gepetto siempre soñó con tener un hijo. Foto: Walt Disney Productions.
Gepetto siempre soñó con tener un hijo. Foto: Walt Disney Productions.

De camino a la escuela, la menuda marioneta se encuentra con el Honrado Juan, quien engaña al pequeño y lo lleva por una peligrosa aventura que termina por meterse en muchos problemas y poner en peligro su vida y la de Gepetto. Sin embargo, al final de la historia triunfa el bien y el hada madrina premia a Pinocho y lo convierte en un niño de carne y hueso.

“La caracterización de los dibujos animados de Pinocho es encantadora, con sus travesuras y bromas infantiles que mantienen un interés constante. Pepito Grillo es un personaje de habla rápida que ofrece un humor rico con bromas y chistes. El viejo y amable Geppetto es un personaje definitivamente dibujado, mientras que varias apariciones del Hada Azul se acentúan con nuevos efectos de iluminación”, señala Variety.

El largometraje está inspirado en la novela del escritor italiano Carlo Collodi, Las aventuras de Pinocho, que se publicó en 1881. Eso sí, a diferencia de la historia de Walt Disney, en la versión original la marioneta no tiene un final feliz.

De enseñanzas

La cinta ha trascendido por generaciones no solo por sus simpáticos personajes, sino también por sus enseñanzas, que han cautivado al público de todo el mundo.

Pinocho debe diferenciar el bien del mal y aprender a vencer las tentaciones. Por ello, el largometraje está cargado de mensajes de lo que no se debe hacer, o al menos, lo que los adultos le piden a los niños frecuentemente que no hagan pues les puede traer problemas.

“La belleza de Pinocho es que lo que le sucede a Pinocho parece aceptable para el niño promedio. Es posible que los niños no entiendan sobre enamorarse de un príncipe, pero entienden que no escuchan a su padre, que son malos y que huyen y se meten en problemas. La película es realmente emocionante y romántica, excelente a la vista y atemporal”, afirma el crítico de cine Roger Ebert en el Chicago Sun-Times.

El Hada Azul le concede el deseo a Gepetto de que la marioneta de madera Pinocho, tenga vida. Foto: Walt Disney Productions.
El Hada Azul le concede el deseo a Gepetto de que la marioneta de madera Pinocho, tenga vida. Foto: Walt Disney Productions.

Por ejemplo, Pinocho nunca asiste a la escuela, pues antes de llegar, conoce a un zorro que lo engaña y lo invita a ir a un circo y la pequeña marioneta de madera le cree. Su ilusión es ser actor y el Honrado Juan le ofrece eso y más. Ahí aplica a la perfección la primera enseñanza: no irse con extraños.

Pero eso no es todo, al llegar al circo lo ponen a trabajar y por su inocencia él acepta sin recibir nada a cambio, y al tratarse de un niño, se habla de trabajo infantil.

Más adelante en la historia, a Pinocho lo emborrachan y lo ponen a fumar, como si fuese algo bueno y normal en un niño. Al desconocer sobre el cigarrillo y las bebidas alcohólicas, la pequeña marioneta de madera consume ambas, hasta que Pepito Grillo llega a su rescate.

Y por supuesto está la escena en la que Pinocho dice mentira, tras mentira a su hada azul, por temor a ser juzgado. Cuando se da uenta de su error promete no volverlo a hacer y lo cumple.

Memorable

Pinocho es uno de los mayores clásicos animados creados por Walt Disney, de hecho fue la primera historia que el cineasta decidió adaptar. No obstante, todo el trabajo que requirió diseñar la figura de madera que él quería tardó mucho tiempo, al punto de que Blancanieves y los siete enanos llegó primero a las salas de cine.

Desde su llegada a la gran pantalla, en febrero de 1940, el largometraje, dirigido por Ben Sharpsteen y Hamilton Luske, recibió muy buenas críticas.

“Pinocho es una pieza sustancial de entretenimiento para jóvenes y mayores”, afirma Variety.

Pepito Grillo se convierte en la conciencia de Pinocho. Foto: Walt Disney Productions.
Pepito Grillo se convierte en la conciencia de Pinocho. Foto: Walt Disney Productions.

Además, la revista Rolling Stone incluyó la cinta entre las 20 mejores películas animadas de todos los tiempos, al considerar que “es un filme conmovedor, imaginativo y hermoso a la vez, sin ataduras”.

La música de esta cinta también ha hecho historia. La canción When You Wish Upon A Star es hasta hoy en día una de las más icónicas de Walt Disney, prueba de ello es que se utiliza al inicio de cada película de esta compañía.

El tema fue creado por Leigh Harline, Paul J. Smith y Ned Washington y en 1940 recibió un premio Óscar como mejor canción; mientras que la banda sonora de Pinocho también obtuvo una estatuilla de la Academia por mejor banda sonora original.

“La película se ve genial, contiene canciones fabulosas y la historia da miedo de una manera con la que los niños pueden identificarse. Pinocho es sin duda el más pasivo y simple de los héroes de dibujos animados de Disney, pero está rodeado por una colorida galería de villanos y conspiradores”, asegura Erbert.

A partir de esta historia se han desarrollado adaptaciones de todo tipo que incluye desde obras de teatro hasta películas. Incluso, entre los cientos de emojis de los teléfonos celulares, se puede encontrar un pinocho.

Por otro lado, ya se ha dicho en varias ocasiones que Disney está trabajando en un live action sobre la marioneta, al igual que lo hizo anteriormente con filmes como Dumbo, La Bella y la Bestia y más recientemente Mulán.

Lo que sí está confirmado es que las lecciones que ha dejado Pinocho han trascendido por generaciones y lo seguirá haciendo con una dosis de dulzura e inocencia.

FUENTE: ELABORACIÓN PROPIA.    || J.C. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.