Cine

'La La Land': un amor que deslumbra a los premios Óscar

Los pasos de Ryan Gosling y Emma Stone se abren camino, ensordecedores, entre prestigiosos galardones y el corazón de los enamorados de los musicales grandiosos.

En una ciudad despiadada, solo dos tontos sueñan. Las oportunidades de Los Ángeles deslumbran a Mia (Emma Stone) y a Sebastian (Ryan Gosling) como el sol que quema a los carros atrapados en las infinitas presas de Los Ángeles.

“Ciudad de estrellas”, le canta Sebastian en el tema principal del musical La La Land y recién nominada como mejor canción a los Premios Óscar. “¿Brillas solo para mí?”.

VEA: 'La La Land' alcanza récord con 14 nominaciones en los premios Óscar

El director Damien Chazelle coreografía los anhelos y frustaciones de una pareja que lucha por su amor mientras sus sueños los impulsan en direcciones opuestas.

La cinta le ha dado el mérito de 14 nominaciones a los Óscar, cifra que empata el récord de la gigantesca Titanic (1997) y el drama All About Eve (1950).

Tras el éxito recogido por el drama Whiplash (2014) –cinta por la cual también fue nominado como mejor director en sus respectivos premios Óscar–, Chazelle regresó con una segunda historia sobre artistas absortos en conseguir una carrera en un ambiente que los desestima.

En La La Land, seis canciones originales armonizan bailes grupales y valses románticos. Stone y Gosling cantan, en directo, durante cinco de ellos.

La banda sonora es el tercera gran persona de la película y, como tal, también ha recibido sonoros aplausos. Los Globos de Oro declararon a City of Stars la mejor canción de su ceremonia. Los Óscar tienen en su lista de cinco tema originales a dos de la banda sonora de La La Land.

Chazelle comparte su éxito musical con el compositor Justin Hurtwitz, mismo artista encargado de la potencia sonora de las percusiones de Whiplash (aunque en La La Land su maestría suena sin cinismo alguno).

El carisma que comparten Stone y Gosling les valió arrasar como mejor actriz y mejor actor en la categoría de musical o comedia de los Globos de Oro.

Con mayor presión sobre sus hombros, ahora, los actores compiten con pesados nombres del cine en los Óscar.

Tras meses de derretir taquillas y conquistar fanáticos, la espera angustiosa para los cinéfilos ticos terminará este jueves 26 de enero. La cinta se estrenará simultáneamente en el Cine Magaly y las salas de Cinépolis, Cinemark, Citicinemas y CCM.

Récords. La La Land acumula 76 premios cinematográficos entre ellos siete Globos de Oro. Asimismo, se ha granjeado reconocimientos en actuación, dirección, guion, diseño de arte, vestuario y música.

En las candidaturas para la ceremonia de los Óscars, que se efectuará el 26 de febrero, el musical de Damien Chazelle compite en categorías como mejor película, mejor director, mejores actor y actriz, mejor guion original (también escrito por su director), mejor banda sonora original, mejor vestuario y mejor canción.

Precisamente, en esta última categoría, ocupa dos espacios por sus temas City of Stars y Audition (interpretada en solitario por Emma Stone).

Soñadores. La La Land se ve, se oye y se siente como el viejo Hollywood: gigantesco, vibrante, musical y, pacientemente, filmada en Cinemascopio.

Un gran póster de la actriz Ingrid Bergman ilumina una habitación. Un cine conbutacas de terciopelo rojo proyecta el Rebelde sin causa protagonizado por James Dean.

Deambulando entre escenarios de fantasía y calles reales, la película refleja lo más dulce de Cantando bajo la lluvia (1952), lo más agrio de Los paraguas de Cherburgo (1964) y lo más colorido de Las señoritas de Rochefort (1967).

“En muchas maneras, esta es una película sobre películas, una película sobre el arte. Como fanático del cine, de la música y de Los Ángeles, fanático de tantas de estas cosas, sentí el permiso de celebrarlas y llenar la pantalla hasta el tope con las cosas que amo”, explicó Chazelle en diciembre al sitio web de noticias The Verge.

En su filme, Mia y Sebastian son dos soñadores que fracasan estrepitosamente, aún cuando se vean adorables mientras lo hacen.

Mia es una actriz que busca la oportunidad de oro: una audición que la saque de su mediocre trabajo de barista y la catapulte a la pantalla grande (para ser la Bergman que tanto idolatra en la pared de su cuarto).

Sebastian espera tener suficiente dinero para que el club en el que tocaron sus héroes del jazz deje de ser un bar que pone samba brasileña y sirve tapas españolas.

“La broma es para la historia”, lamenta en su improvisada primera cita con Mia.

Están tan hechos el uno para el otro que sincronizan sus peores momentos: mientras Mia abandona una lujosa fiesta de celebridades tropieza con Sebastian, recién despedido de su trabajo como pianista.

El amor que comparten los protagonistas nace de la perseverancia de sus derrotas. ¿Quién mejor para motivar a un soñador fracasado que otro soñador fracasado?

Persevera y canta. Lejos de los finales felices con las que terminan las cintas que la inspiraron, La La Land no desgasta energía intentando endulzar las asperezas de la realidad.

“Puede ser sobre alguien que te inspiró a hacer lo que necesitabas hacer y tú los inspiraste a seguir lo que ellos necesitaban seguir. Hay algo maravilloso en ese final, todo el mundo se puede identificar con él”, aseguró Emma Stone a la revista Variety.

No obstante, aparte de sus grandes aciertos, la crítica reclama precisamente que es imposible una identificación universal en un Los Ángeles privado de diversidad sexual y pocas personas negras –solo el cantante John Legend tiene un personaje con líneas–.

Esa omisión cultural ha sido notada por los críticos que abordan uno de los centros de atención más grandes de la historia: su genuino interés por hacer brillar al jazz.

En un ensayo para la revista New York Magazine, Anna Silman se queja: “Esto es para otro ensayo, pero colocar a Ryan Gosling como el caballero de blanca armadura del jazz y dejarle un papel segundario a los músicos negros me dejó un regusto agrio en la boca”.

Aún así, contar con la cara y voz de Legend –ganador del Óscar a la mejor canción original por Glory en el 2014– tampoco le duele a la película.

Escondida en su banda sonora se encuentra Start a Fire, canción que representa la frustración de Sebastian, pero que, al mismo tiempo, recuerda al público que estamos hablando del presente: un presente fantasioso y desbordado de nostalgia pero que, con amargura, no evade la crudeza de su realidad.

Durante su temporada de cintas premiadas, el Cine Magaly, sala del barrio La California ofrecerá funciones de 'La La Land', de jueves a domingo. El jueves 26 ofrecerá un conversatorio con Jurgen Ureña a las 6:45 p. m. La cinta también estará en Cinépolis, Cinemark, Citicinemas y CCM.

Natalia Díaz Zeledón

Natalia Díaz Zeledón

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.